publicidad

Banquero ayuda con dinero a jóvenes hispanos que quieren ir a la universidad

Banquero ayuda con dinero a jóvenes hispanos que quieren ir a la universidad

Banquero ayuda con dinero a jóvenes hispanos que quieren ir a la universidad

El ángel de los inmigrantes

Bob Hildreth es el angel de los hispanos. Mientras las leyes y el clima antiinmigrante se roban la atención de los medios, este banquero millonario que supo pagar la mitad de las fianzas de decenas de indocumentados que fueron arrestados en una redada hace cuatro años, ahora incentiva a las familias hispanas a ahorrar para la educación universitaria de sus hijos. ‘Si juntan $2,000, yo les duplico esa suma’, dijo este hombre de 60 años que ya ayudó a más de 300 familias.

Hildreth era un hombre de negocios que durante los años 80 y 90 vendió bonos en América Latina. Y no le fue mal ya que amasó una considerable fortuna.

Pero su vida tuvo un giro cuando unos 350 trabajadores indocumentados de El Salvador y Guatemala fueron arrestados en una redada de inmigración en su estado, Massachusetts. El hecho le golpeó tanto que decidió poner dinero de su propio bolsillo para pagar parte de las fianzas que dejara en libertad a algunos de los inmigrantes.

Terminó poniendo unos $100,000 mientras que las familias de los detenidos desembolsaron $130,000. Desde entonces, Hildreth puso su vida y sus dólares al servicio de los más carenciados y vulnerables, los inmigrantes.

Ahora, puso en marcha un programa por el cual incentiva a las familias hispanas a ahorrar para la educación universitaria de sus hijos.

‘Esto fue una directa consecuencia de las redadas de hace cuatro años. Por entonces yo pagué solo la mitad de las fianza para cada persona y las familias pagaron el resto. Y el resultado fue increíble, unos $130,000 en fianzas en tres semanas. Y como eran familias guatemaltecas que ni siquiera hablaban el español, hablaban maya, se me ocurrió ¿por qué no veo si esto funciona o no en el trabajo que ya estaba haciendo en el área educativa en la zona metropolitana de Boston?’, dijo Hildreth en una entrevista telefónica con Univision.com.

publicidad

Fue así que por medio de la fundación FUEL (Families United in Educational Leadership) comenzó a incentivar a las familias a que ahorren.

‘Ofrecí a las familias que estaban participando en un programa mío llamado La Vida, en Lynn, Massachusetts, el mismo incentivo pero no para fianzas, sino para el ahorro de la educación universitaria de sus hijos. Por ejemplo, si ahorran $40 por mes, yo pongo esa suma hasta que junten $1,500 o $2,000’.

‘La idea fue seguir con esto por medio de clases preparativas para los chicos pero lo interesante de esto es que las clases incluyeron también a los padres. Y descubrimos datos increíbles a medida que avanzamos. Estas eran familias de escasos recursos y sus hijos en Massachusetts podrían ir gratis a las universidades y colegios comunitarios. Las becas que había disponibles sobrepasaban los costos de estos chicos si es que iban a la universidad. Pero nadie sabía estos datos. Y eso fue una buena noticia’, añadió.

‘No solo usamos el dinero que ahorran, que es $4,000. Lo usamos como si fuera un boleto para un partido, donde el partido es la apertura de todo el proceso de educación universitaria. Y se sabe tan poco sobre las becas en Estados Unidos que es casi un delito’, dijo Hildreth.

Todas las personas pueden participar del programa, aún las indocumentadas. ‘Nosotros no hacemos distinción alguna. Trabajamos con chicos y es ilegal para las escuelas preguntar el estado legal de los alumnos. Y nosotros no preguntamos tampoco. Nos damos cuenta de su estado migratorio cuando sabemos que no califican para las becas'.

Hasta el momento, el programa ha beneficiado a unas 300 familias y está en marcha en tres ciudades; Boston, Chelsea y Lynn. Pero la idea es extenderlo a nivel nacional.

A juicio de Hildreth, estos incentivos son mejores que las becas ya que ‘una beca se entrega al alumno cuando termina la secundaria y estos incentivos se entregan cuando el chico todavía está en la secundaria, lo que lo moviliza para que termine sus estudios y siga en la universidad’.

¿De dónde saca el dinero?

De mi propio bolsillo. Pero las fundaciones han sido y son muy generosas. Unas diez fundaciones contribuyen al programa.

¿Por qué hace esto?

Por que es bueno para Estados Unidos. Creo que lo importante es que nuestros chicos en las escuelas de las grandes ciudades, el 50 por ciento de ellos son inmigrantes y andan muy mal y casi el 60 por ciento abandona los estudios secundarios y no va a la universidad. Y lo mejor para esas familias, esos chicos y para Estados Unidos es entusiasmar a esos padres, que quieran que sus hijos terminen sus estudios.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad