publicidad
A un año de la tragedia en el Casino Royale en Nuevo León, norte de México.

A un año de la tragedia en Casino Royale mexicano

A un año de la tragedia en Casino Royale mexicano

La bandera mexicana fue izada a media asta en memoria de las 52 personas que hace un año murieron en el ataque al casino Royale.

A un año de la tragedia en el Casino Royale en Nuevo León, norte de México.
A un año de la tragedia en el Casino Royale en Nuevo León, norte de México.

Izan bandera a media asta en honor a las 52 víctimas

La bandera mexicana fue izada a media asta la mañana del sábado en el Cerro del Obispado, en memoria de las 52 personas que hace un año perdieron la vida en el ataque al casino Royale en esta ciudad.

¿Crees que ha habido justicia para las víctimas de esta tragedia? Participa en nuestros Foros.

La agencia mexicana Notimex detalló que durante una breve ceremonia, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, subrayó que Nuevo León sigue de luto por la gran tragedia que quedará en los registros de la infamia por el cobarde ataque contra seres inocentes.

“A las víctimas las recordaremos y las seguiremos recordando de manera especial todos los días y cada 25 de agosto, por el resto de nuestras vidas “, dijo.

publicidad

Resaltó que “nos reunimos hoy a un año de estos acontecimientos tan lamentables para unirnos a la pena que embarga a sus familias y que nunca los abandonará”.

El mandatario estatal sostuvo que “los nuevoleoneses exigimos justicia, no venganza , no somos criminales”.

Varios familiares de las víctimas, así como la mayor parte del gabinete del gobierno estatal y representantes de los poderes judicial y legislativo, estuvieron presentes en la ceremonia luctuosa.

El mandatario estatal expresó que “nada podrá compensar su dolor, que nadie ni nada va a llenar el hueco que dejó la desaparición de sus hijos, de su padres, de sus madres, de sus compañeros, de su hermanos o de sus amigos cercanos”.

“Estamos aquí para refrendar el compromiso de hacer justicia, de continuar con los esfuerzos que nos impone la ley y la solidaridad común, y para recordar hechos que no deben repetirse “, indicó. Medina de la Cruz recalcó que “Nuevo León condena estos hechos salvajes, pero la condena no es suficiente para consolar a estas familias y a la sociedad lastimada”.

“A fin de honrar a las víctimas de forma permanente, propuse ante el Congreso del Estado la pertinencia de decretar el 25 de agosto como un día de duelo” para todos los nuevoleoneses, dijo.

'Ni olvido ni perdón'

Enfatizó que para los criminales causantes de esta gran tragedia “ni olvido, ni perdón” y “no nos arredramos ante ellos, ni lo haremos jamás”.

Hace un año, un grupo de sicarios irrumpieron para prender fuego dentro del casino, presuntamente en represalia a que se negaron a pagar extorsiones. 52 personas murieron dentro del inmueble al tratar de esconderse de los sicarios, principalmente en los baños del establecimiento.

"Los nuevoleoneses exigimos justicia, no venganza. No somos criminales, no somos como aquellos que nos agreden y que se ocultan para cometer actos que no encajan en nuestra concepción del humano. No nos explicamos, ni lo haremos jamás, la magnitud de esta atrocidad", dijo, según citó por su parte Efe.

Medina señaló que en el medio de las casas de apuestas existe la corrupción. "Hay que mencionar que en esta tragedia también está la corrupción, la impunidad, la ilegalidad, la búsqueda desenfrenada de lucro de la descomposición ética", declaró.

Y reconoció que algunos funcionarios "han olvidado su deber de vigilar y de proteger, y se han convertido en protectores y cómplices de quienes nos agreden".

Hasta ahora, de los 18 señalados como responsables de la matanza, 17 ya fueron detenidos y sometidos a proceso penal.

Pero Samara Pérez Muñiz, portavoz de los familiares de las víctimas, dijo ayer a Efe que muchos de los compromisos de las autoridades aún faltan por cumplirse, entre ellos el de procesar al propietario de la casa de juegos, Raúl Rocha Cantú.

publicidad

"Hasta la fecha no sabemos absolutamente nada de él y veo que las autoridades estarían obligadas a hacer que dé la cara. A un año de distancia es ridículo que no tengamos ni idea de qué ha pasado con ese señor", afirmó Pérez, quien perdió en el incendio a su hijo Brad Xavier Muraira, de 18 años.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad