publicidad
Casillero de Carlos Jovel lleno de mensajes de sus compañeros.

Luto en la escuela por la extraña muerte de Carlos y Gustavo en el río Los Ángeles

Luto en la escuela por la extraña muerte de Carlos y Gustavo en el río Los Ángeles

“Siempre estarán en nuestros corazones”, “nunca serán olvidados” y "los extrañaremos", son algunos de los mensajes que cubren los casilleros de Carlos y Gustavo, dos estudiantes hispanos que murieron en el río Los Ángeles por razones que se investigan y cuya desaparición ha conmocionado a la comunidad escolar en la ciudad.

Casillero de Carlos Jovel lleno de mensajes de recuerdos de sus compañeros
Casillero de Carlos Jovel lleno de mensajes de recuerdos de sus compañeros

LOS ÁNGELES, California.- Los casilleros de Carlos Jovel y Gustavo Ramírez están cubiertos desde el lunes por los mensajes de sus compañeros de escuela que aún no se explican cómo esos dos adolescentes acabaron en el fondo del río Los Ángeles, donde su cadáveres fueron recuperados el domingo.

Ambos jóvenes desaparecieron el viernes 29 abril. Ese día, tras las clases, se fueron a lanzar rocas al río. Alguien los vio antes de perder la vida esa noche y alertó a las autoridades, que ahora investigan qué pasó en aquel lugar donde este lunes sus seres queridos les recordaron con una vigilia.

Carlos tenía 16 años y era un amante de las pupusas mientras que Gustavo, de 15, a quien le decían “Smiley” (sonriente), era mediocampista de los “Wolves” (lobos), el equipo de futbol de la escuela.

“Me hacía reír mucho”, dijo Sandra Jovel a Univision Los Ángeles sobre su hermano Carlos, hijos de una pareja de inmigrantes salvadoreños.

Gustavo Ramírez (i) y Carlos Jovel (d) fallecieron en el río Los Ángeles
Gustavo Ramírez (i) y Carlos Jovel (d) fallecieron en el río Los Ángeles

Los jóvenes eran estudiantes de la preparatoria Sotomayor Learning Academies, ubicada en el vecindario de Glassell Park, junto al río en el que rescatistas del Departamento de Bomberos encontraron sus cuerpos la tarde del domingo.

“Dos lobos más caídos”, escribió en Twitter una estudiante de la misma escuela al enterarse de la tragedia.

La muerte de estos dos adolescentes se suma a la de Briana Gallegos, quien fuera también estudiante de la preparatoria Sotomayor y fue asesinada en octubre de 2015 en un parque público de Montecitos Heights a la edad de 17 años.

Mensajes de despedida

Este lunes varios de sus compañeros de clase vistieron de blanco en memoria de Carlos y Gustavo.

Sus casilleros fueron cubiertos con notas adhesivas en las que compañeros de clase expresaron su pesar: “Los extrañaremos”, “siempre estarán en nuestros corazones”, “nunca serán olvidados”, “para mi ‘homie’ Carlos”, “para el compa Gustavo”.

publicidad

Pese a que la tristeza poco la dejaba hablar, Sandra contó a Univision Los Ángeles que Carlos, su único hermano, solía hacerle bromas y contarle chistes.

“Carlos y Gustavo eran muy buenos amigos, desde que iban en la Nightingale (secundaria en Cypress Park), les gustaban mucho los videojuegos”, dijo Sandra.

Sobre lo que su hermano quería hacer en el futuro, Sandra comentó que Carlos solía decir que aún tenía mucho tiempo por delante para pensar en eso.

El día que desaparecieron, mencionó la hermana de Carlos, se suponía que irían a jugar básquetbol a un parque, pero como otros amigos desistieron Carlos y Gustavo decidieron ir al río, donde solían tirar rocas sobre el agua.

La familia, comentó Sandra, empezó a preocuparse cuando Carlos no llegaba a casa, por lo que para las 7:00 de la tarde empezaron a buscarlo.

Decenas de personas recuerdan a Carlos y a Gustavo, fallecidos en el río.
Decenas de personas recuerdan a Carlos y a Gustavo, fallecidos en el río.

La Policía de Los Ángeles (LAPD) decidió realizar la búsqueda en el río luego de que recibieron una pista de que dos jóvenes habían sido vistos en la orilla del agua, cerca de la intersección de San Fernando Road y Division Street, donde el cauce tiene una profundidad aproximada de 12 pies (4 metros).

Este lunes, decenas de personas acudieron con flores y globos al lugar donde se encontraron los cadáveres para celebrar una vigilia en memoria de las víctimas.

Hasta la fecha la hipótesis que se baraja sobre lo ocurrido es que uno de los adolescentes cayó al agua el viernes por la noche por razones que se desconocen y el otro se tiró tras él para ayudarle. La policía ha aprovechado la tragedia para insistir en la peligrosidad del aparentemente tranquilo río Los Ángeles.

Lea también:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad