publicidad

Inmigrantes protestan contra la SB1070 en vísperas de vista en Supremo

Inmigrantes protestan contra la SB1070 en vísperas de vista en Supremo

La comunidad hispana expresa su desacuerdo con esa norma que creen que "legaliza" el perfil racial en el país.

PHOENIX, Arizona - A menos de 24 horas para que la Corte Suprema de Estados Unidos escuche los argumentos a favor y en contra de ley antiinmigrante de Arizona, con el fin de decidir sobre su futuro, la comunidad hispana expresó su desacuerdo con esa norma que creen que "legaliza" el perfil racial en el país.

Hace dos años la gobernadora de Arizona, la republicana Jan Brewer, firmó la controvertida legislación, la primera en el país en criminalizar a los indocumentados, dando pie a un debate a nivel nacional sobre el poder que tienen los estados para aplicar leyes migratorias.

Así, en un caso histórico, el Supremo deberá decidir sobre la facultad que tienen los estados para promulgar sus propias leyes migratorias, competencia del Gobierno federal.

La gobernadora ha dicho que firmó esta ley en respuesta al fracaso del Gobierno federal por asegurar la frontera, ya que, asegura, Arizona, que comparte 389 millas de frontera con México, ha sufrido los efectos de la violencia generada por la inmigración ilegal.

Mientras ambas partes se preparan para presentar mañana sus argumentos orales ante el máximo tribunal del país, miembros de la comunidad hispana en Arizona realizan eventos para expresar su rechazo a esta legislación.

El lunes, más de 100 personas se presentaron a las puertas del Capitolio estatal en Phoenix, la capital estatal, para participar en una vigilia donde pidieron al Supremo eliminar por completo esta legislación.

publicidad

Simultáneamente se llevó a cabo un foro comunitario en la Universidad Estatal de Arizona, donde se discutieron las implicaciones que esta medida ha tenido dentro y fuera del estado.

Y esta noche se espera una nueva manifestación, mientras que el miércoles, después de que el Tribunal Supremo escuche los argumentos se prepara una marcha en Phoenix y otra en Tucson, en el sur del estado.

La gobernadora Brewer indicó ayer en un comunicado de prensa que el estado de Arizona no se encuentra solo en esta lucha y que el pueblo de Estados Unidos está con su estado.

"A pesar de todas las mal interpretaciones y retóricas en contra de la SB1070, el apoyo del público hacia esta legislación es más fuerte que nunca", sostuvo la gobernadora, quien mañana estará presente durante la audiencia judicial en la corte suprema.

El máximo tribunal del país analizará la constitucionalidad de cuatro secciones de la SB1070 que fueron previamente suspendidas por la juez federal Susan Bolton en Arizona antes de que entrara la legislación en vigor en julio de 2010.

El punto más controvertido es la sección que exige a todo agente del orden en Arizona verificar el estatus migratorio de los individuos "sospechosos" de estar ilegalmente en el país.

Se prevé que el Supremo dé a conocer su decisión sobre el caso antes de su receso a finales de junio.

Este martes, el Senado estadounidense acogió una audiencia sobre la polémica ley, en la que se adelantaron los argumentos que se presentarán en la vista de mañana. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad