publicidad

Forense: Muerte de inmigrante detenido aún no está clara

Forense: Muerte de inmigrante detenido aún no está clara

Un mexicano recibió una descarga de pistola eléctrica por un agente federal en San Diego, según un reporte forense.

Forense: Muerte de inmigrante detenido aún no está clara f0cd3487fdb3442...

Dudas sobre el incidente

SAN DIEGO, California - Aún no está claro cómo una enfermedad cardiaca y el uso de metanfetaminas podría haber causado la muerte de un mexicano contra el cual usó una pistola eléctrica un agente federal en San Diego, según un reporte forense divulgado el viernes.

La muerte de Anastasio Hernández, de 42 años, creó indignación en México, donde el gobierno condenó el uso de la fuerza contra la víctima.

En su reporte el medico forense del condado de San Diego, Glenn Wagner, define como alto el nivel de metanfetamina en la sangre de Hernández, que se registró en 0.16 miligramos por litro, pero lo considera como uno de varios factores que contribuyeron a la muerte.

publicidad

Tampoco está claro qué tanto influyó el uso de la pistola eléctrica y el estado agitado de Hernández, agregó Wagner.

La autopsia señala que Hernández recibió tres o cuatro descargas de la pistola y que tenía heridas creadas con un objeto punzante en el glúteo izquierdo y en el costado derecho. Su estómago mostraba tejido blando que parecía provenir de golpes dados con una porra.

La autopsia confirma los resultados anteriores. Hernández murió de un infarto y sus enfermedades cardiacas y el uso de metanfetaminas contribuyeron a su muerte.

El forense definió la muerte ocurrida el 29 de mayo como un homicidio.

La policía de San Diego terminó su investigación y compartirá sus resultados con los fiscales federales que decidirán si se interpondrán cargos penales contra los responsables, dijo previamente en la semana el oficial Kevin Rooney.

Menos de dos semanas después de la muerte de Hernández un agente de la patrulla fronteriza mató a tiros a un adolescente mexicano de 15 años cerca del centro de El Paso.

La muerte ocurrió cuando supuestamente un grupo de personas intentaba entrar de forma ilegal a Texas y le lanzó piedras a los policías.

Hernández estaba siendo escoltado hacia Tijuana México, en la garita de San Ysidro cuando comenzó a discutir con los agentes federales. La Patrulla Fronteriza lo había detenido junto con su hermano en la zona montañosa al este de San Diego.

Las autoridades sostienen que Hernández se puso agresivo después de que le retiraron las esposas y que entonces un oficial del servicio migratorio le dio una descarga con la pistola eléctrica. Hernández dejó de respirar y no tenía pulso.

Según la autopsia Hernández tenía heridas de uso "superficial de fuerza bruta" en su rostro, estómago, manos y piernas. No dice en qué posición lo trataron de controlar las autoridades antes de que sufriera el infarto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad