publicidad

Especial La Fiesta del Chivo 4 Negocios

Los negocios de Trujillo

Rafael Leonidas Trujillo lo controlaba todo: Era dueño del capital, las armas y el gobierno. Poseía cientos de miles de hectáreas de las mejores tierras cultivables, palacetes, mansiones y casas de recreo.

Trujillo monopolizó las fuentes de trabajo del país: las principales industrias (incluyendo buena parte de la azucarera), el sistema bancario y muchas ramas del comercio tanto nacional como internacional.

El comercio local, el comercio internacional... nada con interés económico escapaba a las miradas del dictador y su familia.

Los negocios de Trujillo y su control sobre la producción, la distribución y los precios, estimularon la economía dominicana. Durante su gobierno se construyeron obras de infraestructura y grandes edificios públicos.

Adicionalmente, aumentaron dramáticamente las exportaciones de productos agrícolas, que tuvieron gran demanda durante los años de guerra.

El dictador usó su poder para beneficiar sus negocios y los de sus familiares y socios. Estos son algunos de los negocios en los que estuvo involucrada su familia: (Pase el cursor sobre las fichas para ver la información)



Banca

La tercera esposa de Trujillo, María Martínez, manejaba una casa de crédito que adelantaba el sueldo a los trabajadores del Estado y les cobraba un tres por ciento de comisión. Su esposo promulgó leyes que criminalizaban la usura y sancionaban a los pequeños prestamistas.



Ferreterías

María Martínez, la esposa de Trujillo, controlaba también la venta de muchos materiales de construcción y manipulaba los precios. Trujillo fijaba por decreto el precio de los clavos, por ejemplo, dependiendo de la oferta.



Harina

Todas las panaderías debían pagar al Estado 25 centavos de dólar por cada kilo de harina que utilizaran.



Sal

Trujillo compró un depósito de sal y pidió al Congreso que prohibiera la extracción de sal de mar con el pretexto de proteger los litorales. Posteriormente fundó la Salinera Nacional.



Leche

Luego de expropiar vastas tierras y muchas cabezas de ganado, Trujillo estableció la Central Lechera y sometió a los campesinos a vender su producto en un sector que él controlaba.



Maní

El dictador firmó una ley de exención de impuestos a todas las industrias “innovadoras”. Luego fundó la Sociedad Industrial Dominicana, dedicada al novedoso proyecto de extraer aceite de maní.



Zapatos

Trujillo compró la Fabrica Dominicana de Calzado que manufacturaba los zapatos que el ejército y la policía exigían a sus oficiales. Además, impuso ordenanzas que prohibían que los campesinos entraran descalzos a las ciudades.



Seguros

Trujillo promulgó una ley que exigía que las empresas aseguraran a sus trabajadores contra accidentes. Poco después fundó la Compañía de Seguros San Rafael que aseguró a todos los trabajadores del Estado.



Pintura

Por decreto, el gobierno ordenó que cada año los dominicanos pintaran sus casas. La medida beneficiaba a Trujillo, dueño de la Fábrica Nacional de Pintura.



Medios

Trujillo controlaba El Listín Diario, el periódico más leído del país, en el cual se publicaban sólo las noticias que beneficiaban al régimen. Auspició la creación de la Voz Dominicana (Televisora Nacional) y el diario La Nación, los cuales se convirtieron en medios de la propaganda oficial.



Deuda externa

En una maniobra que le dejó dividendos políticos y económicos, Trujillo canceló en 1947 la deuda externa de su país al tiempo que adquirió la sucursal del National City Bank y creó el Banco de Reservas.



Tratados

Por décadas, Estados Unidos controló las aduanas en República Dominicana, para asegurarse el pago de la deuda externa. En 1940, el presidente dominicano y el secretario de Estado de los Estados Unidos firmaron el tratado Trujillo-Hull que devolvió el control de las aduanas al gobierno de la isla.

Trujillo y sus familiares también manejaban la Corporación Dominicana de Electricidad, la Lotería Nacional, el comercio de arroz a través de Exportadora Dominicana, la Compañía Anónima Tabacalera que tenía el monopolio de la confección de cigarros, un servicio de lavandería para los militares, la Naviera Dominicana y Dominicana de Aviación.