publicidad
(Imagen de Archivo)

Ejército ubicó campamento donde entrenaban 200 Zetas

Ejército ubicó campamento donde entrenaban 200 Zetas

Ejército mexicano ubicó un campamento donde entrenaban 200 Zetas en Nuevo León.

(Imagen de Archivo)
(Imagen de Archivo)

Tras un enfrentamiento murieron 20 sicarios y capturaron a 12

MÉXICO- Un rancho situado cerca de la frontera con Estados Unidos era utilizado por miembros del cártel de Los Zetas como campamento, donde entrenaban al menos a 200 sicarios.

La propiedad, denominada "Las Águilas" y ubicada en el municipio de Vallecillo, Nuevo León, quedó abandonada luego de una incursión militar que dejó como saldo 20 delincuentes muertos y la captura de otros 12.

Tras este hecho la zona quedó resguardada por elementos del Ejército mexicano, por lo que en la propiedad aún permanece un centenar de cabezas de ganado, caballos, animales de granja, vehículos y maquinaria que fue abandonada por el grupo criminal.

En el lugar desaparecían a rivales

publicidad

En la residencia principal se perciben finos acabados, elegantes muebles de madera, salones de juego, cabezas de venados disecadas, una amplia cocina y todo tipo de lujos.

Fuentes militares revelaron que las zonas aledañas fueron utilizadas por los delincuentes para, entre otras funciones, hacer desaparecer cadáveres de integrantes de grupos rivales.

Asimismo, dijeron que apenas hace un par de semanas "Las Águilas" era el mayor campo de entrenamiento de Los Zetas, y también servía como refugio para los miembros de este grupo que operan en los estados de Nuevo León y Tamaulipas.

Arribaron hace seis meses

De acuerdo con vecinos del lugar, las camionetas de los narcotraficantes hicieron su presencia desde hace seis meses, y desde entonces poco a poco se fueron apropiando de la región.

Cabe señalar que los primeros enfrentamientos entre los sicarios y los efectivos policiales comenzaron el pasado 11 de octubre, cuando alrededor de 20 camionetas con desconocidos armados emboscaron a una patrulla de la Policía Federal y mataron a dos oficiales que vigilaban la carretera Monterrey-Laredo.

Después del atentado se desplazaron a la zona cientos de efectivos federales, del Ejército mexicano y de la Marina, apoyados por helicópteros, para iniciar la búsqueda de los pistoleros.

Escaparon 150 Zetas

El 15 de octubre, los militares detuvieron a Marco Garza de León, alias "el Chabelo", jefe de los Zetas en la zona, junto con tres delincuentes más, identificados como Jorge Gámiz Vega, alias "el Exterminador", Ángel Raúl Hernández "el George" y Mario Alcorta Ríos "el Junior".

Los detenidos se dedicaban al secuestro, la extorsión y el trasiego de drogas. Además se le decomisaron dos armas largas, un arma corta, 37 cargadores, 909 cartuchos y 8 granadas.

Después de la captura del "Chabelo", los militares ubicaron el narcocampamento en la comunidad de San Carlos, a unos 18 kilómetros al noreste de Vallecillo, por lo que se inició una serie de enfrentamientos en los que murieron los 20 sicarios así como un soldado, mientras que alrededor de 150 delincuentes lograron escapar.

Antes de estos choques armados, Vallecillo contaba con 11 policías, pero hace poco renunciaron nueve de ellos y ahora sólo quedan dos, por lo que la policía federal y la del Estado se han hecho cargo de la vigilancia.

Los escasos dos millares de habitantes del municipio, que no han seguido a sus vecinos para emigrar a Estados Unidos, no salen de sus casas por miedo, ya que temen que los sicarios regresen al lugar para tomar represalias por las acciones del Ejército.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad