publicidad

17 pasos para asegurar tu futuro ahora

17 pasos para asegurar tu futuro ahora

Ante los tiempos difíciles hay que trabajar muy duro para reducir drásticamente las deudas, recortar gastos y ahorrar más.

Hay que tomar medidas

Cuando las malas inversiones nos afectan, en vez de ponerse a llorar, sólo queda una cosa por hacer: optar por un plan B. Es ahí donde la mayoría de nosotros nos encontramos ahora. Estamos contemplando lo que queda de nuestros ahorros quebrantados y optando por alternativas que hubiéramos querido evitar.

Ahora hay que trabajar muy duro para reducir drásticamente las deudas, recortar gastos y ahorrar más.

La mayoría de los inversionistas pueden tomar estas medidas, y muchos ya lo han hecho, según una encuesta realizada por el Centro de Investigación Nacional de Consumer Reports.

De los encuestados que están a punto de retirarse, cerca de la mitad ya habían hecho progreso para generar más dinero y gastar menos. Además de comer menos fuera de casa y reducir sus gastos para entretenimiento, alrededor de una tercera parte han reducido el uso de tarjetas de crédito y gastan menos en comida y productos para el hogar.

"Cuando las malas inversiones afectan a personas buenas, tienen que trabajar más para reducir sus deudas, dejar de gastar y ahorrar más. Optar por el plan B significa tomar las riendas en todas las áreas de su vida financiera sobre las que se tiene control", opina Noreen Perrotta, la editora de la sección de Dinero de Consumer Reports.

Pérdidas de más del 20 por ciento

De acuerdo a la encuesta, el 51 por ciento de los lectores jubilados y el 55 por ciento de los que están por retirarse informaron que habían perdido el 20 por ciento o más en sus inversiones, entre noviembre de 2007 y noviembre de 2008.

publicidad

Sin embargo Brittney Saks, especialista financiera personal y socia de la empresa PricewaterhouseCoopers Private Company Services de Chicago, sostiene que trata de brindar asesoría a sus clientes para saber qué hacer en el peor de los casos.

"El 95 por ciento del tiempo, usted estará bien", declara. "Pero actualmente nos encontramos en ese otro 5 por ciento".

Sin duda, las acciones volverán a subir. Aquéllos que dependían de sus inversiones después del Lunes Negro de 1929 y durante la Gran Depresión acabaron recuperando su dinero, pero eso tardó 25 años. Nadie puede predecir con exactitud si la actual debacle financiera será igual de nefasta y duradera.

Consumer Reports te ofrece a continuación algunos pasos para ayudar a los jubilados, a los que están por jubilarse y a los trabajadores más jóvenes a reconstruir sus ahorros y asegurar su futuro financiero tras la debacle de la economía.

Si estás jubilado

Si ya estás disfrutando de tus años dorados y has sido golpeado por la crisis, concéntrate en los factores que sí puedes controlar, como reequilibrar tu cartera, limitar gastos discrecionales, priorizar retiros anuales de su Cuenta Individual de Jubilación (IRA) y otros medios de jubilación, minimizar impuestos y regresar a trabajar, si es una opción para ti.

1. Considera tu tasa de retiro. En general, los asesores financieros sostienen que una tasa anual de retiro de aproximadamente el 4 por ciento de sus inversiones totales es óptima para asegurar que el dinero dure el mismo tiempo que tú. Sin embargo, cuando tus activos pierden valor, tendrás que retirar un porcentaje más alto para sostener los mismos ingresos.

La alternativa es retirar menos y vivir más modestamente o invertir más conservadoramente, arriesgándose a quedarse sin dinero antes.

2. Obtén dinero extra trabajando. Para los que aún pueden trabajar, incluso un trabajo de medio tiempo puede ayudar a mitigar un problema financiero.

El 22 por ciento de nuestros encuestados dijeron que están trabajando tiempo parcial, y el 22 por ciento de los que están jubilados dijeron que quisieran poder volver a trabajar. Los empleadores podrían estar dispuestos a contratar trabajadores de edad mayor pero con experiencia.

3. No descartes tus planes de mudarte. Tu casa valuada en $400 mil podría haber perdido $100 mil en valor, dejándote con menos dinero para vivir en otra parte. Pero los valores han disminuido en muchas áreas y mudarse a una zona menos costosa puede aún ser rentable.

Prejubilados

Casi una cuarta parte de prejubilados afirman que no saben si podrán dejar de trabajar algún día, a diferencia de sólo el 16 por ciento que contestó lo mismo en una encuesta en el 2007. Más de un tercio espera tener que posponer su jubilación por lo menos un año.

Esto es también lo que los asesores financieros aconsejan:

1. Atrasa tu reloj de jubilación. Si eres elegible para una pensión, y suponiendo que el plan de tu empleador sea sustancial, trabajar más años puede redundar en tu beneficio, que suele estar basado en el salario y el número de años que trabajaste.

publicidad

Pero incluso para aquéllos sin una pensión tradicional -probablemente la mayoría de la gente- pueden utilizar ese tiempo para incrementar sus ahorros. Si tienes más de 50 años, puedes contribuir este año con un total de $22 mil en cuentas de impuestos diferidos como los planes 401(k).

 2. Sigue contribuyendo. Como mínimo, contribuye lo necesario para igualar el subsidio completo de tu empleador. Si tu empleador ya no lo subsidia, trata de contribuir al menos tanto como antes. Si puedes, contribuye más para contrarrestar por el subsidio que ya no recibes.

 3. Pide préstamos con precaución. Nuestras advertencias en cuanto a hipotecas invertidas son aún más fuertes para propietarios jóvenes elegibles. Si vives lo suficiente para gastar el préstamo (una posibilidad si tiene alrededor de 60 años) podrías volver a empezar desde cero, pero con mucho menos patrimonio de vivienda.

Otra opción es pedir un préstamo de tu plan 401(k), si es posible, aunque también tienes riesgos. Por ejemplo, si dejas tu trabajo o lo pierdes, el préstamo debe ser pagado por completo o se convierte en una distribución sujeta a impuestos.

Trabajadores más jóvenes

 1.  Comienza a tiempo y diversifícate. Los encuestados que respondieron que habían empezado a ahorrar entre los 20 ó 30 años de edad estaban mucho más satisfechos con sus posibilidades de jubilación que aquéllos que empezaron más tarde.

publicidad

También informaron tener un patrimonio neto más alto. La diversificación en los medios de ahorro también influyó en la satisfacción con sus planes de jubilación. Los que usaron seis ó más planes, como 401 (k), IRA, cuentas sujetas a impuestos, patrimonio de vivienda, CD y bienes raíces, por ejemplo; se sentían más satisfechos que los que utilizaron tres o menos formas de ahorrar.

2. Permanece en el mercado. Con el tiempo a su favor, los trabajadores jóvenes pueden permitirse aumentar el número de sus acciones de forma más agresiva, e ir descendiendo progresivamente conforme a su edad.

En realidad, con las acciones en sus niveles más bajos en años, los inversionistas a largo plazo con agallas pueden conseguir algunas buenas ofertas ahora.

3. Da prioridad a financiar tu jubilación antes que a la universidad. No es nunca demasiado pronto para empezar a ahorrar para la educación de tus hijos, pero no debes poner todo el efectivo disponible en este fondo.

Los expertos recomiendan dar prioridad a los ahorros de jubilación. Siempre puedes pedir préstamos para pagar la Universidad, pero no para la jubilación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad