publicidad

Liberan a presunto asesino

Liberan a presunto asesino

El único sospechoso detenido por la muerte de un policía hispano de Chicago fue liberado el miércoles por falta de pruebas.

Liberan a presunto asesino 528b0c4b05914927a60bf2f1bc191725.jpg

No descartan cargos en el futuro

CHICAGO, Illinois - El único sospechoso detenido por la muerte de un policía hispano el mes pasado, aparentemente durante un intento de robo, quedó en libertad el miércoles por falta de pruebas.

En una declaración conjunta, el fiscal del condado de Cook, Dick Devine, y el superintendente de la Policía de Chicago, Jody Weis, informaron que los cargos presentados contra Jason Austin, de 26 años, fueron retirados.

Igualmente, aclaran, la decisión "no impide nuevos cargos en el futuro".

Según la declaración, la decisión fue motivada por cuestionamientos surgidos en las declaraciones de testigos, "pero la investigación continúa con el seguimiento de cualquier evidencia que nos pueda orientar".

publicidad

Austin, detenido y acusado el 18 de agosto, estaba preso sin fianza por su presunta participación en la muerte del agente Robert Soto, de 49 años, y su amiga Kathryn Romberg, de 45.

Los dos fueron atacados a balazos a la 1:30 de la madrugada del 13 de agosto, cuando conversaban en el interior de una camioneta en la zona oeste de Chicago.

Según la acusación presentada entonces por la fiscalía, Austin se aproximó por el lado del conductor, apuntó con un arma a los ocupantes de la camioneta y anunció que se trataba de un robo.

Después de revisar la cartera de Soto, el sospechoso habría efectuado varios disparos hacia el interior del vehículo.

Soto, quien trabajaba en el escuadrón anti bombas y estaba fuera de servicio al momento del incidente, llamó al 911 y pudo informar que los atacantes serían tres hombres que fugaron en un automóvil color marrón.

La mujer murió en el lugar, mientras que Soto sobrevivió 24 horas más pero no pudo hacer más declaraciones a la Policía de Chicago.

Cuatro testigos identificaron inicialmente a Austin como uno de los ocupantes de un Buick Regal marrón visto en la zona, pero luego cambiaron su declaración.

Asimismo, imágenes tomadas por cámaras de vigilancia en el área mostraron que el vehículo utilizado por los presuntos atacantes era diferente del Buick, propiedad de Austin, y que en el momento del ataque estaba en un taller en reparación.

Versiones periodísticas afirmaron el miércoles que los testigos se desdijeron, aparentemente por temor a represalias.

Según una fuente citada por el diario Sun-Times de Chicago, los investigadores del caso tratarían de probar que algunos testigos cambiaron sus declaraciones después de ser intimidados.

La policía informó que por el momento no tiene otros sospechosos bajo investigación por este caso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad