publicidad
Los estadounidenses acuden a las urnas este martes 4 de noviembre para renovar el Congreso.

EEUU entra en la recta final de la elección de medio tiempo y Obama se juega el liderazgo

EEUU entra en la recta final de la elección de medio tiempo y Obama se juega el liderazgo

A horas de la elección, los sondeos no pintan nada bien para el Partido Demócrata del Presidente Obama.

Los estadounidenses acuden a las urnas este martes 4 de noviembre para r...
Los estadounidenses acuden a las urnas este martes 4 de noviembre para renovar el Congreso.

A horas de la celebración de elecciones de medio término en Estados Unidos, los sondeos de opinión no pintan nada bien para el Partido Demócrata del Presidente Barack Obama.

Los comicios determinarán el partido que controlará la Cámara de Representantes (435 miembros), el Senado (se eligen 36 legisladores) y los asientos de 36 gobernadores estatales durante los últimos dos años de Obama como inquilino de la Casa Blanca.

Nadie parece dudar de que la Cámara de Representantes, previsiblemente, continúe en manos republicanas. Y tampoco nadie duda que la gran batalla electoral se vislumbra en el Senado, donde se elige un tercio de los escaños y donde a los conservadores les bastan seis escaños más para arrebatar la mayoría a los demócratas.

publicidad

Si bien Obama no se presenta directamente a la elección, el resultado de las urnas será el mejor termómetro para medir el sentir del electorado, que tradicionalmente suele dar la espalda al partido gobernante en este tipo de sufragios.

En 2008 los demócratas se hicieron con el control de ambas cámaras del Congreso pero dos años después, en 2010, perdieron la Cámara de Representantes.

Futuro incierto

El futuro para los demócratas en la Cámara, esta vez, es incierto. El domingo un nuevo sondeo confirmó la impopularidad del presidente, cuya participación en la campaña para el Senado ha sido casi invisible. Sólo apareció en sólidos feudos demócratas para no socavar a los candidatos de su partido.

La muestra del diario The Washington Post y la cadena ABC reveló que sólo el 44% de los estadounidenses tiene una opinión positiva del mandatario.

Agrega que el 50% de los encuestados, sin embargo, confiesa una "opinión desfavorable" del presidente.

Pese a los resultados de la medición, el vicepresidente Joe Biden dijo que no compartía los pronósticos y que el Partido Demócrata conservará el control del Senado después de las elecciones de este martes.

A su vez, Obama viajará este lunes a Connecticut para apoyar la candidatura del gobernador demócrata Dannel Malloy, y luego estará en Pensilvania para respaldar al candidato a gobernador Tom Wolf.

Optimismo republicano

Para los republicanos las previsiones siguen siendo favorables. Un sondeo de la cadena NBC les da delantera en tres estados sureños claves para decidir la suerte del Senado: Georgia, Kentucky y Luisiana.

"Los demócratas van a tener una noche terrible (el día de las elecciones). Nosotros vamos a tener una gran noche", auguró el domingo el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, en declaraciones al programa "This Week" de la cadena ABC.

El senador republicano por Kentucky, Rand Paul, también vaticinó que la votación del 4 de noviembre se convertirá en "un repudio de las políticas del presidente".

"El presidente está en la papeleta electoral de alguna manera", subrayó Paul, considerado como un posible candidato de su partido a las elecciones presidenciales de 2016, en declaraciones a la NBC.

Minimizan los pronósticos

En el lado demócrata, la presidenta del Comité Nacional del partido, Debbie Wasserman Schultz, intentó poner sordina a la euforia republicana y confió en el poder de movilización de las bases de su partido para retener el control del Senado.

"Cuando estamos en carreras tan ajustadas, los demócratas ganan. Nuestras bases sobre el terreno están dándole un repaso a las suyas", comentó Wasserman Schultz a la cadena ABC.

Los demócratas tienen 53 asientos (de 100) en el Senado, más el apoyo de dos independientes. Los republicanos cuentan con 45.

publicidad

Sin embargo, la participación en este tipo de sufragios tiende a ser baja, en torno al 40% del electorado, a diferencia de unos comicios presidenciales, y los votantes más jóvenes y de minorías optan a menudo por quedarse en casa.

El liderazgo de Obama

La elección de este martes medirá el peso político de los latinos y determinará el futuro de la agenda del presidente Barack Obama, dijo el lunes el diario La Opinión.

Aunque históricamente estos comicios no suelen atraer un alto porcentaje de votantes a las urnas, éstos se realizan en medio de un gran descontento popular con ambos partidos, la baja popularidad de Obama, e incertidumbre sobre el rumbo del país, agregó.

El brote del ébola o la amenaza terrorista también han tenido protagonismo en las campañas proselitistas.

De cumplirse los pronósticos y las encuestas de opinión, pondrán en peligro la agenda de Obama en lo que resta de su mandato hasta enero de 2017.

La agenda, dijo el diario, incluye asuntos como la reforma migratoria, un aumento al salario mínimo, nombramientos judiciales, y mayores protecciones al medio ambiente, entre otros.

Medios advirtieron que pese a la euforia republicana, la batalla por el control del Senado podría extenderse hasta mediados de enero ante la posibilidad de una segunda vuelta en estados como Luisiana o Georgia, donde los candidatos están virtualmente empatados y ninguno de ellos supera el 51% de las preferencias, situación que los obliga a ir a una segunda vuelta.

publicidad

Las elecciones de medio tiempo de este martes costarán unos $3,670 millones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad