publicidad

Hallan 97 inmigrantes indocumentados dentro de un remolque en Nogales, Arizona

Hallan 97 inmigrantes indocumentados dentro de un remolque en Nogales, Arizona

Un aviso de la Patrulla Fronteriza y una infracción de tránsito permitió a la policía hallar un cargamento humano en Arizona.

Entre una carga de frutas

NOGALES, Arizona - Un aviso emitido por la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) y una posterior infracción de tránsito permitió a la policía de Nogales, Arizona, descubrir una inesperada carga dentro de un camión frigorífico: 97 inmigrantes indocumentados tiritando de frío, entre ellos varios niños.

El hallazgo ocurrió el miércoles, señaló la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) en un comunicado publicado en su página de Internet.

La agencia agregó que el camión remolque fue detenido por las autoridades en la autopista Interestatal 19, al norte de Nogales.

Al inspeccionar el vehículo y la carga, la policía descubrió a los 97 inmigrantes ocultos entre la fruta que transportaba.

ICE reiteró que había varios menores de edad y que la temperatura adentro del remolque era de 34 grados Farenheit (1 grado Centígrado).

Los niños indocumentados tenían entre 9 y 12 años. También había una mujer en avanzado estado de embarazo.

Falta de tránsito leve

Según el reporte, el camión fue detenido tras una parada en un puesto fronterizo del servicio de inmigración en el kilómetro 24 de la carretera interestatal I-19.

La falta, agrega el informe, fue una leve infracción de tránsito que permitió revisar el contenido de la carga.

A los 97 detenidos, todos mexicanos y guatemaltecos, se les abrió un proceso de deportación inmediata para ser devueltos a sus países de origen.

publicidad

ICE dijo que al conductor del camión se le inició un proceso criminal por tráfico de personas.

El recuerdo de Victoria

El hallazgo de Nogales trago recuerdos de la tragedia Victoria, Texas, ocurrida el 14 de mayo de 2003, cuando diecinueve inmigrantes indocumentados murieron asfixiados dentro de un trailer similar al detenido en Nogales.

Ese día, un grupo de cerca de 100 indocumentados fueron subidos a un trailer en un campo de Harlingen, Texas, para un recorrido en dirección norte pasando un retén en el camino a Houston.

No había ventilación en el remolque y sus puertas no fueron abiertas sino hasta que el camión llegó a Victoria, a más de tres horas de camino. Cuando la policía arribó las puertas, encontró 17 indocumentados muertos.

Gritos que nadie escuchó

Otros dos fallecieron en un hospital, víctimas de asfixia, deshidratación e hipotermia luego de su encierro en un contenedor manchado de sangre a consecuencia de los desesperados intentos de los indocumentados por salir de él con las uñas.

Un niño de cinco años, aplastado por la gente presa del pánico, falleció al no poder respirar.

Para Israel Rivera Sánchez, originario de Guanajuato, México, el 14 de mayo de 2003 es un día que quedará grabado en su mente para toda la vida.

"Nunca pensé que íbamos a morir", aseguró el sobreviviente poco después de la tragedia en una entrevista con Jorge Ramos, presentador del Noticiero Univision.

"Pensé que en ese momento el diablo se había apoderado del trailer".

Recuerdos que no se borran

Rivera llora cada vez que piensa en la tragedia, y los recuerdos son frecuentes.

"Hacía mucho calor y ya teníamos sed. Yo pensé: ¿No que iban a poner el aire? Entonces nos quitamos las camisas y las agitamos para darnos aire. Mi tío le dijo a los que iban atrás que quitaran las calaveras (luces traseras del trailer) para que entrara el aire (unas pequeñas entradas de luz en ambos extremos del contenedor, del tamaño de un puño)".

El aire se acababa rápido y la gente desfallecía. Alguien gritó que se echaran para atrás, "para darle aire al niño", indicó.

El sobreviviente se refirió a Marco Antonio Villaseñor, un pequeño de cinco años que iba en el trailer junto a su padre y que murió en la tragedia.

No se veía nada

José Reyes, un tío de Rivera que sobrevivió a la tragedia de Victoria, contó que en ese momento alguien dijo: "Ya se murió el niño, ya falleció. Pero todo estaba muy oscuro".

"Yo estaba sentado en la mitad del trailer. No me paré porque tenía miedo. La gente estaba desesperada tratando de agarrar aire. Yo tenía miedo de morirme... La gente estaba diciendo !Ayúdenme, por favor! Se estaban muriendo. Quise salvar a mis tíos, pero no pude", contó.

publicidad

Reyes agregó que en ese momento la gente se puso de pie para gritarle al trailero que parara.

"Le pegaban duro a la caja, y entonces unos comenzaron a rezar y otros a maldecir".

Dos años después de la tragedia Ramos publicó 'Morir en el Intento', libro que relata la peor tragedia de inmigrantes ocurrida en la frontera sur de Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad