publicidad
Según el censo, el voto hispano no fue tan decisivo como se pensaba.

Los hispanos en la elección de medio tiempo del martes 4 de noviembre en EEUU

Los hispanos en la elección de medio tiempo del martes 4 de noviembre en EEUU

En las últimas tres elecciones el voto hispano jugó un papel determinante. ¿Se repetirá en noviembre?

Según el censo, el voto hispano no fue tan decisivo como se pensaba.
Según el censo, el voto hispano no fue tan decisivo como se pensaba.

En las últimas dos elecciones presidenciales el voto hispano jugó un papel determinante. En 2008 y 2012 inclinó la balanza a favor de los demócratas y sentó al Presidente Barack Obama en la Casa Blanca. Pero en el Congreso se cuenta una historia diferente.

En 2008 los demócratas consiguieron la mayoría en ambas cámaras, en 2010 perdieron el control de la Cámara de Representantes y mantuvieron el del Senado, en 2012 no acortaron las distancias y en 2014 los pronósticos se inclinan a favor de los republicanos.

De perder los demócratas el Senado, en noviembre, el presidente Barack Obama se quedaría gobernando solo en los dos últimos años de su mandato. Y para el 2016 nada ni nadie asegura cuál será el comportamiento del voto hispano. Lo único claro es que volverá a inclinar la balanza, aunque esta vez los pronósticos deberán esperar, por lo menos, dos años.

publicidad

¿Cómo se divide el poder en el Congreso de Estados Unidos? El congreso tiene 100 senadores y de ellos 53 son demócratas, 45 republicanos y dos independientes. De los 53 demócratas, uno es hispano, Bob Menéndez (Nueva Jersey). De los 45 republicanos, dos son hispanos, Marco Rubio (Florida) y Ted Cruz (Texas). Sólo 3 de 100.

La Cámara de Representantes tiene 435 miembros: 234 republicanos y 199 demócratas. De los demócratas, 23 son hispanos, mientras que de los republicanos cinco son latinos. Sólo 28 de 435.

La batalla del Senado

El 4 de noviembre se renovarán 33 de los 100 escaños en el Senado. Según el sitio Real Clear Politics, hasta finales de septiembre los republicanos tenían garantizados 46 asientos y los demócratas 45, y nueve estados decidirán quién se queda con el control de la Cámara Alta: Alaska, Arkansas, Colorado, Georgia, Iowa, Kansas, Louisiana, New Hampshire y Carolina del Norte.

Con excepción de Colorado, donde el 14% de los votantes son latinos, en el resto de los estados clave el voto hispano apenas sobrepasa el 3.1%, pero no por ello deja de ser importante.

Los republicanos apuestan a reconquistar el Senado y desplazar a los demócratas. Sin embargo, Real Clear Politics advierte que, a pesar del bajo porcentaje de votantes latinos en Georgia (3%), Indiana (3.1%) y Carolina del Norte (2%), nada está seguro. Y si todos los hispanos registrados salen a votar, serán ellos quienes, como en 2008, 2010 y 2012, nuevamente inclinarán la balanza porque las contiendas en estos estados están demasiado parejas. Tanto, que el voto latino es definitivamente clave.

Una última proyección estadística emitida por el sitio Five Thirty Eight.com reveló que tres estados, Virginia Occidental, Montana y Dakota del Sur, los sondeos de opinión dan como ganador a los republicanos, y que Kentucky Kansas y Georgia también se inclinarían para la actual minoría en la Cámara Alta.

De ser así, los republicanos asumirían el control con 51 asientos. Pero cuidado, no se tiene en cuenta cuántos votantes hispanos acudirán a las urnas.

El escenario de la Cámara

A diferencia del Senado, en la Cámara de Representantes no se esperan grandes cambios. Los republicanos mantendrán el liderazgo y los demócratas deberán conformarse con seguir siendo minoría.

Incluso, expertos advierten que los republicanos pudieran aumentar el número de asientos en contiendas cerradas en estados con alta concentración de hispanos.

The Associated Press dijo esta semana que, según todos los pronósticos para los comicios de medio término del primer martes de noviembre, el control de la Cámara de Representantes permanecerá en manos republicanas.

Sumando votos

Ben Monterroso, director de la organización Fondo Educativo “Mi Familia Vota”, encabeza un grupo integrado por cerca de 50 grupos que tienen como meta llevar a las urnas al mayor número posible de votantes hispanos el 4 de noviembre.

“Los latinos sabemos que la única forma real de impactar nuestro futuro es con una fuerte presencia de nuestro voto", dijo recientemente.

publicidad

Los grupos que integran la campaña están concientes que la falta de acciones en Washington con el tema de la reforma migratoria “enfrió” el entusiasmo. A pesar de ello, se esfuerzan por mantener el interés y evitar una abstención que favorezca a los republicanos, quienes se han opuesto a la aprobación de una reforma migratoria en la Cámara de Representantes.

Se prevé que más de 7,8 millones de electores hispanos acudirán a las urnas en noviembre, lo que supone un aumento del 17,8% con respecto a las elecciones de mitad de término de 2010, según datos de la Asociación Nacional de Funcionarios Electos y Designados (NALEO).

Cada día más

Un estudio de NALEO señala que la población hispana en Estados Unidos se eleva a 54 millones de habitantes, un 17% del total, lo que la consolida como la minoría étnica mayoritaria por encima de los afroamericanos.

“Le estamos diciendo a la gente que ésta es nuestra oportunidad para construir nuestro poder político y que nuestros temas sean resueltos”, dijo Monterroso a UnivisionNoticias.com.

Las organizaciones coinciden en que solo ejerciendo el poder del voto la comunidad latina podrá generar cambios políticos verdaderos en Estados Unidos.

“Nuestros objetivos son muy claros, queremos que más organizaciones se motiven y se agreguen a la campaña, que la comunidad participe y colabore motivando a otros y los lleven a las urnas, y por último que no solo vean lo que va a suceder este año, sino que miren los años y procesos que vienen”, apuntó Monterroso.

publicidad

“Vamos por más en cada contienda”, dijo el activista. “Para conseguirlo hablamos con medios en inglés y español, estamos en las redes sociales, vamos a las tiendas, a las iglesias y le decimos a la gente que ésta es nuestra oportunidad para que nuestros temas sean resueltos. Votando se gana”.

“No podemos seguir esperando a que nos den cosas. Si queremos cambios tenemos que ir por ellos, votando. Para 2016 nosotros vamos a asegurar nuestro poder político”, concluyó.

Del total de congresistas  hispanos en el Congreso, el estado que más aporta, tanto a la Cámara de Representantes como al Senado, es California, con 9, seguido de Texas, con 7, y Florida, con 4 (tres de ellos en Miami). Arizona, Nuevo México, Nueva Jersey y Nueva York aportan dos cada uno, y los estados de Washington, Illinois e Idaho, uno cada uno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad