publicidad

Facundo Cabral por Facundo Cabral

Facundo Cabral por Facundo Cabral

Jorge Ramos habló con el cantautor y poeta argentino Facundo Cabral, con quien repasó su vida, sus dolores y su alegría.

Ahí llegó hace mucho. Hay personajes con los que uno crece y que, sin

embargo, nunca llega a conocer del todo. Mi adolescencia en la ciudad

de México tuvo como cinta sonora la música de Facundo Cabral.Y él,

desde luego, nunca lo supo...hasta que se lo conté antes de entrevistarlo

recientemente en Miami.Recordaba, en particular, su canción "No soy de aquí ni soy de allá". Y mi primera pregunta fue: "¿De dónde eres?".

"De ningún lado. Nunca fui de ningún lado", me contestó este cantautor

argentino nacido en 1937. Y luego, como en todo lo Cabral, había una

historia detrás de la respuesta. "Mi padre se fue antes que yo naciera y se quedó sola mi madre con

siete hijos", me contó. Se quedan sin dinero y los echan de la casa

donde vivían. Viajan, como pueden, desde La Plata hasta Tierra del

Fuego.En ese terrible viaje murieron cuatro hermanos. Llegan, por fin,

cuando Facundo tiene 9 años y un deseo. "Yo tenía un solo sueño; ver

feliz a mi madre. Ella, no yo. Yo siempre sentí que no pertenecía a

ninguna parte, una cosa muy curiosa".Poco después, Facundo, todavía un niño, se va a Buenos Aires a

buscar a Eva Perón. Se tarda cuatro meses en la travesía pero,

sorprendentemente, la encuentra. Se acerca a su auto y lo único que se

atreve a preguntarle a la esposa del presidente de la nación es: "¿Hay

publicidad

trabajo? Y ella dice: 'Por fin alguien que pide trabajo y no limosna'".Facundo consigue un empleo al sur de la provincia de Buenos Aires y luego

estuvo "muy perdido hasta los 14". A esa edad, me cuenta, un jesuita le

enseña a leer. Y pronto ya estaba aventurándose con Heráclito y

Stevenson. Empieza a escribir y a tocar guitarra. Un buen día lo

escucha el actor Luis Sandrini, lo apoya y le da oficio.Y con guitarra en mano, Facundo Cabral empieza un larguísimo viaje

que ya lo ha llevado a 165 países y tras el cual todavía no ha

encontrado su hogar. No tiene casa ni dirección. Sus libros se

amontonan en un hotel de Buenos Aires. -"¿De qué estás huyendo?", le pregunté. "¿Por qué viajar tanto? ¿Por qué no quedarse en un lugar?"

-"Eso dijo mi madre", respondió. "Y sí, es una fuga es maravillosa. Es

como si me fugara a Las Vegas o, si fuera niño, me fugara a Orlando. Yo

siempre sospeché que el mundo era maravilloso por diverso. A mí no me

gustan las cosas siempre iguales".Todavía recuerda la primera vez que viajó a Estados Unidos. "Esta

es la casa de Satanás", pensó, "porque siempre pensamos eso los

sudamericanos: si me engripo, la culpa es de los gringos".Pero viaje

tras viaje, fue cambiando su visión. Hoy es radicalmente opuesta.

"Estados Unidos, te guste o no te guste, es una torre de Babel, es la

capital del mundo".

-"¿Eres un hombre de izquierda?"

- "No para nada, ni de derecha. Yo no creo en las ideologías. Las ideologías son una maldición".

Le recordé que él tuvo una postura muy firme en contra de las

dictaduras militares en Argentina. De hecho, no pudo regresar a

Argentina hasta 1984. "Ellos estaban contra mí". No al revés, me

asegura.

- "Hablas mucho de Jesús", le comenté, "y otra persona que también

habla mucho de Jesús es (el presidente de Venezuela) Hugo Chávez".

- "Entonces hay dos Jesús en esta vida; a lo mejor hay dos", me dijo.

"El de él no tiene mucho que ver con el mío. ¿Cómo puede ser que un

solo hombre decida un país? Ni siquiera por elecciones. Mi madre diría

que hay gente que para ir escapando del aburrimiento de su familia y de

su vida llegan a la presidencia de su país. Me parece una frase

publicidad

perfecta en este caso".

-"¿Por qué no has ido a Cuba?" cuestioné.

- "¿A qué voy a ir (a Cuba)?", responde. "¿A qué? Duraría cinco

minutos en Cuba. No, yo soy casi anarquista; el gobierno de uno mismo.

Jamás tuve una familia. De hecho me echaron de todos los países

socialistas. Fui a Rusia, me echaron. Fui a la China de Mae Tse Tung y

con mucha gracia me echaron".

-"Acabas de decir que no tienes familia pero tuviste una familia".

-"Tuve una mujer y una hija que la conocí acá (en Estados Unidos)",

recordó. "Fíjate cuántas sorpresas tenía dios para mí en Estados

Unidos. La mujer que más amé, era de Chicago. Tenía 18 años cuando la

conocí; yo tenía 40. Supe que era mi mujer, supo que era su hombre.

Fuimos juntos 5 años por el mundo hasta China. Nos echaron juntos

alguna vez de China. Y cuando ella tenía 23 y nuestra niña un año

mueren en un accidente de aviación".

publicidad

-"¿Cómo vives con eso?", le pregunté. "Yo perdí a mi padre hace 13 años y todavía lo sigo arrastrando".-"Yo tengo otras noticias", me contestó detrás de sus lentes

oscuros, buscando mis ojos. "Yo quedé agradecido a dios por haber

conocido el amor de mi mujer y el amor de mi hija. Lo que uno ama nunca

muere. Mi mujer y mi hija están conmigo. Tu padre está contigo".

Y luego de la muerte hablamos del amor. Le pregunté si estaba

enamorado. Y me sorprende, otra vez. "Yo no me enamoro una sola vez",

me dijo, riendo. "Me enamoro a cada rato. El amor tiene que tener

horario. Todo el día es un hastío. Y terminan odiándose y por eso los

divorcios. Tendría que haber un horario. Te amo de 8 a 10. Y luego me

voy porque tengo que amar a María. Y ahora me voy al teatro porque

tengo que amar al teatro".

Y terminamos la conversación, como si estuviera escuchando una de

sus canciones que me acompañaron de joven. "Voy a decir una cosa",

concluyó.

"Se supone que la meta es la felicidad. Pero no. Hay un paso

publicidad

más. Yo tomo una actitud: me exigí ser feliz. Y nunca pensé que iba a

contagiar la felicidad y que iba a ser feliz a tanta gente en el mundo.

Ahí, la verdad, se me fue la mano. Ahora estoy en paz. Es un estadio

más alto que la felicidad".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad