publicidad
Niño en un aeropuerto a la espera de que salga un avión

Disputas por hijos, cuando la guerra por la custodia cruza fronteras

Disputas por hijos, cuando la guerra por la custodia cruza fronteras

Cada año se producen centenares de sustracciones ilegales de menores por parte de uno de sus padres, que cruza la frontera entre México y EE.UU.

Niño en un aeropuerto a la espera de que salga un avión
Niño en un aeropuerto a la espera de que salga un avión

@fernandomexia - fmexia@univision.net


El caso de la pequeña Adrianna Kent, una californiana cuya custodia ha llevado a los padres tomar decisiones extremas, es un ejemplo de una realidad que afecta a muchas familias que suman al fracaso de su matrimonio un encarnizado pleito internacional por tener la patria potestad de sus hijos.

Cada año centenares de papás y mamás con custodia parcial sobre sus niños abandonan Estados Unidos (179 de ellos fueron a México en 2014) y regresan a su país de origen con los menores, sin que su ex tenga conocimiento, con la esperanza de que las fronteras amparen una decisión que probablemente no se sostendría ante un juez.

Adrianna Kent

Esa actuación unilateral y "de facto", si bien no es un crimen penal en Estados Unidos, es una violación de la legalidad ya que arrebata a los niños y a uno de los padres el derecho de estar juntos. Esto fue lo que hizo la peruana-estadounidense Rose Chacón en enero 2015, cuando se fue con Adrianna a vivir a Perú, mientras que su esposo, el californiano Dustin Kent, era investigado por presuntos abusos sexuales.

Rose Chacón se reencuentra con su hija
Rose Chacón se reencuentra con su hija

Chacón justificó su actuación por la situación económica que atravesaba, los cambios de abogados de su exmarido que retrasaban el proceso por pederastria y su temor a que los tribunales pudieran fallar a favor del hombre, según contó a Univision en Los Ángeles.

Los cargos por abusos fueron desestimados y Kent quedó libre de culpas, aunque sin su hija. Para cuando se produjo la sentencia, Chacón llevaba tres meses en Perú con su niña. Los tribunales estadounidenses dieron entonces toda la custodia a Ket, quien quedó a merced de un sistema de reclamación legal internacional que requiere de la cooperación entre países.

Dustin Kent está en prisión por presuntamente raptar a su hija en Perú
Dustin Kent está en prisión por presuntamente raptar a su hija en Perú

Un año después, an vista de que sus demandas no avanzaban, se fue a Perú para arrebatarle la niña a la madre por la fuerza. Consiguió recuperar a Adrianna por unas horas, pero fue atrapado y se encuentra en prisión preventiva hasta que se aclare lo ocurrido.


No son raptos

"En estos casos no se puede hablar de secuestros", comentó a Univision en Los Ángeles el abogado Jesús Eduardo Arias, experto en casos de custodias de menores entre Estados Unidos y México, una frontera caliente en este tipo de disputas.

Países como EE.UU., México y Perú son firmantes del Convenio de La Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores, un marco legal que establece el sistema de reclamación de niños entre países cuando uno de los padres se los ha llevado sin consentimiento.

publicidad

Ese cauce administrativo y judicial, si bien es la vía correcta de proceder, implica una larga espera para el padre demandante. La media de días que en 2014 se tardó en localizar a menores sustraídos a México en estos casos fue de 284 días. Arias cree que, sin abogados de por medio que ejerzan presión, el progenitor que reclama a su hijo debería considerarse "muy afortunado" si lo logra antes de que pase un año.

El tiempo es un factor clave también a la hora de pedir la devolución del menor. Si no se hace en menos de un año, los tribunales podrían entender que el niño estaría ya arraigado en el nuevo país y, por tanto, se podría determinar que el menor tendría derecho a quedarse donde está. En ese caso, el progenitor demandante habría de plantearse mudarse hasta allí.

Lo mismo pasaría si el proceso de reclamación tardará años en llegar a un fallo sobre custodia. De nuevo, el menor podría tener su vida hecha ya donde reside.

"Es injusto", reconoció Arias, que la burocracia complique que se devuelva al niños al padre que reclama.

En general, la huida sin autorización a otro país con un hijo suele ser difícil de argumentar ante los tribunales que se encargan del cumplimiento del convenio internacional de La Haya.

"Hay que demostrar que el regreso es un riesgo muy grave para el menor", explicó Arias. Se trata de situaciones de abusos sexuales, por ejemplo, o cuando una familia ha sido objeto de un homicidio o secuestro. La violencia existente en un lugar, el ambiente de pandillas, la corrupción y otras situaciones genéricas que no implican directamente al caso en estudio, no son válidas para justificar la sustracción internacional del menor.

El abogado de Dustin Kent, que lleva la restitución de Adrianna, Sandro Mendoza, aseguró que en ese pleito la justicia peruana se demoró "un año casi" en admitir a trámite la demanda -algo que ocurrió recientemente-, aunque lo hizo en la provincia equivocada.

Lea también:

La custodia de Adrianna, una historia de película

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad