publicidad

Hubo contacto físico con Culkin: testigo

Hubo contacto físico con Culkin: testigo

Una mucama y un ex guardia de seguridad del cantante Michael Jackson testificaron en corte que lo vieron abusar de niños en el rancho Neverland.

Phillip LeMarque, quien dijo que él y su esposa trabajaron para Jackson durante 10 meses en 1991, testificó que vio a Jackson meter una mano en los pantaloncillos de Culkin, quien era entonces un niño. El ex empleado dijo que no comentó el hecho porque "nadie lo habría creído jamás".

LeMarque fue el más reciente ex empleado de Jackson en subir al estrado para emitir declaraciones de cargo contra su antiguo jefe.

El testigo dijo que no reveló el hecho sino hasta 1993, cuando las autoridades le hicieron algunas preguntas relacionadas con las denuncias de otro niño contra el astro de la música pop.

LeMarque dijo que una noche de 1991 entregaba una orden de papas fritas a Jackson en una habitación destinada a los juegos de video en la finca Neverland y vio que el cantante cargaba a Culkin para que alcanzara una de las consolas, con una mano en la cintura del niño y otra dentro de sus pantaloncillos.

"Me quedé atónito. Casi solté las papas fritas", relató LeMarque, de 70 años. Añadió que se retiró discretamente, y luego volvió, haciendo ruido para que se notara su presencia.

Los fiscales han hecho varias menciones a los testimonios sobre Culkin en los últimos días. Adrian McManus, quien era sirvienta de Jackson, testificó que una vez vio cómo el cantante besó a Culkin mientras lo tocaba por abajo de la cintura.

publicidad

Un ex guardia de seguridad en la hacienda Neverland contó el jueves una morbosa historia sobre cómo vio al cantante besar, manosear y dar sexo oral a un niño que luego recibiría una compensación a través de un acuerdo extrajudicial con la estrella de pop.

Pero la credibilidad del guardia y otro testigo de la fiscalía, que también testificó haber visto a Jackson manosear a niños, fue severamente cuestionada durante el contrainterrogatorio por el abogado defensor Thomas Mesereau Jr.

El abogado atacó al guardia Ralph Chacón diciéndole que él había inventado todo "para desquitarse" con el cantante y calificó a la otra testigo, la ex mucama Adrian McManus, como una ladrona y mentirosa.

Mesereau acusó a Chacón de haber intentado "extorsionar" a Jackson por 16 millones de dólares con una demanda y un juicio extenso que ella, McManus, y otros empleados perdieron. Al final, se les ordenó pagar más de 1.4 millones de dólares en un falló que ganó Jackson.

Los testimonios son parte del esfuerzo de la fiscalía para demostrar que los alegatos de abuso sexual contra un menor que pesan sobre Jackson son parte de patrón de contactos sexuales inapropiados con niños pequeños que datan desde hace más de una década.

Al ser interrogado por el fiscal de distrito Tom Sneddon, Chacón dijo que a fines de 1992 o principios de 1993 hacía sus recorridos nocturnos habituales en la hacienda cuando vio a Jackson dar sexo oral al niño.

Chacón agregó que él vio a Jackson participar en actos que describió como "apasionados" luego que el cantante y el menor se bañaran en un jacuzzi al aire libre.

El dijo que vio a Jackson besar al niño en la cabeza y los hombros y luego movió sus manos "hacia abajo, a sus partes intimas".

El también dijo que hubo otra ocasión en la que Jackson llevó al niño en un carrito de golf y lo besó enfrente de un cartel de Peter Pan.

El niño recibió una compensación, que según se reportó fue de entre 15 y 20 millones de dólares, de Jackson en 1994. El menor no cooperó con las una investigación policial y no se presentaron cargos contra Jackson. El menor no está en la lista de personas a testificar en el caso actual.

Jackson, de 46 años, está acusado de abusar sexualmente a un niño de 13 años en 2003, darle alcohol y conspirar para mantener cautivos al menor y su familia para hacerlos participar en un vídeo para refutar un documental en el Jackson dice que él permite que niños duerman en su cama, pero que ésto era algo inocente.

Por otro lado, MacManus, mucama de Jackson entre 1990 y 1994, también testificó el jueves que ella vio que el cantante besó al actor Macaulay Culkin en la mejilla mientras su mano estaba en el trasero de Culkin.

La defensa sostiene que Culkin ha dicho varias veces que él nunca ha sido abusado, y una portavoz del actor ha dicho que él no tiene planes de ser parte del caso.

publicidad

McManus describió escenas similares con otros dos niños y un tercer incidente en el que participó el mismo niño sobre el testificó Chacón.

En el último incidente, dijo McManus, Jackson y el niño estaban cambiándose las camisas cuando el cantante besó al niño en la mejilla y la boca y puso su boca en el área de la entrepierna.

Pero McManus también testificó que cuando fue citada en la demanda que acabó en el acuerdo extrajudicial de 1994, ella no dijo a los abogados que ella había visto a Jackson tocar al menor.

Ella dijo que no dijo nada porque temía a Jackson, porque él supuestamente la había amenazado con reportarla a sus superiores si es que ella hacía algo de su desagrado. Ella también dijo que necesitaba el trabajo porque su esposo había perdido el trabajo y tenían que pagar la casa.

Mesereau también señaló que de acuerdo con una demanda, McManus y su esposo estafaron a tres niños por más de 30,500 dólares y que en la demanda contra Jackson, a ella se le ordenó pagar 30 mil dólares por robar un dibujo de Elvis Presley que Jackson había hecho y vendérselo a un medio sensacionalista.

McManus insistió que ella halló el dibujo en el basurero y que no tuvo en cuenta su valor.

El abogado defensor también estableció rápidamente que Chacón había presentado una demanda contra Jackson, al que acusó de haberlo despedido injustamente, y que Jackson había presentado una contrademanda y había acusado a Chacón de robarle.

publicidad

Chacón admitió que él y otros acusadores recibieron órdenes de pagar más de un millón de dólares de los gastos legales de Jackson, pero que no había pagado nada porque se declaró en bancarrota.

Por otro lado, el hijo de una antigua encargada de la limpieza en la mansión de Jackson declaró el lunes con la voz entrecortada por la emoción que el cantante le tocó cuando le hizo cosquillas en 1990.

El testigo, ahora de 24 años, declaró como parte del caso de los fiscales para demostrar que el cantante tiene tendencia a toquetear sexualmente a los niños.

Según el testigo, a lo largo de varios años, Jackson le tocó en dos ocasiones los genitales por encima de los pantalones cuando le hacía cosquillas en el condominio que el artista posee en Los Angeles, que él y su madre llamaban "el escondite" y en un tercer incidente le tocó metiéndole la mano por la ropa en su hacienda de Neverland.

"Nos hacíamos cosquillas", contó el testigo antes de solicitar al juez una pausa. Se secó los ojos y bebió agua. "Me hacía cosquillas. Llevaba yo pantalones cortos. Me tocó la pierna mientras me reía y luego mis partes pudendas", contó el testigo.

Al describir el presunto magreo, se disculpó ante el fiscal Ron Zonen por su declaración entrecortada e indicó que "quiero aclararle que fueron necesarias muchas sesiones con un sicólogo para reponerme de esto".

publicidad

El abogado defensor pidió que el comentario fuera excluido del acta taquigráfica y el juez Rodney S. Melville estuvo de acuerdo.

Según el testigo, en aquel incidente Jackson le magreó por dos o tres minutos y recuerda que pensó "seguramente debería irme". Preguntado sobre la primera vez que contó el incidente a alguien, especialmente a quién, el testigo respondió que "probablemente a Dios".

Por otra parte, el administrador de la hacienda Neverland declaró igualmente el lunes que en una ocasión vio a tres niños que entraron a la bodega de vino junto al cantante y luego salieron ebrios.

Jesús Salas declaró que era temprano en una mañana del 2003 cuando vio a los tres menores que salían de la bodega, ubicada debajo de una galería de juegos en la hacienda.

"Cuando vi a los muchachos saliendo de la galería no se comportaban de manera correcta y les pregunté si estaban bien. Y allí cuando me di cuenta de que estaba ebrios. Habían estado bebiendo... No era normal. Algo malo había pasado con los chicos", sostuvo.

Agregó que Jackson había sido visto con los niños en la bodega de vinos.

Jackson, de 46 años, está acusado de abusar sexualmente de un niño de 13 años en su hacienda de Neverland en febrero o marzo del 2003, y de ofrecerle bebidas alcohólicas.

El juez Melville resolvió hace una semana que el jurado podría escuchar las acusaciones de que el cantante abusó o intentó abusar sexualmente de otros cinco chicos, entre ellos el actor Macaulay Culkin y otros dos jóvenes que llegaron a acuerdos extrajudiciales multimillonarios con Jackson.

publicidad

Salas dijo también que en dos oportunidades le ordenaron que sirviera vino a Jackson en su cuarto, una de ellas en presencia del acusador y otros dos niños.

Expresó que llevó cuatro copas y una botella de vino a la habitación. Pero indicó que el vino no era para los menores. "Déjenme contarles algo más", dijo Salas, Jackson "ordenó algunas gaseosas para ellos".

El fiscal hizo notar que cuando Salas declaró ante el jurado investigador nunca mencionó refrescos. Salas dijo que recién se acordaba de eso. Indicó además que no recordaba si había niños presentes en la otra oportunidad que le llevó vino a Jackson.

Unos 120 fanáticos del cantante se reunieron frente a los tribunales el lunes para realizar una vigilia con velas, vestidos de blanco para simbolizar la inocencia, y brazaletes dorados similares a los que usa Jackson.

También desplegaron banderas de unos 20 países para simbolizar el apoyo al cantante en todo el mundo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad