null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Segunda caravana de migrantes avanza a CDMX y temen choques con la Guardia Nacional

Al tiempo que el presidente de México se reúne en Washington con el presidente de EEUU y el primer ministro de Canadá, unos 2,000 migrantes salieron de Tapachula a Ciudad de México para pedir papeles de residencia.
Publicado 18 Nov 2021 – 03:38 PM EST | Actualizado 18 Nov 2021 – 04:08 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Al tiempo que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se reúne en Washington con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, para entre otros temas hablar de inmigración, una segunda caravana salió este jueves desde Tapachula rumbo al Ciudad de México para pedir papeles de residencia y permiso de trabajo.

“Vamos con el mismo propósito que la primera (caravana) que salió el 23 de octubre (también desde Tapachula) y haremos la misma ruta”, dice vía telefónica Luis García Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana AC, uno de los organizadores de la marcha.

García asegura que la segunda caravana está integrada por unos 2,000 inmigrantes de 14 nacionalidades, la mayoría centroamericanos que entraron a México desde Guatemala y pretenden seguir hacia la frontera sur de Estados Unidos en busca de asilo.

“En la primera etapa recorreremos unos 26 kilómetros hasta el municipio de Huehuetán (dentro del estado de Chiapas)”, dijo el activista.

“Pero a diferencia de la primera caravana que pudo llegar con problemas a ese destino, sabemos que en el camino hay un fuerte contingente de elementos del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Guardia Nacional que intentarán detenernos y regresarnos a Tapachula”.

La primera caravana

Veinticinco días después de haber salido de Tapachula, la primera caravana que en un principio integraban unos 2,500 migrantes, avanzaba este jueves por el Estado de Veracruz rumbo a la capital mexicana con cerca de 1,200.

El intenso calor de los primeros días en el sur de México, la lluvia, las pesadas caminatas fueron mermando el grupo. Mujeres embarazadas y personas enfermas abandonaron la travesía. A medida que avanzaban, otros se fueron entregando a las autoridades migratorias que siguen de cerca la marcha con la oferta de recibir documentos temporales de permanencia válidos por un año.

Los activistas dicen que la oferta que les promete el gobierno de López Obrador está lejos de la primera: para entonces les aseguraron que recibirían una residencia permanente y permiso de trabajo, lo que les garantiza su libertad de movimiento por todo el país.

Previo a la salida de la primera caravana, el INM advirtió a los migrantes que no podían salir de Chiapas hasta que sus casos migratorios fueran resueltos por la dependencia y Comisión de Refugiados (COMAR), instancias que procesan los asilos y otorgan el estatus de residente.

Los migrantes, sin embargo, presentaron un amparo ante un tribunal federal, un recurso disponible que le impide al gobierno detener o deportar a los demandantes hasta que haya una decisión judicial.

Los integrantes de la caravana utilizaron este instrumento para integrar la caravana que este jueves se encontraba en las afueras del municipio Palomares.

Planes a futuro

En cuanto al futuro de ambas caravanas, García Villagrán dijo que “intentaremos pedir aventones para que la gente de la caravana suba a vehículos que se ofrezcan a llevarlos y tratar de alcanzar a la primera caravana y formar un solo grupo”.

“Estamos en contacto permanente vía teléfono. Nuestra intención es tomar la ruta de Tuxtla (Gutiérrez) para alcanzarlos. Pero necesitamos que nos ayuden a llegar. Para eso pedimos que nos echen una mano”, indicó.

La primera caravana va liderada por el activista Irineo Mujica, director de la organización Pueblo Sin Fronteras, quien el miércoles denunció que las autoridades mexicanas tenían la intención de arrestarlo. “Yo no tengo ningún miedo, no he hecho nada (…) Aquí están”, dijo desafiante ante una cámara de video con una patrulla de la policía mexicana a su espalda.

El activista aseguró además que “si (el gobierno) quieren calmar la forma de lo que está pasando, que den la cara”, en relación con el ofrecimiento de las autoridades federales de atender a los migrantes de manera humana y resolver sus pedidos de asilo y refugio.

A la pregunta respecto a si la segunda caravana aceptará la oferta de visas humanitarias propuesta por el gobierno, García respondió: “Si las ofrecen en cualquier parte de la ruta hacia el Distrito Federal, pues que cada uno decida y que haga lo que mejor le parezca”.

Acusaciones serias

Mientras Mujica acusa al gobierno mexicano de no dar la cara, el INM publicó un comunicado señalando que “mantiene el ofrecimiento que hizo desde el pasado 28 de octubre para regularizar a grupos en condición de vulnerabilidad, así como a familiares con los que viajan, a fin de proteger su integridad”.

El Instituto advirtió que “las mentiras y acciones de Irineo Mujica, autodenominado líder de la caravana migrante, mantienen en riesgo la salud e integridad física y psicológica de las personas que aún integran este contingente”. Y precisó que esta actitud “ha generado una animadversión contra el personal de diversas instancias de gobierno que, al tratar de acercarse a brindar apoyo, han sido recibidos con rechazo e incluso agresiones con piedras y palos”.

El INM dijo además que “hasta el momento, 1,479 personas pertenecientes a estos grupos han abandonado la caravana y recibido tarjetas de visitantes por razones humanitarias y de residente permanente en 15 estados: Puebla, Veracruz, Oaxaca, Morelos, Hidalgo, Guerrero, Chiapas, Querétaro, Nayarit, Guanajuato, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Colima y Aguascalientes”.

El gobierno mexicano tildó la conducta de Mujica como “más cercana a la de los traficantes de personas” y que la incitación a que los migrantes suban plataformas de los tráileres para acelerar el paso “puede resultar en lesiones, accidentes o caídas”.

Mujica respondió que el gobierno no tiene una orden de detención en su contra y que seguirá al frente de la primera caravana.

Si bien en diversas ocasiones los organizadores de las marchas han asegurado que las caminatas finalizarán en el Distrito Federal, la mayoría de los migrantes con los que ha conversado Univision Noticias vía telefónica aseguran que tienen el firme propósito de continuar viaje hacia la frontera sur de Estados Unidos en busca de asilo, un recurso legal disponible.

Texas se prepara

Mientras las caravanas avanzan por México, en Texas el gobernador Greg Abbott (republicano) se prepara para el escenario de tener que actuar y detener la llegada de miles de inmigrantes indocumentados.

El miércoles, Abbott envió una carta al presidente Joe Biden para que le pida al presidente de México en la cumbre de mandatarios que “detenga el flujo ilegal” y “cierre las “fronteras”.

El gobernador de Texas es un férreo opositor a la política migratoria de Biden y ha declarado abiertamente su respaldo a la política migratoria de 'tolerancia cero' del expresidente Donald Trump, quien entre 2017 y enero de 2021 limitó la política de asilo y cerró fronteras sin el voto de respaldo del Congreso.

Al igual que el exmandatario, Abbott tilda a los inmigrantes de violadores, asesinos y traficantes de drogas, y aseguró que su estado está preparado con miles de agentes y soldados de la Guardia Nacional para resguardar la frontera e impedir la entrada de extranjeros ilegales.

“Le insto a que tome medidas para proteger los activos estadounidenses de la incautación por parte de los mexicanos, potencialmente en violación de las leyes de comercio internacional”, escribió el gobernador.

Abbot dijo en la misiva que la situación actual es “insostenible para las empresas estadounidenses que buscan continuar sus operaciones comerciales, y se está convirtiendo rápidamente en una barrera absoluta para el libre comercio, las transacciones de energía y la inversión privada de Estados Unidos en la región”.

Abbott también acusó al gobierno mexicano de estar “utilizando fuerzas policiales militarizadas para prevenir la operación de empresas estadounidenses, socavando la credibilidad de Estados Unidos como socio comercial mientras la crisis fronteriza continúa devastando Texas”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés