null: nullpx
Muertes

Dos fotos cuestionan que el adolescente hispano muerto a manos de la policía estuviera armado

Los abogados de la familia de Jesse James Romero exigieron que el Departamento de Policía de Los Ángeles muestre la grabación de los oficiales que le dispararon para esclarecer el caso.
13 Ago 2016 – 9:02 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Los abogados de la familia de Jesse James Romero, un hispano de 14 años que murió a manos de la policía el martes pasado en Boyle Heights, revelaron dos fotografías en las que aseguran se demuestra que el menor no estaba armado cuando los oficiales le dispararon.

Antonio Rodríguez, uno de los abogados de la familia, describió una imagen tomada por un testigo en la que se observa el cuerpo del joven tendido en la banqueta y al otro lado de una barda con barrotes, a unos seis pies de distancia, el arma con la que presuntamente habría disparado a los oficiales.

Rodríguez indicó que en el caso de que Romero llevase con él un arma sería improbable que esta apareciese tan lejos del cuerpo.


De acuerdo con la versión del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), cerca de las 17:35 (hora local) Romero –a quien relacionan con una de las 34 pandillas que operan en Boyle Heights- y otro joven fueron reportados por pintar un grafiti.

Cuando los oficiales se acercaron, Romero empezó a correr y la policía lo siguió hasta la intersección de la avenida César Chávez y la calle Breed, donde el joven supuestamente abrió fuego contra los oficiales.

Los agentes respondieron a la agresión, según la versión oficial, e hirieron fatalmente al menor, que fue declarado muerto en la escena donde se recuperó un revólver.


“Queremos ver las cámaras que llevan los oficiales. Nunca sabremos la verdad hasta que no veamos las imágenes de lo que ocurrió”, insistieron los abogados.

El caso, explicaron, apenas está armándose y están en proceso de buscar más testigos que puedan ayudarles a descubrir cómo ocurrieron los hechos.

“Nunca imaginamos que Jesse tuviera un arma”

Bryan y Justin, dos amigos de Richard Romero, hermano de Jesse James, declararon a Univision Noticias que descubrir que el joven había sido baleado por la policía fue "una sorpresa".

"Nunca imaginamos que Jesse tuviera un arma", declaró Bryan, que al igual que su amigo Justin declinaron dar su apellido.


Su amistad con los hermanos Romero data de hace siete años, recordaron los dos jóvenes, que no entienden que se esté considerando que Jesse James tenga relación con una pandilla de Los Ángeles.

“Fue muy buen niño, nunca esperé que le pasara esto a él. Lo conocimos por su hermano, desde siempre fue el mismo, era calmado, honesto, nos hacía reír mucho (…) Richard es como un hermano para mí y esto fue muy triste para él, le hemos dicho que estamos aquí para él”, lamentaron.

Lea también:


RELACIONADOS:MuertesTiroteosCrímenesSucesosHispanos
Publicidad