La mujer del narco: ¿Qué rol ha jugado Emma Coronel en el juicio del 'El Chapo' Guzmán?

Su presencia ha inquietado a los asistentes al juicio del narcotraficante que intentan descifrar si en cada gesto que hace puede haber una seña para su marido. Mientras la vemos llegar con sus hijas y ser entrevistada en la televisión, expertos en narcocultura aseguran que su rol es más relevante de lo que puede a simple vista sospecharse.
13 Ene 2019 – 12:32 PM EST

Hasta ahora la presencia infaltable de Emma Coronel en el juicio de su esposo Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán en la corte de Nueva York en donde comparece por más de 30 señalamientos de asesinato, se había convertido en algo que expertos en cultura narco como el profesor Miguel Cabañas, de la Michigan State University, no tardaron en señalar como una estrategia para suavizar y favorecer la figura del narco.

“En general, en un mundo tan machista y violento como el del narcotráfico, la mujer del narco se percibe como una de las maneras en las que el bandido se integra a la sociedad. La esposa (pero también puede ser su madre o su hermana) da cuenta de que, a pesar de los muertos y la sangre que llevan encima, los narcotraficantes son capaces de tener una familia, cuidar de sus mujeres y amar a sus hijos”, asegura este experto autor del libro ‘Narcoscapes’.

Durante todo el juicio al Chapo Guzmán, Emma Coronel parece haber acentuado particularmente esa función, no solo negando haber estado enterada de cualquiera de las acciones delictivas de su cónyuge, sino convirtiéndose en una especie de propaganda positiva para él. “Sale en la tele pidiendo que se le trate bien en la cárcel, nos ocupamos de saber si las autoridades van a dejar que 'El Chapo' la abrace, de si se miran durante las audiencias, llega con las niñas, luce joven, prolija y fiel a su marido al punto que no teme asistir a los tribunales. Logra así una función estratégica: humaniza al capo”, añade Cabañas.


Según el escritor Roberto Saviano, autor del célebre libro ‘Gomorra’ que se adentra en la mafia italiana y hace algunas analogías con los carteles mexicanos, los narcos consideran a la mujer como una especie de trofeo, un reflejo de su virilidad y poder. “Cuanto más bella y reconocida es la mujer a su lado, más fuerza obtiene el narco en su poder mismo”, asegura en un artículo de Vice. Impensable entonces pensar a 'El Chapo' Guzmán en su declive en los estrados judiciales sin la presencia cercana de su esposa. “ En la mafia el hombre manda, y como él manda, su poder se refleja en su mujer y se comunica a través de su imagen”.


Para nadie que esté cercano a la cultura del narco resulta sorpresivo que haya una estrategia detrás de la presencia de una esposa en los tribunales que juzgan a sus maridos narcotraficantes. En la Camorra napolitana, explica Saviano, “ las esposas de la mafia se muestran despreocupadas y desaliñadas cuando acompañan a sus hombres a la corte, es una apariencia premeditada para subrayar su fidelidad. Cuando están bien vestidas y ataviadas, sus esposos están cerca y libres”.

Sin embargo, ese rol complejo que viene jugando Emma Coronel durante el extendido juicio del narcotraficante mexicano puede tener un viraje radical después de las revelaciones que hizo recientemente el FBI al divulgar unos mensajes de texto en donde se ve que lejos de las negativas que ha presentado la mujer sobre su conocimiento en torno a las operaciones de su marido podría estar involucradas en alertarle de la presencia policíal, saber de ante mano su fuga y tener un arma para defenderse de sus enemigos.


Ningún cargo ha sido presentado formalmente en contra de la mujer de 'El Chapo' pero estas revelaciones parecen revivir los destinos de las esposas de otras narcotraficantes que después de muertos o encarcelados han tenido que lidiar con señalamientos sobre complicidad y lavado de activos.

“Aunque la mujer de Pablo Escobar siempre ocupó un rol secundario y alejado de sus negocios y de sus muertos, se volvió más bien estratégica para las autoridades por su rol de ser la carnada a través de la cual buscaban la debilidad del capo que quería comunicarse con su familia”, explica Cabañas.

Después de la muerte de Escobar y del exilio de la familia en Argentina, María Victoria Henao, ahora, María Isabel Santos Caballero ha enfrentado repetidos señalamientos por lavados de activos.

En 1999 ella y el hijo de Escobar estuvieron en la cárcel por presunto lavado de dinero, pero quedaron libres año y medio después, cuando un juez cerró el proceso en su contra. E l 6 de junio de 2018, las autoridades volvieron a acusarlos a ambos por el mismo delito tras ayudar a los negocios inmobiliarios en Buenos Aires del narco colombiano Piedrahita Ceballos.

“Por lo pronto y mientras el foco siga en su marido, Emma Coronel seguirá magnificando esa especie de intriga que siente la cultura no solo por entender al narco, su vida y el misterio que lo rodea, sino incluso por desentrañar cómo es que una mujer termina enamorándose de un bandido”.

Traiciones, corrupción y muerte: las claves del juicio a 'El Chapo' Guzmán en EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Narcotráfico
Publicidad