publicidad
La muerte de Manuel Jamines, un obrero de la construcción guatemalteco, de 37 años ha desatado protestas entre la comunidad hispana en Los Angeles.

Continúan enfrentamientos en Los Angeles tras muerte de guatemalteco

Continúan enfrentamientos en Los Angeles tras muerte de guatemalteco

Continúan enfrentamientos en Los Angeles tras muerte de guatemalteco

La muerte de Manuel Jamines, un obrero de la construcción guatemalteco,...
La muerte de Manuel Jamines, un obrero de la construcción guatemalteco, de 37 años ha desatado protestas entre la comunidad hispana en Los Angeles.

Policía pide calma a hispanos

LOS ÁNGELES - La policía antidisturbios de Los Angeles detuvo a 22 personas y disparó balas de caucho contra manifestantes mayoritariamente latinos que protestaron por segundo día consecutivo por la muerte de un inmigrante guatemalteco a manos de un policía.

Entre tanto, el jefe de la policía Charlie Beck pidió calma y prometió una investigación a fondo por la muerte a tiros Manuel Jamines, quien bajo estado de ebriedad blandió un arma blanca ante un agente en bicicleta.

La Policía no logró disuadir a los manifestantes que tomaron las calles el martes por segunda noche consecutiva -algunos para rezar y prender cirios votivos y otros para atacar a la fuerza pública con botellas, piedras y huevos cerca del centro de la ciudad.

publicidad

Los manifestantes lanzaron piedras, botellas y huevos contra el puesto de policía de MacArthur Park, una zona cercana al centro de Los Angeles, donde vive un gran comunidad centroamericana, comprobó un fotógrafo de la AFP en el lugar.

Los agentes dispararon por lo menos dos salvas de proyectiles de plástico contra los manifestantes, agregó Rayner.

Por lo menos un agente y un reportero de Univisión resultaron levemente heridos por los objetos que arrojaron los manifestantes, dijo la policía a City News Service, y un hombre que se cayó de la bicicleta sufrió una contusión en la cabeza.

Baleado dos veces

El inmigrante guatemalteco Manuel Jamines, de 37 años, fue baleado dos veces por un agente el domingo por la tarde cerca del Parque MacArthur, un barrio humilde donde residen muchos inmigrantes centroamericanos.

El relato de seis testigos civiles, nueve agentes y dos bomberos indicó que Hernández disparó dos veces "en defensa propia", según Beck. Jamines, 37, murió al instante.

Los investigadores recuperaron en el lugar un cuchillo con una hoja ensangrentada de 15 centímetros (6 pulgadas) de longitud, aunque desconocer a quién pertenece la sangre.

La policía efectuó 22 detenciones principalmente por desobediencia a la orden de dispersarse y asociación en público no autorizada, dijo la agente de LAPD, Karen Rayner.

La víspera, unas 100 personas habían quemado colchones y lanzado botellas contra los policías, acusando a los oficiales por abuso del uso de la fuerza.

Los manifestantes empezaron a protestar pacíficamente el lunes en la tarde contra la muerte de Manuel Jamines, un obrero de la construcción guatemalteco, de 37 años y padre de tres hijos, quien habría recibido dos tiros el domingo en la madrugada.

Según la policía, Jamines estaba ebrio mientras amenazaba a los transeúntes con un arma blanca e ignoró una orden de la policía para que bajara el arma, con lo cual un oficial reaccionó disparándole.

Los incidentes con las minorías negras y latinas en Los Angeles suelen despertar los peores temores en esta ciudad de California con grandes diferencias sociales, que sufrió en 1992 sangrientos disturbios luego que un jurado compuesto casi completamente por blancos absolvió a cuatro policías blancos que aparecían en unas grabaciones dando una paliza al taxista negro Rodney King.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad