publicidad
Rose Chacón abraza a su hija tras recuperarla en Perú

La custodia de Adrianna, una historia de película

La custodia de Adrianna, una historia de película

Supuestos raptos, abusos y mafias internacionales dan vida a la historia de una lucha descarnada por la custodia de una niña latina de 5 años

Rose Chacón abraza a su hija tras recuperarla en Perú
Rose Chacón abraza a su hija tras recuperarla en Perú

@fernandomexia / fmexia@univision.net

La lucha por la custodia de una niña californiana de 5 años ha alcanzado una dimensión dramática propia de una película de Hollywood en la que no faltan acusaciones por secuestros y abusos sexuales, supuestas mafias internacionales, encarcelamientos y hasta un operativo policial de rescate en Perú, con helicóptero incluido, que mantuvo al país andino en vilo durante un día.

La historia de la patria potestad de la menor pasó del ámbito privado a convertirse en un fenómeno mediático cuando el pasado 10 de febrero la pequeña Adrianna Kent fue arrebatada por la fuerza de manos de su madre, la ciudadana peruana-estadounidense Rose Chacón, cuando ambas caminaban cerca de su domicilio en San Borja, en la provincia de Lima.

Chacón, de 29 años, denunció de inmediato el suceso a las autoridades y la prensa recogió el testigo. En pocas horas su cautivador testimonio dio la vuelta al país. La mujer relató que dos extranjeros que no había visto nunca la asaltaron, agarraron a su hija y huyeron en un automóvil. Tras la incertidumbre inicial, ella centró las sospechas del presunto rapto en su exmarido, el estadounidense Dustin Kent, de 32 años.

Rose Chacón relata cómo le arrebataron a su hija
Rose Chacón relata cómo le arrebataron a su hija

"Hace 20 minutos dos tipos blancos altos, uno con barba, los dos con 'blue jeans' y polo azul se bajaron del carro y me empujaron, y se llevaron a mi hija Adrianna Kent Chacón de 5 años de edad. Por favor, se lo suplico, ayúdenme a tratar de encontrar a mi hija", dijo la madre en un mensaje en Facebook.

La repercusión que tuvo el suceso fue clave para que la policía localizara a la niña al día siguiente (11 de febrero) cerca de un hostal en la zona costera de San Bartolo, a unas 24 millas al sur de Lima. Adrianna, como había anticipado Chacón, estaba en posesión de su padre. Kent fue arrestado junto con un ciudadano británico, Kevin Critchley.

La pequeña fue transportada en helicóptero hasta una base aérea en Lima donde las cámaras de televisión captaron en vivo el emotivo reencuentro con su madre, que estuvo acompañada por personal ministerial y por el director general de la Policía Nacional de Perú (PNP), Vicente Romero.

publicidad

"Quiero expresarles mi inmenso agradecimiento por toda su ayuda. Me doy cuenta de que estamos unidos como país y que uno nunca está solo", declaró Chacón en Facebook.

Mientras la mamá trataba de reponerse del susto, de nuevo con su hija, el papá era esposado y pasaba a disposición judicial, junto con Critchley. El día 13, un juez ordenó dos meses de prisión preventiva contra ambos mientras se esclarecen las circunstancias del incidente.

Rose Chacón tras recoger a su hija Adrianna Kent del helicóptero en Lima
Rose Chacón tras recoger a su hija Adrianna Kent del helicóptero en Lima

Kent está acusado de instigar el asalto sufrido por Chacón y su hija Adrianna. Critchley ha sido señalado como el autor material del mismo. No se ha encontrado al segundo supuesto atacante mencionado por la madre.

El padre se ha declarado inocente y no solo reclama su liberación, también que la justicia peruana valide el fallo emitido el 24 de abril de 2015 por la Corte Superior de California en el condado de Los Ángeles. Esa sentencia le concede la custodia total sobre su hija.

Rose Chacón abandonó EE.UU. con su hija el 22 de enero de 2015 sin tener el consentimiento del padre, ni autorización judicial.

“No existe la figura del secuestro entre padres, pero si existió alguno fue por parte de la señora”, declaró a Univision en Los Ángeles el abogado de Kent –que también defiende a Critchley-, Sandro Monteblanco, del despacho Monteblanco & Associates que ejerce tanto en Estados Unidos como en Perú.

De romance a pesadilla

Dustin Kent y Rose Chacón se conocieron en Los Ángeles en 2006, un año después de que ella llegara a Estados Unidos desde Perú con la intención de buscarse la vida. La mujer confiaba que obtendría una visa de estudiante, aunque terminó quedándose en el país de forma irregular y empezó a trabajar como cuidadora de ancianos. Su labor la llevó hasta un centro comunitario de la red YMCA donde Kent estaba empleado como socorrista.

Rose Chacón, madre de Adrianna Kent
Rose Chacón, madre de Adrianna Kent

“Éramos inseparables”, comentó Chacón a Univision. Tras un año de noviazgo, la pareja contrajo matrimonio. La mujer regularizó su situación y emprendió una carrera que la llevó a tener un puesto de gestión en una oficina de Wells Fargo en el distrito de North Hollywood, en Los Ángeles. Chacón tomó el rol de mantenedora de la familia mientras que su esposo cursaba Enfermería. El nacimiento de Adrianna, según explicó la madre, fue buscado y deseado, pero los desencuentros de pareja llevaron a que ella pidiera el divorcio en 2012.

Los tribunales concedieron a la pareja la custodia compartida y Chacón, según su testimonio, empezó a pasar una pensión a su ex. La relación se mantuvo en un clima de cordialidad a pesar de la separación hasta que en septiembre de 2014, según cuenta la madre, la niña le dice que su padre le hacía tocamientos de índole sexual. Chacón explicó que la menor describió los supuestos actos lascivos con detalle. Ella recordó que en alguna ocasión había cazado a su entonces esposo bañándose desnudo con Adrianna.

publicidad

Evaluaciones contradictorias

La mujer denunció entonces al padre por abuso de menores y Kent pasó a tener acceso restringido -y siempre bajo supervisión- a su hija mientras las autoridades determinaban la verosimilitud de la acusación.

Un primer informe del caso realizado por la psicóloga especializada en pediatría Mónica Shahbaznia Álvarez, radicada en Beverly Hills, y pagada por Chacón, dio credibilidad a los hechos denunciados.

“En este caso recomiendo firmemente la norma del tribunal para mantener a salvo a Adrianna, ya que creo que es probable que su padre, Dustin Kent, abusó sexualmente de ella”, escribó la doctora.

Las conclusiones de Álvarez fueron posteriormente desacreditadas por el doctor Jeffrey Arden, un psicólogo forense experto en evaluaciones psicológicas en litigios por custodias y colaborador habitual de los tribunales angelinos. A su juicio, el trabajo de su colega ignoró los protocolos para casos de abusos.

“En mi opinión profesional, ella no evaluó correctamente a la niña, a los padres, ni realizó investigaciones colaterales, ni entrevistó a los médicos de la menor, ni a su maestro, ni a ningún individuo que pudiera haber ofrecido cualquier dato de análisis responsable y objetivamente”, declaró Arden. A su modo de ver, es “ altamente improbable que (Kent) hubiera abusado de cualquier niño”.

publicidad

Huida, absolución y custodia

La jueza Virginia Keeny dio por bueno el análisis de Arden en la vista celebrada el 24 de abril de 2015, día en el que concedió al padre la custodia total sobre la menor. En su sentencia, la magistrada señaló que la acusación carecía de fundamentos y exhibía un intento de la madre por interferir en los derechos paternos de Kent.

Para cuando se produjo el fallo, Chacón ya llevaba tres meses en Perú con su hija. A los ojos de Keeny eso resultaba una “fuerte evidencia de secuestro de un menor”. Kent recurrió entonces a la Conferencia de La Haya, organismo que regula las relaciones entre países en los casos de sustracción internacional de menores.

Preguntada por su precipitada salida de Estados Unidos, Chacón explicó que durante los meses de litigio ella se endeudó y empezó a inquietarse al ver que la acusación no se resolvía. Percibía que su exmarido estaba tratando de dilatar el proceso con cambios sucesivos de abogados.

“Yo no podía dejar a mi hija en manos de él y tomé la decisión de venirme (a Perú). Fui al consulado (en Los Ángeles) y me dijeron que Perú me iba a amparar”, indicó Chacón, que insistió en que ninguna autoridad le impidió irse de Estados Unidos con la niña y que se fue en un momento en el que ella se hacía cargo de Adrianna ya que Kent tenía limitada la custodia.

publicidad

El abogado Jesús Eduardo Arias, especialista en casos de raptos internacionales de menores, explicó a Univision que la madre “no tenía el derecho a sacar a la menor del país sin una orden judicial o el consentimiento del padre”.

“Es un acto ilegal que viola el derecho del padre”, afirmó Arias.

Dustin Kent, padre de Adrianna Kent
Dustin Kent, padre de Adrianna Kent

En busca de Adrianna

Un año después de la llegada de Chacón a Perú, Kent emprendió el viaje al país andino con el objetivo de recuperar a su hija. El abogado Monteblanco contó que su defendido había localizado a su expareja a través de las redes sociales después de meses de búsqueda. Según su versión, el hombre entró solo en Perú y allí quedó con un amigo (Critchley), quien habría viajado hasta el país andino con el único afán de “hacer turismo” y compartir los gastos de la estancia con Kent.

Monteblanco sostuvo que fue el padre de Adrianna quien el 10 de febrero fue al encuentro de Chacón y la niña, que lo hizo solo y que se llevó a la menor porque era su derecho, al tener la custodia.

publicidad

“Es un padre preocupado, asustado, con muchas ganas de ver a su hija. No se la quita, la retoma”, declaró Monteblanco que admitió que la acción de llevarse a la niña por la fuerza no fue “la mejor decisión” y que “quizá” el papá “cometió un error de juicio”.

“Solo trataba de llevarla a casa”, comentó brevemente Kent, ante las cámaras del programa de televisión peruano Punto Final.

Dustin Kent está en prisión por presuntamente raptar a su hija en Perú
Dustin Kent está en prisión por presuntamente raptar a su hija en Perú

Chacón negó reiteradamente que Kent estuviera presente en el momento del asalto y que la sustracción fue ejecutada por “dos desconocidos”.

La investigación de los hechos, que podrían incluir las cámaras de seguridad de la zona donde sucedió el incidente, así como testimonios de testigos, podría contribuir a aclarar esta discrepancia.

Mafia internacional

En el momento en el que Adrianna es separada de su madre y se alerta a la policía peruana, se pone en marcha un dispositivo para tratar de evitar que la niña suba a un avión y abandone el país. Una hipótesis que barajan las autoridades es que el padre y la menor se dirigieran hacia la frontera sur con el fin de cruzar a Bolivia.

Monteblanco insistió en que su cliente tenía planeado instalarse en Perú con la niña, en una zona de playa, hasta que se resolvieran su denuncia por la custodia.

publicidad

El director de Investigación Criminal de la PNP, José Luis Lavalle, declaró que su departamento sabría de la existencia en el país de “elementos extranjeros que tendrían la finalidad de sacar ilegalmente a una menor”, según un testimonio realizado a Punto Final. En ese mismo reporte, el general Óscar Gonzales, jefe de la división de Trata de Personas de PNP, señaló que un ciudadano británico (Critchley) habría llegado a Perú a través de Colombia –algo que no negó Monteblanco- con un pasaje de avión comprado por una entidad llamada CARI dedicada “al rescate de menores en otros países”.

Gonzales aseguró que tenían localizado a Critchley, que ha sido descrito como un exmilitar británico, pero que no sabían “quién iba a ser su víctima”. El periódico La República, publicó una cita de Gonzales en la que manifestó que el británico “sería integrante de una mafia internacional” que llega a cobrar más de 200,000 dólares “para sustraer menores en países extranjeros”.

Monteblanco rechaza esas acusaciones y se limita a decir que Critchley es otra víctima de esta situación, que estaba en el lugar incorrecto en el momento equivocado.

CARI

Univision en Los Ángeles contactó con CARI (Child Abduction Recovery International), una organización que se describe como “especialistas en recuperación de niños en todo el mundo” que cuenta con personal que ha servicio en grupos militares de élite y que actúan de forma “no violenta”.

Logo de CARI - Child Abduction Recovery International
Logo de CARI - Child Abduction Recovery International

En un comunicado ( lea aquí el texto completo), CARI desmiente tener algo que ver con el caso de Adrianna Kent y niega cualquier vínculo laboral con Kevin Critchley. El texto va más allá y, además de criticar la actuación de las autoridades peruanas, afirma que están protegiendo a la “persona errónea” (por Chacón) que es quien habría generado “una tormenta mediática” para confundir a la opinión pública con el propósito de crear un “ambiente de culpabilidad” en torno al padre.

“Un 99% de las madres que se llevaron a sus hijos y se marcharon a otros países, acusaron falsamente a los padres de abusar sexualmente de los niños, ya que este es el único modo de dar legitimidad a sus acciones ilegales”, se lee en el documento de CARI.

publicidad

La organización confirmó a Univision que cuentan ya con un equipo de abogados en Perú que está preparando una demanda por difamación contra la policía peruana y medios de comunicación de ese país.

Adrianna Kent

En estos momentos, la pequeña Adrianna Kent está bajo los cuidados de su madre, que describe su comportamiento como de “movido” tras lo ocurrido. Chacón dice que evita interrogarla sobre su experiencia durante las horas que pasó con su padre este mes.

“Ella lo adora porque es su papá. Estaba feliz de ver a su papá”, indicó la madre que recordó que su hija no está traumatizada por los mencionados –pero no demostrados judicialmente- abusos sexuales porque los tocamientos los asimiló como “palmazos” que la “fastidiaban”.

Las autoridades peruanas tienen ahora una doble tarea. Por una parte, valorar la denuncia de sustracción de menores realizada por Kent remitida a Perú a través de La Haya, un fallo definitivo que, con apelaciones incluidas, podría demorarse hasta 6 años; por otra, determinar si existe causa delictiva contra el padre (que podría ir a prisión por 2 años si fuera condenado por sustracción de menores en Perú) y su acompañante británico (el delito de secuestro puede conllevar hasta la cadena perpetua).

Rose Chacón con las manos a la cara. Delante D. Kent y K. Critchley (c)
Rose Chacón con las manos a la cara. Delante D. Kent y K. Critchley (c)

Chacón confía en que los tribunales de su país la protejan a ella y a su hija de un exmarido al que ve un pederasta, por mucho que un tribunal de Estados Unidos diga lo contrario, y que está dispuesto a hacer lo que sea necesario para quedarse con Adrianna, incluso viajar a un país extranjero y arrebatársela de sus brazos en plena calle.

Monteblanco habla de corrupción en Perú y cree que existen presiones para encontrar pruebas que incriminen a su defendido, un hombre que ha visto su honor cuestionado por su exmujer, la misma que se llevó a su hija de Estados Unidos sin su consentimiento. Un californiano que, cansado de esperar que los tribunales le devolvieran a su hija, optó por recuperarla por la fuerza.

Lea también:

publicidad

CARI niega relación con el caso de Adrianna Kent

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad