publicidad
Congreso de Estados Unidos.

Error de cálculo podría permitir que los republicanos recuperen el control del Senado

Error de cálculo podría permitir que los republicanos recuperen el control del Senado

La falta de una reforma y el retraso de acciones ejecutivas impactarán la elección del 4 de noviembre.

Congreso de Estados Unidos.
Congreso de Estados Unidos.

La falta de una reforma migratoria y el retraso del anuncio de acciones ejecutivas migratorias por parte del presidente Barack Obama permitirían a los republicanos recuperar el control del Senado, advierten analistas y medios de prensa.

En junio del año pasado el Senado aprobó una reforma migratoria que incluye un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados. El plan fue rechazado por el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes que, un año después, argumentó falta de confianza en el presidente en cuanto a hacer cumplir la ley.

El 30 de junio Obama dijo que, ante la negativa republicana de debatir y aprobar la reforma migratoria, había pedido a los secretarios de Justicia y Seguridad Nacional que elaboraran una lista de acciones legales, y dijo que a finales del verano anunciaría acciones ejecutivas.

publicidad

El 6 de septiembre la casa Blanca postergó el anuncio para después de las elecciones y antes del término del 2014. El cambio de estrategia obedeció al pedido de un grupo de senadores que disputan sus puestos en distritos electorales donde la mayoría de los electores no apoyan conceder beneficios migratorios a los indocumentados.

“El presidente cedió y retrasó las medidas, provocando una gran ola de decepción e incluso de enfado en el electorado latino”, dijo la agencia española de noticias (Efe).

"La realidad puede ser otra porque en estados como Colorado o Carolina del Norte, los hispanos van a definir las elecciones”, dijo a Efe Luis Miranda, ex portavoz de la Casa Blanca para medios hispanos con el Gobierno de Obama.

Además de Colorado y Carolina del Norte, Georgia, Arkansas e Iowa serán determinantes para definir el control del Senado en la elección de medio tiempo del 4 de noviembre. Los republicanos necesitan ganar seis cupos para conseguir 51 votos. En la Cámara de Representantes todo indica que mantendrán el control con el mismo número de asientos (234 de 435).

Utilizando un cruce de factores, el diario The Washington Post pronosticó que los republicanos tienen un 94% de posibilidades recuperar el control del Senado, mientras que el The New York Times baraja un 68% y el portal Five Thirty Eight -especializado en cálculos estadísticos- otorga un 57,9%.

Los medios también advierten que, de ganar los republicanos el control del Senado y conservar la Cámara de Representantes, los dos últimos años de la Administración Obama serán difíciles y solitarios por la falta de respaldo en el Congreso.

El 4 de noviembre se elegirán 36 senadores, de los cuales 21 están en manos demócratas y 15 republicanos.

Los seis estados críticos que pueden darle la victoria a los republicanos, cinco están en manos demócratas (Carolina del Norte, Colorado, Iowa, Alaska y Louisiana).

El sitio Bloomberg.com reporta que si los republicanos toman el control del Senado podrían mejorar las posibilidades de una reforma migratoria. Y que el plan sería escrito con el propósito de capturar votos hispanos para reconquistar la Casa Blanca en las elecciones presidenciales del 2016.

Pero advierte que no está claro si el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (Ohio) y el líder de la mayoría, Kevin McCarthy (California) estarían dispuestos a dividir al partido sobre este asunto.

Tanto Boehner como McCarthy se han opuesto a debatir en la Cámara el plan de reforma migratoria que aprobó el Senado el 27 de junio del 2013.

Otro detalle se relaciona con el número de votos necesarios en ambas Cámaras para aprobar una reforma migratoria. En el senado hacen falta un mínimo de 60 y en la Cámara 218. Si los republicanos ganan los seis escaños clave, nada garantiza que al menos nueve demócratas respaldarán un proyecto conservador de reforma y dejar de lado el plan S. 744 aprobado el 27 de junio del año pasado.

publicidad

Mientras llegan los comicios y se conocen los resultados, organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes aguardan qué anunciará Obama después de las elecciones, a cuántos indocumentados favorecerán las medidas y si se tratará de acciones ejecutivas o medidas discrecionales como la Acción Diferida de los Dreamers o DACA (por sus siglas en inglés).

El DACA detiene temporalmente las órdenes de deportación y otorga un permiso de trabajo renovable cada dos años.

Desde que la Acción Diferida fue activada, el 15 de agosto de 2012, la medida ampara a unos 600 mil dreamers (jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos). De ser ampliado, cubriría a los padres de los beneficiarios con la acción y otros trabajadores que llevan tiempo en Estados Unidos.

El Congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, ha dicho que la medida beneficiará a unos 5 millones de indocumentados.

La Casa Blanca insiste en que cualquier solución para reparar el sistema migratorio que se encuentra roto pasa por el Congreso con la aprobación de una reforma migratoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad