publicidad
Los traficantes de inmigrantes exigían dinero más allá de la cuota acordada para el cruce del indocumentado a Estados Unidos.

Reiteran que anuncio sobre deportaciones no es una 'amnistía'

Reiteran que anuncio sobre deportaciones no es una 'amnistía'

Preocupados por la posibilidad de la propagación de estafas a indocumentados tras el anuncio del gobierno de un cambio en la política de deportaciones, CHIRLA publicó un folleto donde explica de qué se trata la medida.

Los traficantes de inmigrantes exigían dinero más allá de la cuota acord...
Los traficantes de inmigrantes exigían dinero más allá de la cuota acordada para el cruce del indocumentado a Estados Unidos.

Activistas pro inmigrantes advierten estafas y expulsiones de Estados Unidos

Preocupados por la posibilidad de la propagación de estafas a indocumentados tras el anuncio del gobierno de un cambio en la política de deportaciones, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) publicó un folleto donde explica de qué se trata la medida.

"Cualquier oportunidad que exista dentro de estas nuevas directrices no está definida todavía", dijo a Univisión.com Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de CHIRLA, en Los Angeles, California. "Arriesgarse a ser detenido es tonto, es inapropiado y peligroso. No lo haga, espere o consulte un abogado con licencia para ejercer la ley de inmigración".

publicidad

Otras de las preocupaciones comentadas por CHIRLA son las estafas. "Ya hay gente que está recibiendo ofertas de beneficios, por ejemplo de permisos o autorizaciones de empleo por parte de muchos inescrupulosos que quieren defraudar a nuestra comunidad", agregó el activista.

Cabrera también dijo que "es muy temprano para dar respuestas definitivas sobre las muevas medidas anunciadas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sobre el tema de las deportaciones. “Es demasiado peligroso entregarse a las autoridades. Si tiene proceso de deportación, espere hasta que reciba una carta. No se movilice. Consulte con un abogado o un grupo autorizado de ayuda y asistencia a inmigrantes".

El anuncio del DHS

El pasado 18 de agosto el DHS anunció su intención de aplazar por tiempo indefinido la deportación de ciertos inmigrantes sin autorización para estar en el país, que tengan una orden de deportación vigente y que carezcan de antecedentes penales, quienes podrían tener la posibilidad de solicitar un permiso de trabajo siempre y cuando cumplan con una serie de otros requisitos.

El gobierno advirtió que la medida es discrecional, afecta o impacta a aproximadamente 300 mil indocumentados en proceso de deportación y que cada caso será revisado minuciosamente por las Cortes de Inmigración.

Pocos días después del anuncio la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) dijo que no existe una manera "segura" de calificar para ser beneficiario del anuncio hecho por el DHS, y que tampoco existe una garantía de que un caso será considerado por las autoridades para ser revisado.

El folleto de CHIRLA

CHIRLA resaltó en un folleto digital publicado el viernes que el anuncio del DHS sobre la revisión de ciertos casos de deportaciones “no se trata de una nueva ley de inmigración”, y que sólo significa "cambios administrativos en cuanto a la política de deportaciones" de la Administración del presidente Barack Obama.

Explicó que de acuerdo con el anuncio oficial, una persona que hoy enfrenta una deportación o que en el futuro enfrente una deportación, contará con una "revaluación" de su caso y ver si califica para una "suspensión de su deportación" siempre y cuando sea parte de una lista de personas de “baja prioridad” para el gobierno.

Esto significa que cada caso queda a discreción de las autoridades de inmigración.

En cuanto al término “baja prioridad”, la organización explicó que ésta se basa en un memorándum enviado por John Morton, director de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), “en el cual habla sobre la discreción en la aplicación de la ley durante el arresto, detención, y deportación de extranjeros”.

De quiénes se trata

Para que un extranjero indocumentado sea calificado como una persona de “baja prioridad” por el gobierno, debe reunir ciertos requisitos, tales como “llevar tiempo viviendo en Estados Unidos, si entró con o sin permiso al país, cuánto entró (si era niño o no), si estudia en la universidad, en una escuela secundaria o en una escuela primaria y si está en proceso de terminar una carreta universitaria.

publicidad

Otros criterios señalados por CHIRLA son si la persona o un familiar inmediato ha servido o está sirviendo en las Fuerzas Armadas (en especial sí ha estado en misión de combate) y no tener antecedentes penales (incluyendo arrestos, convicciones u órdenes de arresto pendientes).

También se considera el historial migratorio de la persona (incluyendo previas deportaciones, órdenes de deportación, negación de caso o evidencia de fraude migratorio), si la persona es o no un peligro a la seguridad nacional o pública y si la persona tiene lazos familiares y hace contribuciones a la comunidad.

Los lazos al país de origen y las condiciones en el país, así como la edad de la persona "para conocer si se trata de niños o ancianos, también es tomado en cuenta por las autoridades de inmigración.

Otras consideraciones

CHIRLA citó además: Si el esposo/a, hijo/a o padres de la persona son ciudadanos estadounidenses; si la persona es el/la jefe de familia de una persona con discapacidades mentales, físicas, o seriamente enferma; y, si la persona o su esposa está embarazada o lactando.

"Esta lista no es exhaustiva y ningún factor por sí mismo es garantía de una determinación favorable", apuntó CHIRLA.

Agregó que "si usted o un familiar está enfrentando la deportación, el DHS puede cerrar su caso si es considerado de baja prioridad, y que si su caso es considerado de baja prioridad, usted recibirá una carta del DHS certificando que su caso ha sido cerrado y no existe, por el momento, más amenaza de deportación en su contra".

publicidad

"Si usted recibe esa carta, probablemente usted pueda calificar para un permiso de protección temporal", se lee en el folleto.

En proceso de deportación

“Si usted o un familiar es detenido por ICE, no firme la salida voluntaria sin antes hablar con un abogado o representante autorizado por las cortes de inmigración”, recomendó CHIRLA.

Y agregó: "No se entregue voluntariamente a las autoridades de inmigración para agarrar un permiso de trabajo. El anuncio puede cambiar en cualquier momento y no hay garantía de nada".

Recomendó además que “si es detenido, solamente de su nombre. Guarde silencio, es su derecho”.

No pague nada a nadie

En cuanto a denuncias de cobros por parte de tramitadores y notarios a inmigrantes para revisar sus casos, CHIRLA recomendó no pagar un centavo a nadie porque las revisiones anunciadas por el DHS son gratis.

“No hay solicitud ni formulario que llenar. Todo caso de deportación será revisado por DHS”, advirtió la Coalición.

"No pague a notarios. Asesórese con un abogado de inmigración u organización comunitaria. Puede llamar al 1-888-6CHIRLA o 1-888-624-4752 para más información".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad