publicidad

Amnistía Internacional denunció abusos y desapariciones forzadas el ejército mexicano

Amnistía Internacional denunció abusos y desapariciones forzadas el ejército mexicano

Amnistía Internacional (AI) denunció que el ejército mexicano han incurrido en torturas y desapariciones extrajudiciales.

Los abusos

MEXICO - El Ejército mexicano comete "frecuentes" abusos a los Derechos Humanos, entre ellos desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales, desde que se convirtió en la punta de lanza de la lucha contra el narcotráfico, acusó el martes la ONG Amnistía Internacional (AI).

"Las violaciones de derechos humanos por miembros del Ejército no son excepcionales, sino frecuentes y, en algunas zonas, habituales", denunció AI en su reporte 'México, nuevos informes de violaciones de Derechos Humanos a manos del Ejército', presentado el martes en la capital.

En su informe "México: nuevos informes de violaciones de derechos humanos a manos del ejército", divulgado el martes, la organización reportó cinco casos específicos contra 35 personas cometidos entre octubre de 2008 y agosto de 2009 en los estados norteños de Chihuahua, Tamaulipas y Baja California.

Casos emblemáticos

Los casos consideradps emblemáticos, y que incluyen "los abusos más graves reconocidos por el derecho internacional de los Derechos Humanos como la desaparición forzada, la ejecución extrajudicial y el uso de la tortura", dijo Herrera.

"Me quitaron las botas y mis pies los metieron a una vasija con agua, luego pusieron cables de electricidad y eso siguió por horas (...) me pusieron cables con electricidad en mis testículos (...) yo sentía que me iban a matar", relató uno de 25 policías municipales que denunciaron haber sido torturados por militares luego de su detención entre el 21 y el 27 de marzo de 2009 en la ciudad norteña de Tijuana y recluidos por 41 días en una base castrense.

publicidad

Los policías fueron acusados de pertenecer al crimen organizado, según refiere la propia organización que advirtió que en ningún caso debe permitirse las violaciones a los derechos humanos.

"No hay justificación alguna para estos abusos", afirmó Alberto Herrera, director de AI en México, quien llamó a las oficinas regionales de la organización a manifestarse frente a las embajadas de México en el exterior para protestar contra esas violaciones.

"Para transformar esta realidad es imprescindible comenzar con un reconocimiento de alto nivel, en el sentido de que estos abusos existen... las autoridades deben reconocer la magnitud y la gravedad de las violaciones a derechos humanos que cometen las fuerzas armadas en México", añadió.

Dos mil denuncias

Tras una breve descripción de estos presuntos abusos del Ejército -que se habrían perpetrado contra 35 personas entre octubre de 2008 y agosto de 2009- Herrera afirmó que son "sólo la punta del iceberg".

Según el informe, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México recibió casi 2,000 quejas de abusos a manos del Ejército desde inicios de 2008 -un año después de que el gobierno lanzara un despliegue de casi 50,000 militares contra los cárteles de la droga- hasta finales de junio de este año, mientras que en 2007 le llegaron 367.

Sin embargo, existe "un porcentaje importante" de víctimas que no presentan denuncia por haber sido amenazados, según Herrera.

Crisis política

El representante de AI admitió el enorme desafío que implica enfrentar a los poderosos cárteles de la droga mexicanos -responsables según recuentos periodísticos de más de 14,000 asesinatos entre enero de 2008 y julio de 2009- pero advirtió que "la impunidad y los abusos no ayudan a resolver la crisis de seguridad pública. Por el contrario, contribuyen a ella".

También lamentó que la justicia ordinaria traspase "de manera sistemática" las denuncias de abusos contra civiles a la justicia militar, la cual, consideró, a menudo no investiga y es poco transparente.

Entre enero y noviembre de 2008, describió Herrera citando fuentes oficiales, las fiscalías estatales trasladaron 381 denuncias contra el Ejército a las autoridades militares, que abrieron 110 investigaciones y formularon 6 acusaciones.

Denuncias constantes

Otras ONG, incluida Human Rights Watch, también han denunciado abusos por parte del Ejército especialmente en la fronteriza Ciudad Juárez, en cuyas calles patrullan desde febrero 8,500 soldados que no han podido reducir sus niveles de violencia, los más elevados del país.

Poco después de la presentación, el Ministerio de Gobernación (Interior) emitió un comunicado en el que indicó que "las Fuerzas Armadas participan de manera subsidiaria y temporal, a petición fundada y motivada de las autoridades civiles, en el combate a la delincuencia organizada".

publicidad

El organismo asegura que analizará el informe y le dará respuesta pero defiende que "en México los elementos castrenses que cometen delitos son procesados y sancionados conforme a derecho".

"Las fuerzas armadas han adoptado las medidas necesarias para sancionar a aquellos efectivos que atentan contra los derechos humanos, la disciplina militar, el honor de la institución y su función social", aseguró la dependencia.

La lucha antinarco

El presidente Felipe Calderón, quien ha sostenido que la justicia militar ha intervenido en todos los casos de abuso, advirtió este martes que no atenderá "las voces que ingenuamente pretenden que simplemente el Estado se retire de esa lucha, como si esos problemas se fuesen a solucionar por arte de magia", durante un discurso en la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos 2009.

México afronta una oleada de violencia atribuida a los cárteles de la droga que se concentra especialmente en los seis estados del norte de México fronterizos con Estados Unidos, el principal consumidor mundial de cocaína.

En otro caso de violaciones a los derechos humanos denunciados, AI refirió que el 21 de octubre de 2008 testigos vieron a soldados arrestar en la fronteriza Ciudad Juárez a Saúl Becerra, de 31 años. No se le volvió a ver, hasta que su cadáver fue hallado en marzo de 2009, en un caso que presumen participaron militares.

publicidad

También en Ciudad Juárez, pero el 14 de noviembre de 2008, soldados detuvieron a los hermanos Carlos y José Luis Guzmán Zúñiga, según el testimonio de testigos. Desde entonces no se les ha vuelto a ver, en un caso que la organización considera de detención ilegal y desaparición forzada..

Este es el más reciente reporte sobre presuntos abusos de militares que participan en el combate a los carteles de las drogas.

Desde 2007, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha documentado violaciones, tortura y otros abusos.

Apenas asumió el poder en diciembre de 2006, Calderón ordenó el despliegue de miles de soldados para apoyar en el combate al narcotráfico, aunque ha dicho que sólo será de manera temporal.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad