publicidad

Cárcel y multas hasta de $250 mil a quien compre armas para otros

Cárcel y multas hasta de $250 mil a quien compre armas para otros

Hasta diez años de prisión y una multa de $250 mil podrían enfrentar aquellas personas que compren armas para otros.

Freno al contrabando

TUCSON, Arizona - Hasta diez años de prisión y una multa de $250 mil podrían enfrentar aquellas personas que compren armas para otros, informaron las autoridades en Arizona que buscan así detener el tráfico de armamento hacia México.

"Es muy importante que todas las personas comprendan las implicaciones legales que tiene el comprar una arma para alguien más, aunque sea tu amigo o familiar", dijo a Efe William Newell, agente especial a cargo de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) en Arizona.

Representantes de la ATF, de la fiscalía federal en Arizona y la Fundación Nacional de Deportes de Caza (NSSF) anunciaron hoy en la ciudad de Tucson la campaña "Don't lie for the Other Guy" ("No mientas por otro").

A través de anuncios, tanto en inglés como en español, en televisión, radio y vallas en todo el estado se busca informar al público en general de las fuertes penalidades que acarrea el mentir al momento de comprar un arma de fuego.

Rastrean compradores

Durante a transacción se llena una forma federal donde se verifica la información personal del comprador y los antecedentes penales y en la que le se pregunta específicamente si el arma es para ellos o para alguien más.

En febrero pasado se presentaron cargos en la Corte Federal en Tucson contra diez personas relacionadas involucradas en la compra de 112 armas de fuego, algunas de las cuales fueron recuperadas en México.

publicidad

"Este es un serio delito federal, aquellos residentes legales que se presentan para comprar un arma de fuego para otra persona pueden inclusive perder su residencia legal en Estados Unidos", advirtió Newell.

El agente del ATF añadió que actualmente Arizona ocupa el segundo lugar en el país del mayor número de armas que anualmente son llevadas de manera ilegal a México.

Alianza México-EU

Los gobiernos de México y Estados Unidos crearon el pasado mes de abril un grupo de trabajo para encontrar vías específicas que detengan el tráfico ilegal de armas que terminan en manos de los cárteles de las drogas.

Altos funcionarios de procuración de justicia y seguridad pública de ambos países se comprometieron además a hacer un mayor esfuerzo para combatir este flagelo en cada uno de sus lados de la frontera.

El secretario de justicia estadounidense, Eric Holder, dijo que su país está consciente de las responsabilidades para contribuir a frenar la violencia atribuida a los cárteles mexicanos, que utilizan armas de alto poder adquiridas en su mayoría en territorio de Estados Unidos.

"La gran mayoría de las armas decomisadas a los cárteles en México provienen de Estados Unidos. Esta es una realidad que tenemos que enfrentar", señaló entonces Holder al término de un encuentro bilateral, en el que también participaron la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, y sus colegas mexicanos el procurador general Eduardo Medina-Mora, y los secretarios de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y de Seguridad Pública, Genaro García.

"Blindarán" frontera

El fiscal mexicano anunció que México invertirá $1,400 millones para "blindar" la frontera norte y las aduanas para detener el flujo de armas y dólares que ingresan de manera ilegal al país.

En la clausura de la primera reunión Binacional México-Estados Unidos sobre el tráfico de armas, el funcionario explicó que esos recursos permitirán revisar en forma aleatoria 10 por ciento de los vehículos que cruzan la frontera norte.

Señaló que en este momento la revisión de vehículos ya funciona en Matamoros, Tamaulipas, y próximamente operará en toda la frontera.

Medina Mora detalló que con los $1,400 millones se instalarán sistemas de rayos X y gamma en las aduanas del país, para combatir el tráfico de armamento y de dinero de procedencia ilícita.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad