publicidad
Silueta de rostro de mujer

¿Víctima de secuestro o hija despechada? Los testigos cuestionan a Mayra

¿Víctima de secuestro o hija despechada? Los testigos cuestionan a Mayra

La supuesta víctima se sentía "muy abandonada" por el presunto captor y le reprochaba que no tuvieran vida sexual, según una testigo

La acusación de secuestro y abusos vertida por la mexicana Mayra por quien durante una década fue su pareja, Isidro Medrano García, fue puesta en evidencia este miércoles en los tribunales del condado de Orange, en el sur de California, por el testimonio de quien fuera la niñera de la hija de ambos, María Padilla.

Padilla contó al jurado que la joven, que ahora tiene 26 años, reconoció sentirse "muy abandonada" por Medrano debido a la cantidad de horas que el hombre pasaba trabajando, lo que además había perjudicado su vida sexual.

“Laura (Mayra) me empezó a decir que ella estaba teniendo problemas con Tomás (Isidro) porque ella no tenía relaciones con él ya se quedaba dormido”, relató Padilla, residente en Bell Gardens.

Entre 2004 y 2014, Mayra y Medrano usaron identidades falsas y realizaron vida en común, hasta el punto de casarse y tener una hija. Padilla cuidó a la pequeña cuando ésta tenía entre año y medio y dos años.

María Padilla, niñera del bebé de Mayra Neli y Isidro Medrano
María Padilla, niñera del bebé de Mayra Neli y Isidro Medrano

La niñera relató una conversación de dos horas que tuvo con Mayra en la que la mujer se mostró triste por los problemas de su relación con Medrano.

“Entonces yo le comenté que le vi que trabajaba mucho. Traté de darle un consejo: Le dije
que, a veces, en los matrimonios eso pasa”.

Dos o tres día después, la niñera convocó a los dos padres a una reunión en su casa para comentarles que, por el bien de la pequeña, tenían que pasar más tiempo con ella.

En aquella época, Medrano y Mayra dejaban a su hija bajo el cuidado de Padilla de seis de la mañana hasta las nueve, diez u once de la noche. Según la niñera, la prolongada ausencia de sus padres era la causa del cambio de actitud que había notado en la hija, que ahora se mostraba más “rebelde”.

publicidad

También reveló que, con el tiempo, la pareja y ella habían ido estrechando lazos y que participaron en algunas actividades con otros miembros de la iglesia. En una ocasión, fueron incluso de viaje al desierto de Mojave.

Isidro Medrano García
Isidro Medrano García

Secuestro o huida

Las declaraciones de Padilla volvieron a hacer hincapié en que Mayra tenía una mala relación con su madre, Rosa, que en 2004 era la novia de Medrano. Todos convivían en un apartamento en Santa Ana donde la joven, que entonces era una menor de edad al tener 15 años, había empezado a tener relaciones sexuales con el hombre. Mayra admitió peleas violentas con su madre.

Padilla declaró este miércoles que Mayra le llegó a decir “que su madre era una perra”. El interrogatorio a los testigos por parte de Seth Bank, abogado de la defensa, también evidenció que la presunta víctima le dijo a un policía que, el día de su supuesto secuestro, se marchó “enfadada” de la casa pensando que su madre no la quería y que la “odiaba”.

Mayra se reencontró con su madre y su hermana a través de las redes sociales en 2014 justo después de llamar un día a la policía para denunciar maltrato por parte de Medrano, quien supuestamente la magulló cuando trató de forzarla a tener sexo con ella, según el testimonio de la acusadora.

La mexicana insiste en que el hombre la drogó en un parque donde ella se fue tras una disputa doméstica y la encerró en un garaje, para después obligarla a vivir bajo una identidad falsa y formar una familia.

Mayra, no obstante, disfrutó de libertad e hizo vida normal, a los ojos de quienes la conocieron durante su presunto cautiverio. Visitó Disneyland, fue a clases de informática y de zumba, y celebró fiestas con amigos sin que nadie sospechara nada.

Ella declaró en el juicio que durante esos años fingió ser feliz porque no quería que Medrano se enfadara con ella y temía que, si decía algo a la policía, sería deportada al encontrarse en situación ilegal en Estados Unidos.

No quería que me golpeara como golpeaba a mi mamá“, lamentó Mayra. “No es que no quisiera irme, sino que debía estar ahí; no tenía a dónde ir y nadie buscaba por mí“.

Lea también:

Inicia el juicio contra latino acusado de raptar y violar a la hija de su novia por 10 años
Ex de Medrano: "Me golpeaba en la cara con el puño cerrado"

publicidad


Presunta víctima de Medrano describe los abusos sexuales
Famosa víctima de rapto infantil no testificará en el juicio contra Medrano
Cuando Mayra se convirtió en Laura, historia de un presunto rapto
Acusado de rapto llora tras oír que su supuesta víctima no era feliz
Niega que su rapto de 10 años sea un montaje

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad