publicidad

Obama enviará 1,200 soldados a la frontera para controlar a narcos e indocumentados

Obama enviará 1,200 soldados a la frontera para controlar a narcos e indocumentados

Barack Obama enviará hasta 1,200 soldados adicionales a la frontera mexicana para lobores de seguridad e inmigración.

Obama enviará 1,200 soldados a la frontera para controlar a narcos e ind...

Se resistía, pero...

WASHINGTON - El presidente Barack Obama enviará hasta 1,200 soldados adicionales a la frontera mexicana, para colaborar en la lucha contra el narcotráfico y la inmigración indocumentada, dijo este martes un alto responsable de su gobierno.
 "En el marco de su plan para asegurar la frontera (...) el presidente Obama va a pedir, además, $500 millones en fondos suplementarios para una mejor protección de la frontera y las operaciones para mantener el orden", agregó la fuente, que solicitó no ser identificada.

Activistas por los derechos de los inmigrantes calificaron la decisión como "desafortunada" y "errónea" que ocurre casi un mes después de promulgada la ley de Arizona. "Le están tapando el ojo al macho", dijo un dirigente sindical en Chicago al salir de la prisión donde estuvo detenido unas horas por desobediencia civil.

publicidad

Hasta estos momentos Obama se había resistido al envío de soldados alegando que prefería esperar los resultados de una nueva estrategia que lanzó el año pasado, con más recursos y mayor cantidad de funcionarios de diversas agencias en la zona fronteriza.



Según la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano, el plan iniciado en marzo de 2009 ha sido exitoso y "los números" de incautación de drogas y armas en la frontera "nunca han estado mejor".

En aquella oportunidad Obama aseguró que no enviaría tropas a la frontera y que priorizaba en una estrategia diferente.

Cambio de planes

El anuncio del envío de un nuevo contingente a la frontera se conoció inmediatamente después de que la Casa Blanca comunicó una reunión entre el Presidente y un grupo de senadores republicanos para establecer las prioridades de 2010.

Entre las medidas analizadas se incluyó la generación de nuevos empleos, ayudas a la pequeña empresa, el tratado de armas estratégicas para la no proliferación de armas nucleares y la confirmación de la jueza Elena Kagan para la Corte Suprema de Justicia.

La oficina de prensa de la Casa Blanca también dijo que en el encuentro el mandatario instó al grupo "a trabajar con él para hacerles frente a dos importantes asuntos que no se han resuelto: la reforma integral de inmigración y la ley de energía".

Visita de Calderón

El sorpresivo anuncio se produjo, además, una semana después de la visita a Washington del presidente mexicano, Felipe Calderón, quien solicitó en reiteradas ocasiones tanto al gobierno de Obama como al Congreso la aprobación de una reforma migratoria comprensiva que saque de las sombras a 12 millones de indocumentados, la mayoría de ellos mexicanos.

Calderón también pidió a Estados Unidos ayuda para combatir el narcotráfico y detener el flujo de armas de alto poder hacia su país, las que son utilizadas por el narcotráfico en su lucha contra el gobierno y entre ellos, y que tiene en situación de riesgo a la población civil.

En lo que va de 2010 más de 1,000 civiles han muerto en México victimas de ataques de narcotraficantes. En los últimos tres años el número de muertos en México sobrepasa los 23 mil y el número de soldados mexicanos activados por el gobierno en esta guerra supera los 50 mil.

Auxilio desde Arizona

En días pasados la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, y el senador y ex candidato presidencial republicano, John McCain, pidieron al gobierno federal el aumento de soldados de la Guardia Nacional en la frontera estatal con México.

La petición surgió tras el homicidio del ranchero del condado de Cochise, Robert Krentz, registrado dentro de su propiedad cerca de la frontera con el vecino país.

publicidad

Una solicitud similar fue hecha por la gobernadora hace más de un año.



Brewer ha señalado que el homicidio de Krentz "fue un nuevo recordatorio" de la falla del Congreso y del presidente Barack Obama "para proveer seguridad adecuada a lo largo de nuestra frontera".

Agregó que el gobierno federal debe mantener "su responsabilidad constitucional e incrementar la seguridad a lo largo de la frontera a través del despliegue de tropas de la Guardia Nacional".

Postura de McCain

Por su parte, el Senador 

McCain ha indicado que "el gobierno federal debe hacer todo lo que está en su poder para reducir la violencia y proteger a sus ciudadanos".



McCain envió una carta a Napolitano solicitandole a la administración federal el reconsiderar "de inmediato" el envió de tropas de la Guardia Nacional a la frontera.

"Debemos hacer de la seguridad de nuestras fronteras una de nuestras más altas prioridades", indicó McCain.

El ex candidato presidencial se disponía a presentar una propuesta el martes en la tarde para el envío de 6,000 efectivos de la Guardia Nacional a lo largo de la frontera con México. Un portavoz de la gobernadora Brewer dijo que ella no estaba enterada de la medida.

Medida "desafortunada"

El anuncio del envío de 1,200 soldados a la frontera con México fue criticado por activistas que defiencen  los derechos de los inmigrantes. "Con enviar tropas a la frontera no se resuelve el problema de los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos y aguardan una reforma migratoria", dijo a Univision.com Juan José Gutiérrez, director del Movimient latino USA, en Los Angeles, California. "Se trata de una decision n horrible", agregó.

publicidad

Al ahondar sus declaraciones, el activista dijo que a su juicio la decision del presidente "le causa más sufrimiento a la gente", aunque dejó analizó que quizás, "esté miitariuzando la frontera para luego decirle a los republicanos que lo apoyen en un proyecto de reforma migratoria comprensiva".

"Pero lo veo como un paso negativo malísimo. Recién, la semana pasada, estuvimos en el Congreso con el Predsidente Felipe Calderón en el Congreso. El envoi un mensaje muy claro, que México está dispuesto a hacer todo lo possible con su socio para regular el tráfico migratorio. Y la primera respuesta que ne envía el presidente Obama son 1,200 soldados. Como si estuviesemos en guerra con México", dijo.

Medida "decepcionante"

En Chicago, Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Empleados y Servicios (SEIU), comentó que la medida de Obama de enviar tropas a la frontera con México era "decepcionante".

"Es una tontería. Nada más es un intento publicitario, no una solución al problema. Decepciona que la admonistracion Obama haga esto. Esto no resuelver nada. Como decimos en México, le están tapando el ojo al macho", subrayó el sindicalista.

.

Peligra la reforma

Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), dijo que el envío de tropas "aparentemente ocurrió después de una petición hecha por un grupo de senadores republicanos que se reunió con el mandatario en Washington DC".
publicidad

"Pensamos que a manera de coaboración el Predidente extendio su mano para que los republicanos se pongan a trabajar con él en el tema de la reforma migratoria. Pero en lugar de mantenerla vigente y no continuar con la persecución de nuestra comunidad, Obama cedió a las demandas de los republicanos cuya única hambre es hacer valer las normas y no respaldar el debate en el Congreso. No es justo. Nosotros estamos cediendo, cediendo y seguimos cediiendo, pero no estamos recibiendo nada", apuntó.

Y agrego: "Con esto se complican más las cosas y también para los pueblos vecinos de Estados Unidos. Y tememos que, aunque se dice que las tropas no entran contacto alguno con los inmigrares, es difícil de creer que no lo tendrán. Los militares actúan en secreto y nadie ahora podrá reclamar en caso de abusos. Estamos consternados de que en el año que mñas cerca estamos de la reforma migratoria, el gobierno le escucha más al que más grita y al que más miedo se le tiene".

Tema viejo

El envío de tropas a la frontera no es sólo un asunto de Obama. En marzo de 2006 el entonces presidente George W. Bush (2001-2009) despachó a miles de efectivos a la frontera para efectuar labores de apoyo a los patrulleros de inmigración.

Los militares, sin embargo, no tenían autoridad de hacer cumplir leyes de inmigración.





El plan de Bush tenía como objetivo dejar a los militares allí hasta que puedan ser entrenados otros miles de miembros de la Patrulla Fronteriza. Esa tarea se realizó a un coste de $1,200 millones.



publicidad

En ese entonces, algunos funcionarios de la zona dijeron que el tráfico de drogas y personas en la frontera disminuyó. La iniciativa expiró y varios dirigentes en estados de la frontera solicitaron al gobierno, entre ellos el senador McCain, que envíe tropas para combatir la delincuencia y para evitar que la violencia del narcotráfico en México se cuele al otro lado.

Detalles de la reunión

Horas después del almuerzo entre Obama y un grupo de senadores republicanos, The Associated Press reveló detalles del encuentro celebrado en la Casa Blanca.

La agencia señaló que el Presidente buscó mitigar las tensiones partidistas en el Congreso, pero que a juzgar por lo ocurrido, el encuentro estuvo muy lejos de alcanzar acuerdos respecto de inmigración u otros temas.

Obama participó en una acalorada discusión de 80 minutos, en la que varios senadores de la oposición lo acusaron de tener posturas contradictorias o arrogantes y de mostrar una militancia partidista inflexible.

Los legisladores dijeron que el áspero encuentro dejó intactas las diferencias, y un dirigente republicano consideró que difícilmente habrá cambios en las posturas antes de las elecciones de noviembre.

Primero seguridad

Sobre el tema de la inmigración, el senador republicano de Arizona, John McCain, dijo que abordó varios temas. McCain, quien fue rival de Obama en los comicios presidenciales del 2008, dijo haber advertido al mandatario: "Debemos proteger la frontera primero", antes de dar otros pasos, detalló The Associated Press.

publicidad

"El presidente no estuvo de acuerdo", reveló McCain.

Más tarde, el senador dijo que no había cambiado sus opiniones, pese a la decisión de Obama de enviar 1.200 efectivos adicionales de la Guardia Nacional para reforzar la seguridad en la frontera con México.

Ley de Arizona

En el almuerzo, McCain señaló que defendía la controversial ley migratoria de su estado, que según Obama, puede derivar en casos de discriminación. La ley ordena a la policía que, cuando interrogue a una persona sobre una posible infracción a la ley, le pregunte sobre su estatus migratorio, en caso de que tenga una "sospecha razonable" de que esa persona se encuentra ilegalmente en el país.

McCain contó también que en el almuerzo, "destaqué que los miembros de su gobierno, sin leer la ley, la han interpretado erróneamente, lo que representa un acto terrible de su parte".

Después del encuentro, nadie sugirió que ambas partes se hayan acercado un ápice hacia la resolución de sus diferencias sobre inmigración, energía y otros asuntos que Obama ha dicho querer que se aborden este año.

El sábado, Univision.com eportó que la refoma migratoria agoniza y que casi no había posibilidades de aprobarla en 2010 por falta de apoyo tanto de demócratas como de republicanos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad