publicidad
Luego de días de optimismo, se vivió una mala jornada para la reforma migratoria

Inmigración: unos hablan y otros actúan

Inmigración: unos hablan y otros actúan

Los demócratas conducirán la semana entrante una audiencia en el Senado para hablar de cómo la reforma migratoria es buena para la economía, pero a corto plazo los republicanos...

Luego de días de optimismo, se vivió una mala jornada para la reforma mi...
Luego de días de optimismo, se vivió una mala jornada para la reforma migratoria

Los partidos no se ponen de acuerdo para discutir una reforma comprensiva

WASHINGTON - Los demócratas conducirán la semana entrante una audiencia en el Senado para hablar de cómo la reforma migratoria es buena para la economía, pero a corto plazo los republicanos de la Cámara Baja siguen tomando los primeros pasos para impulsar su agenda de más medidas policiales como el E-Verify e incluso para tratar de frenar el poder ejecutivo del presidente Barack Obama de ofrecer alivio administrativo a grupos de inmigrantes.

Obama pronunciará un discurso el lunes ante la conferencia anual del Consejo Nacional de la Raza (NCLR) donde hace tres años, como candidato, prometió trabajar en pos de una reforma migratoria integral que no ha llegado.

publicidad

Al día siguiente, el martes 26, y a días del receso veraniego del Congreso, el presidente del subcomité de Inmigración del Senado, Charles Schumer, senador demócrata de Nueva York, conducirá una audiencia para discutir los beneficios económicos de la inmigración con la participación de altos ejecutivos y funcionarios públicos. La idea es presentar los beneficios de la mano de obra inmigrante a todos los niveles.

Resaltanto logros

Schumer le dijo a la publicación POLITICO que "decidimos que debemos comenzar resaltando el hecho de que la inmigración crea trabajos en lugar de quitarlos". Un argumento que pudieron impulsar vigorosamente desde que Obama asumió la presidencia y comenzó a lidiar con la crisis económica de la nación, aunque ya ni lamentarse es bueno.

El senador preside el panel de Inmigración de la Cámara Alta y lidera los esfuerzos de seguir buscando consenso en el complicado tema migratorio. El senador le aseguró a POLITICO que el asunto es difícil, pero que las pláticas migratorias "claramente no están muertas".

El problema es que mientras unos hablan, los republicanos actúan, y no precisamente en beneficio de la comunidad inmigrante. Incluso promueven medidas que tienen el potencial de perjudicar a ciudadanos y residentes legales.

Los planes de Smith

Es probable que el presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, Lamar Smith, comience a calificar su proyecto para nacionalizar y hacer obligatorio el programa E-Verify que emplea bancos de datos del gobierno para determinar si los nuevos contratados están autorizados para trabajar.

Pero lo que no se dice es que el programa tiene el potencial de catalogar a ciudadanos naturalizados y a residentes permanentes como no autorizados para trabajar debido a errores del sistema. Es decir, que una medida que supuestamente busca combatir la inmigración indocumentada y "crear empleos", puede terminar afectando a ciudadanos y residentes legales y sus trabajos.

El mismo martes en que Schumer tendrá su audiencia sobre los beneficios económicos de la inmigración, el Subcomité de Inmigración de la Cámara de Representantes conducirá un foro sobre el proyecto de ley HALT, también de Smith, que busca eliminar la autoridad ejecutiva sólo del presidente Obama para conceder alivio administrativo de la deportación a grupos o clases de inmigrantes.

Smith argumenta que Obama quiere "abusar" de esos poderes, aunque la administración ha afirmado que no empleará la autoridad para favorecer a grupos, como los jóvenes indocumentados que llenen los requisitos del DREAM Act. La seguirá empleando, dice, caso por caso.

En duda la Lotería de Visas

Esta semana, otro proyecto republicano recibió un primer impulso al ser aprobado por el Comité Judicial que preside Smith: la medida para eliminar la Lotería de Visas argumentando que amenaza nuestra seguridad nacional y es un "premio mayor" para los terroristas, como dijo Smith.

Y mientras unos hablan y otros actúan, los grupos de base que lidian con la realidad de la comunidad inmigrante día a día, se muestran cada vez más desalentados e impacientes con la administración.

publicidad

También el próximo martes la organización CASA de Maryland, conducirá un evento frente a la Casa Blanca para decirle a Obama que la falta de acción administrativa para frenar la deportación de Soñadores (Dreamers) y de padres de niños ciudadanos (la misma autoridad que Smith quiere arrebatarle al presidente), lo perjudicará con el voto latino en las elecciones del 2012.

Sus demandas son: una moratoria a las deportaciones de Soñadores y padres de niños ciudadanos y la eliminación de programas como Comunidades Seguras y la ampliación del E-Verify.

El voto hispano

Muy pronto para afirmar si en efecto el voto latino no se irá con Obama en el 2012 considerando, sobre todo, que de momento las alternativas republicanas no son alentadoras.

Pero preocupante sí debería ser. La economía difícil y la ausencia de la reforma migratoria que muchos votantes hispanos esperan, particularmente el 75% del voto inmigrante que apoyó a Obama en el 2008 por su promesa de reforma, son terreno fértil para la apatía electoral. Como bien saben los demócratas tras la experiencia del 2000, cada voto cuenta para ganar estados clave en una elección o reelección.

En la batalla de voluntades la balanza se inclina en favor de la agenda republicana: su E-Verify avanza sin que se vislumbre un plan de legalización, y su plan de intimidar a la administración mediante el proyecto HALT sigue viento en popa, aunque al final no progrese.

publicidad

Y los que sólo hablan lo están permitiendo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad