publicidad

Crudo llega ya a los 5 estados de EU en el Golfo de México

Crudo llega ya a los 5 estados de EU en el Golfo de México

Más de dos meses después de la explosión de la plataforma, el crudo ya llegó a las costas de los cinco estados del Golfo.

En Texas

TEXAS CITY, Texas - Más de dos meses después del derrame de crudo tras la explosión de un pozo submarino de BP comenzara a llegar a las costas de Louisiana, ha empezado a arribar a playas de Texas y a un lago cercano a New Orleans.La detección de grumos de alquitrán en Texas indica que el alcance del derrame ya abarca los cinco estados norteamericanos que tocan el Golfo de México.

La distancia entre el punto más occidental en Texas adonde ha llegado el crudo y el punto más al este en Florida es de unos 885 kilómetros (550 millas). El petróleo tocó tierra por primera vez el 29 de abril cerca de la boca del río Mississippi.Los restos de crudo siguen en movimiento, pero no la serie de flotadores colocados para limpiar las zonas más afectadas del Golfo.

La presencia de varias tormentas ha agitado demasiado las aguas e impedido la operación de lanchas durante más de una semana en el litoral de Florida, Alabama y Mississippi, y las lluvias continúan.

La cantidad de esos grumos de alquitrán, con forma de bola, encontrados en Texas es mínima comparada con los que han cubierto playas en otros estados.

Pero fueron suficientes para provocar el traslado de cuadrillas de limpieza y de que se renovara la promesa de que la empresa British Petroleum pagará los daños causados por la fuga causada por una explosión en su plataforma Deepwater Horizon el 20 de abril.

publicidad

"Cualquier zona de la costa de Texas afectada por el derrame del Deepwater será limpiada pronto y BP cubrirá la factura", aseguró en un comunicado el comisionado de Texas para Tierras, Jerry Patterson.

New Orleans, una ciudad que había logrado escapar del petróleo de BP por más de dos meses, ya no pudo resistir más.

Por primera vez desde el comienzo del derrame se vio algo de crudo en el lago Pontchartrain, lo que representa otra amenaza para un enorme cuerpo acuífero que ya había logrado salvarse del desastre por contaminación en la década de 1990.

"Nuestras posibilidades (de resistir al derrame) son cada vez menores", dijo Pete Gerica, presidente de la Asociación de Pescadores del Lago Pontchartrain.

Empeora

Durante el fin de semana los grumos de alquitrán y una mancha de petróleo llegaron impulsados por los fuertes vientos del lejano huracán Alex. El petróleo superó las barcazas alineadas que se suponía iban a impedir que arribara al lago.

El lunes las autoridades estatales suspendieron la pesca en el límite este del cuerpo de agua, aunque la mayor parte de su extensión continuó abierta. También se alinearon barcazas en los brazos de los ríos y cruces para impedir que entrara el petróleo.

El martes las cuadrillas utilizaban redes para recolectar los grumos de crudo de los muelles, pero el lago estaba demasiado agitado como para que las embarcaciones pudieran operar sin problemas y limpiaran las aguas.

Unos 771 kilos (1,700 libras) de desechos petroleros han sido recuperados en la zona, dijo la vocera Suzanne Parsons Stymiest del distrito de Saint Tammany.

La presencia del crudo en Texas fue pronosticada el viernes en un análisis de la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés), que estimó un 40% de probabilidades de que el petróleo alcanzara la zona.

"Sólo era cosa de tiempo para que algo de crudo fuera encontrado en dirección a Texas", dijo el físico marino Hans Graber, de la Universidad de Miami. Graber es codirector del Centro de Detección Remota Avanzada en el Sureste Tropical.

Unos 18 litros (cinco galones) de grumos de alquitrán fueron encontrados el fin de semana en la península de Bolívar, al noreste de Galveston, Texas, dijo el capitán Marcus Woodring, comandante de la Guardia Costera para el sector Houston-Galveston.

Otros 7.5 litros (dos galones) llegaron el domingo a la península y la Isla de Galveston, aunque no se ha comprobado su origen.

Woodring dijo que la consistencia de los grumos señala la posibilidad de que hayan llegado a las aguas de Texas adheridos al casco de navíos que han trabajado en la zona del derrame, en vez de avanzar de forma natural con las corrientes, pero no hubo manera de confirmar la procedencia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad