publicidad

Abre el Newseum de DC

Abre el Newseum de DC

El Newseum, un espacio monumental en el que se glorifica al periodismo en todas sus formas abre sus puertas en DC.

Templo del periodismo

WASHINGTON - El Newseum, un espacio monumental dotado de las últimas tecnologías y en el que se glorifica al periodismo en todas sus formas, va a abrir mañana sus puertas en Washington para ensalzar el papel de una prensa libre.Situado en la mítica Avenida Pensilvania, a mitad de camino entre el Congreso estadounidense y la Casa Blanca, este templo del periodismo ocupa un espacio de 23 mil metros cuadrados y se jacta de ser "el más interactivo y más avanzado del mundo tecnológicamente".

Su debut llega tras siete años de planificación y construcción, que arrancó después de que el original y mucho más modesto "Newseum" -una contracción de las palabras noticia y museo en inglés- cerrase sus instalaciones en el aledaño estado de Virginia.

Para echarlo a andar han sido necesarios $450 millones.

Su objetivo es "ayudar a la gente a entender mejor el papel de una prensa libre", según explicó a Efe el director ejecutivo del nuevo "Newseum", Joe Urschel.

Y para que no queden dudas de su misión, una enorme placa de mármol en su fachada reproduce el texto de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que defiende la libertad de prensa, expresión y religión, así como el derecho de reunión.

Noticias para la democracia

Dentro del museo también queda claro el mensaje: "Las noticias son necesarias para que la democracia funcione", apunta una de las leyendas inscritas en el interior del edificio de siete plantas, que alberga 25 teatros y 14 salas de exposición, entre ellas una dedicada a la evolución del periodismo a lo largo de los siglos.

publicidad

En ella se recuerda a los visitantes que la guerra civil estadounidense (1861-1865) fue la primera ocasión en la que un gran número de reporteros independientes cubrió la misma historia.

En esa misma sala se exhiben fotografías del famoso caso de espionaje político conocido como Watergate, que destapó el diario The Washington Post y que costó la presidencia a Richard Nixon.

Otros recortes de periódicos y crónicas televisivas dan cuenta de eventos más recientes, como la matanza de "Virginia Tech" que tuvo lugar el año pasado, o los atentados del 11 de septiembre del 2001 contra Washington y Nueva York.

Historia de tragedia

Pero ninguna de esas imágenes es tan conmovedora como los restos de la antena de comunicaciones que coronaba las Torres Gemelas y que en su momento llegó a ser el punto más alto de Nueva York.

Ahora, por el contrario, es un retorcido trozo de acero y un triste recuerdo de la tragedia del 11-S.

A su alrededor, un soporte circular blanco reproduce los boletines urgentes que las agencias de noticias internacionales enviaron ese día relatando lo ocurrido, entre ellos uno que se mandó pasadas las 10:00 de la mañana locales cuando se desplomó la torre sobre la que se erguía la derruida antena.

Igualmente inquietante es la pared dedicada a los casi 2 mil periodistas fallecidos en el desempeño de su trabajo o la torre de vigilancia desde la que la policía militar de Alemania del Este mantenía un férreo control sobre los movimientos alrededor del muro de Berlín, un trozo del cual se expone en el museo.

Autocrítica

Como no podía ser menos el nuevo centro dedica también algo de espacio a la autocrítica, al dejar constancia de errores, plagios, coberturas tendenciosas y otros pecados de la profesión.

Además, mira también al futuro en su sala de periodismo digital, en la que se muestra el imparable avance de las nuevas tecnologías y su profundo efecto sobre el ciclo informativo.

En esa galería podrían estar, de hecho, algunas de las respuestas a la crisis por la que atraviesan los periódicos dentro y fuera de EEUU, ansiosos por encontrar un nuevo modelo de negocios en esta nueva era de internet.

Urschel, el director ejecutivo del "Newseum", reconoce, de todos modos, que los responsables del museo no han descubierto cuál es la solución a esa difícil encrucijada.

El museo, por lo demás, planea evolucionar con los tiempos, así como acoger actos especiales relacionados con grandes eventos informativos como la próxima visita del papa Benedicto XVI a EEUU o las elecciones presidenciales de noviembre.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad