publicidad

Acapulco, el paraíso acechado por el narco

Acapulco, el paraíso acechado por el narco

Acapulco ha sido un destino muy popular, pero el violento enfrentamiento entre carteles ensangrienta sus calles.

Una ciudad custodiada

MÉXICO .- Por décadas Acapulco fue el destino de playa más popular en México, pero el violento enfrentamiento entre carteles del narcotráfico que ahora ensangrienta sus calles amenaza a la otrora boyante industria turística del balneario sobre el Pacífico.

Los camiones militares recorren las calles de Acapulco (Guerrero, suroeste) pero directivos de empresas turísticas temen que su presencia dañe aún más la imagen del famoso puerto, donde a principios de enero 15 hombres fueron decapitados.

"Hay que agradecerle a los turistas que siguen viniendo, pero tenemos que reforzar la promoción y hacer seguridad pero de maneras mas creativas, porque de lo contrario los turistas van a buscar otros destinos", señala Laura Caballero, presidenta de la Asociación de Empresarios de la Zona Costera, donde se ubican los principales restaurantes y hoteles.

Las expresiones del crimen

La violencia en Acapulco ha tenido sus macabras expresiones como lo fue el hallazgo de un cuerpo descuartizado a sólo cinco km de la zona turística del puerto, sgún reportó la secretaría de Seguridad estatal.

Hasta ahora las cifras de visitantes parecen haber resistido los embates de la violencia, pero los empresarios del sector creen que es sólo cuestión de tiempo.

"Necesitamos acciones concretas para superar la violencia y remontar la imagen de inseguridad", dijo a la AP Carlos Hernández presidente del Consejo Turístico Empresarial de Guerrero, el estado donde se ubica Acapulco.

publicidad

Los enfrentamientos entre bandas de los carteles de los hermanos Beltrán Leyva, La Familia y Los Zetas, que han cobrado una alta cuota de sangre se han tornado más frecuentes y se han vuelto comunes las masacres con decenas de víctimas.

A comienzos de enero 15 personas fueron decapitadas frente a un centro comercial, ese mismo día otras seis aparecieron muertas dentro de un vehículo tras ser sacadas de una popular discoteca de la avenida costera Miguel Alemán.

En septiembre del 2010 una veintena de turistas mexicanos fueron secuestrados, torturados y luego sepultados en una fosa común por grupos de narcotraficantes que los confundieron con miembros de un cartel enemigo.

Pese al estigma de violencia la ocupación hotelera alcanzó 90% en la temporada de diciembre del 2010, según la secretaria de turismo local y los cruceros siguen llegando al puerto, aunque algunas líneas de buques se han retirado.

Acapulco no se rinde

Acapulco, que se hizo famoso en los años sesenta convirtiéndose en un destino clásico para los estadounidenses, que lo prefirieron a La Habana tras la revolución, ha emprendido ahora una campaña para promocionarse y minimizar los efectos de la violencia.

En lugares estratégicos donde estrellas como Elvis Presley, Brigitte Bardot o Elizabeth Taylor, se paseaban o rodaban películas, se ha colocado ahora un mensaje: "Habla bien de Acá".

Pero expertos del sector creen que hace falta algo más fuerte para contrarrestar el temor a la violencia.

No basta con hablar bien de Acapulco, "se necesitan que las medidas de promoción vayan acompañadas de más seguridad para que resulte congruente", dice José Zedano, presidente del Colegio de Licenciados de Turismo, que agrupa a profesionales del sector.

Policías protestan por turnos extras

El refuerzo de la seguridad en Acapulco ha causado algunas consecuencias. Por lo menos unos 150 policías del bloquearon, hace un mes, la sede del gobierno local en protesta por la imposición de turnos extras para resguardar zonas turísticas de ataques del narcotráfico, informaron autoridades.

Los policías reclamaron por una orden que los obligaría a cumplir turnos de hasta 24 horas continuas, adoptada por el gobierno local para aumentar la vigilancia en las zonas más concurridas.

Suspenden clases

Apenas una semana después del inicio del ciclo escolar, 140 escuelas primarias en la ciudad costera de Acapulco cerraron luego de que los maestros se rehusaron a presentarse por temor a amenazas de extorsión y secuestros por parte de grupos narcotraficantes.

Unos 600 maestros en los barrios pobres de la zona montañosa de Acapulco dijeron que se sentían intimidados por los casos recientes de extorsión y secuestros, informó Julio Bernal, subcoordinador de Educación Básica de la región de Acapulco. Bernal dijo que 140 de unas 1,400 escuelas en Acapulco no abrieron sus puertas.

publicidad

Las escuelas en la región han quedado en medio de una zona de guerra entre diferentes grupos narcotraficantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad