publicidad

Desarticulan red de trafico hu

Desarticulan red de trafico hu

Al menos 10 mujeres fueron víctimas de la red que traía a jóvenes de México para obligarlas a prostituirse en Atlanta.

Al menos 10 víctimas

ATLANTA - La Fiscalía anunció el desmantelamiento de una red de tráfico humano que traía a jóvenes de México para obligarlas a prostituirse en Atlanta.

Amador Cortés-Meza, de 34 años, Juan Cortés-Meza, de 31 años, Francisco Cortés-Meza, de 25 años y Raúl Cortés-Meza, de 21 años -todos mexicanos residentes en Norcross, Georgia- y Edison Wagner Rosa Tort, de 69 y originario de Uruguay, fueron presentados hoy ante un juez bajo cargos de tráfico humano y sexual, entre otros.

"El tráfico humano viola derechos humanos básicos y no va a ser tolerado", señaló David E. Nahmias, fiscal general en Georgia en un comunicado al dar a conocer el desmantelamiento de la red.

De acuerdo con las autoridades, al menos 10 mujeres, de las cuales cuatro eran menores de 18 años, fueron trasladadas desde México para ser obligadas a prostituirse en el área metropolitana de Atlanta.

"Obligar a mujeres, o niñas menores de 18 años, mediante fuerza, fraude y coerción, a participar en actos sexuales comerciales es una seria violación de las leyes federales", agregó el fiscal.

Las jóvenes, que en la acusación son identificadas únicamente por sus iniciales, fueron trasladadas desde México presuntamente mediante amenazas y engaños, de acuerdo con las autoridades.

publicidad

"La victimización de las jóvenes en este caso fue desafortunadamente facilitado por el estatus ilegal, la falta de familiaridad con las leyes de EEUU y el miedo a las autoridades infundido en ellas por los traficantes", dijo el fiscal.

Incitan a denunciar

"Las leyes federales protegen a todas las víctimas de tan atroces crímenes, sean o no ciudadanas de Estados Unidos. Ninguna víctima debe temer atreverse a denunciar una actividad ilegal o un abuso criminal", añadió Nahmias.

Patrick Crosby, vocero de la fiscalía, dijo a Efe que es "posible" que las víctimas reciban una visa especial para residir legalmente en Estados Unidos como sucede con en los casos de este tipo.

Los cinco acusados enfrentan cargos federales de conspiración para tráfico sexual, introducir mujeres a EEUU con el propósito prostituirlas y proteger y albergar extranjeros para sacar provecho financiero.

Juan Cortés-Meza, Amador Cortés-Meza y Francisco Cortés-Meza además fueron acusados de contrabando de indocumentados.

Según la acusación, Juan Cortés-Meza y Francisco Cortés-Meza se hacían novios de las jóvenes en México o les prometían trabajo en un restaurante o limpiando casas en Estados Unidos para convencerlas a viajar.

De acuerdo con las autoridades, algunas de las víctimas fueron golpeadas y amenazadas, o sus familias fueron amenazadas en México para forzarlas a trabajar como prostitutas contra su voluntad.

Las jóvenes eran retenidas en una vivienda con la constante supervisión de al menos uno de los presuntos traficantes, que en las noches las transportaba a las casas de los "clientes", señalaron las autoridades.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad