publicidad

Gobierno de EU declaró "desastre" nacional en el Golfo de México por derrame de crudo

Gobierno de EU declaró "desastre" nacional en el Golfo de México por derrame de crudo

El gobierno de Obama dijo que el derrame de crudo en el Golfo de México es una catástrofe de "importancia nacional".

Gobierno de EU declaró "desastre" nacional en el Golfo de México por der...

Carrera contrarreloj

VENICE - El derrame de crudo en el Golfo de México es una catástrofe de "importancia nacional", declaró este jueves el gobierno estadounidense, que ofreció "todos los recursos disponibles", cuando los vientos amenazaban con llevar la marea negra hacia la frágil costa de Louisiana.

El derrame de petróleo afectaría una amplia gama de especies silvestres, incluidas ostras, camarones y otras de las cuales dependen los ingresos de los pescadores de la zona.Mientras el gobernador de Louisiana, Bobby Jindal declaraba el estado de emergencia ante la inminente llegada de crudo a las costas del delta del Mississippi, los servicios de rescate iniciaban una carrera contrarreloj.El presidente estadounidense Barack Obama ofreció, durante una reunión especial sobre la situación, "todos los recursos disponibles", incluyendo los militares, en un intento por evitar una posible catástrofe medioambiental.

publicidad

La presencia de la gigantesca marea negra, cuyo crecimiento es cinco veces más rápido de lo que se pensaba inicialmente, a apenas 15 millas náuticas de las costas de las frágiles costas de Luisiana, dominó la rueda de prensa en la Casa Blanca.

Todos los recursos

"Vamos a utilizar todos los recursos disponibles, posiblemente incluyendo aquéllos del Departamento de Defensa", señaló el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, a la prensa.

Por su parte, la secretaria de Seguridad Interior Janet Napolitano anunció que el derrame de petróleo en el Golfo de México fue declarado desastre "de importancia nacional", lo que permite utilizar equipamientos y recursos de todo el país para combatirlo.

La urgencia del gobierno estadounidense se debe al hallazgo el miércoles de una nueva fuga, que estima en "más de 5,000 barriles por día (800 mil litros)" el volumen de petróleo que se vierte en el mar.

Llegará a tierra

Asimismo, la contralmirante de guardacostas estadounidense Sally Brice O'Hara dijo en la misma reunión informativa especial que la marea negra tocará tierra algún momento "de la tarde de mañana" viernes.

Napolitano insistió sobre el hecho de que el grupo británico BP, que explotaba la plataforma petrolera, es "responsable" del derrame de crudo y exigió que reaccione de la mejor manera posible.

Barreras flotantes fueron desplegadas cubriendo unas 20 millas náuticas frente a las costas de Luisiana para intentar contener el petróleo. Pero, según el gobernador, son insuficientes y haría falta desplegar más.

Tratan de controlarla

Una flotilla desplegada por los guardacostas y por BP logró rodear parte de la napa y atraparla entre las barreras flotantes. Una "pequeña boya" fue enviada de inmediato al interior de esa mancha e inició un fuego con éxito, según los guardacostas.

Pero incendiar la mancha de petróleo trae nuevos problemas ambientales, despidiendo enormes nubes de humo negro tóxico hacia el cielo y dejando residuos aceitosos en el mar, por lo cual estas operaciones deben ser constantemente monitoreadas.

El objetivo de la operación es proteger el ecosistema de la costa y los pantanos de Luisiana, santuario para la fauna, en particular para las aves acuáticas.

Fuego en altamar

Los equipos especializados iniciaron el miércoles por la tarde un incendio experimental en un área a unos 50 kilómetros (30 millas) al este del delta del río Mississippi antes que la ola negra llegue a la costa.

Los expertos recurrieron a este plan después de que no lograron detener una fuga de 1,000 barriles diarios en el sitio donde una plataforma petrolera explotó y se hundió.

Si esa quema de prueba tiene éxito, se espera que BP PLC, el operador de la plataforma, continúe prendiéndole fuego al crudo siempre y cuando el clima sea favorable. No se espera que esta actividad se efectúe por la noche.

publicidad

Método efectivo

El petróleo, que fluía a un ritmo de 160 mil litros diarios (42 mil galones), se está derramando en el mar desde el pozo perforado por la plataforma Deepwater Horizon. Once trabajadores están desaparecidos y se teme que hayan muerto. Aún no se determina la causa de la explosión.

Greg Pollock, director de la división de derrames petroleros de la Oficina de Patrimonio Estatal de Texas -la cual está proporcionando equipo para los rescatistas que laboran en el Golfo de México-, dijo no estar al tanto de que alguna vez se haya quemado petróleo en forma similar cerca de las costas de Estados Unidos. La última vez que integrantes de su agencia utilizaron barreras resistentes al fuego para hacer arder crudo fue durante un derrame en el río San Jacinto en 1995.

"Cuando uno puede prenderle fuego al petróleo, es una forma absolutamente efectiva de deshacerse de un enorme porcentaje" de éste, afirmó. "No exagero si hago énfasis en Io importante que es quitar el petróleo de la superficie del agua".

Amenaza ambiental

El crudo tiene la consistencia de alquitrán espeso para proteger tejados.

Cuando las llamas se apaguen, dijo Pollock, el material que queda se parece a una bola de alquitrán endurecido que puede ser retirada del agua con redes o desnatadores.

"Yo diría que representa poca amenaza para el ambiente porque no cubrirá a un animal y, como todos los materiales volátiles han sido consumidos, si llega a una playa puede ser recogida, simplemente", señaló.

publicidad

Las autoridades también dijeron que esperan un impacto mínimo sobre tortugas y mamíferos marinos en la zona donde se queme el crudo.

Temor en las playas

Los otros estados de la región -Florida, Alabama y especialmente Mississippi- temen que la marea negra afecte sus playas y contamine sus zonas pesqueras, cruciales para la economía local.

Criadores de camarones de Luisiana presentaron una demanda contra BP por "negligencia" y "contaminación" para obtener un resarcimiento de cinco millones de dólares, indica el texto que obtuvo la AFP este jueves, en lo que se prevé será una "demanda colectiva".

La plataforma 'Deepwater Horizon', propiedad de la sociedad Transocean, contenía 2,6 millones de litros de petróleo en depósito y extraía cerca de 1,27 millones de litros por día.

Sigue el derrame

Los equipos no han conseguido impedir el derrame de miles de barriles a las aguas del golfo tras la explosión, cuya causa no ha sido determinada.

Se empleará una barrera de 150 metros (500 pies) de longitud para contener varios miles de litros del petróleo más espeso en la superficie, que luego será remolcado hasta un área más alejada, donde se le prenderá fuego y se permitirá que arda aproximadamente durante una hora.

La contralmirante de la Guardia Costera Mary Landry dijo que la quema controlada sería realizada durante el día desde lejos de la costa. Los equipos se asegurarán de que la fauna marina y las personas están protegidas y que el trabajo en otras plataformas no será afectado.

publicidad

Los funcionarios estaban considerando las condiciones del clima, incluyendo vientos y oleaje, para decidir si proceden de inmediato con la quema, dijo el portavoz de BP Neil Chapman.

Grave peligro

La jefa de Guardacostas Mary Landry advirtió ayer que si no se cierra el pozo, "constituirá una de las peores mareas negras de la historia de Estados Unidos".

Los directivos de British Petroleum intentan qué vehículos robóticos submarinos puedan tapar el pozo.

El gobierno de Barack Obama anunció ayer el lanzamiento de una investigación exhaustiva sobre las causas de la explosión, en la que tres trabajadores quedaron heridos graves y once se encuentran desaparecidos.

Operación difícil

Los responsables de la investigación, ordenada por el secretario del Interior, Ken Salazar, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, tendrán competencias para emitir citaciones, celebrar audiencias públicas y exigir la comparecencia de testigos.

El incendio en la plataforma comenzó el 20 de abril después de una explosión que según los responsables de la plataforma podría haber sido causada por una voladura, un aumento inesperado de la presión de salida del petróleo. La plataforma se hundió dos días después.

En buena medida la tarea de tapar el pozo es difícil porque los equipos principales se encuentran a unos 1,500 metros de profundidad en el suelo marino, algo impensable en la industria petrolera hace pocas décadas pero que es posible por el avance tecnológico y la necesidad global de encontrar nuevos yacimientos.

publicidad

Cuestionan método

Ed Overton, profesor emérito de ciencias ambientales en la Universidad del Estado de Luisiana, cuestionó el método.

"Puede resultar efectivo en aguas calmas", dijo. "Cuando uno está en medio del océano, con la acción de las olas y las corrientes, no es fácil".

Pero añadió que "es algo que hay que intentar".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad