publicidad
El Subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Morton, dijo que los estudiantes indocumentados no están dentro de las prioridades del gobierno para ser detenidos y deportados.

Gobierno no perseguirá a estudiantes indocumentados

Gobierno no perseguirá a estudiantes indocumentados

En la víspera del último chance en el Senado para aprobar el Dream Act, el sub jefe de la seguridad de EU dijo que era improbable que funcionarios de inmigración tomen medidas extraordinarias para arrestar a estudiantes sin papeles.

El Subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unido...
El Subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Morton, dijo que los estudiantes indocumentados no están dentro de las prioridades del gobierno para ser detenidos y deportados.

Sub jefe de la seguridad de EU dijo que no son prioridad

WASHINGTON " En la víspera del último chance en el Senado para la aprobación del Dream Act, ley que daría residencia a unos 850 mil estudiantes sin papeles que ingresaron al país siendo niños, el sub jefe de la seguridad de Estados Unidos dijo que era improbable que los funcionarios de inmigración tomen medidas extraordinarias para arrestarlos en caso que el proyecto no prospere en el legislativo.

John Morton, subsecretario de Seguridad Nacional, señaló que los agentes de inmigración continuarán concentrados en los inmigrantes que han cometido delitos o que son una amenaza pública, y que los casos de inmigrantes no delincuentes se evaluarán de forma individual, reportó The Associated Press.

publicidad

Un comentario similar emitió en noviembre la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, quien dijo que la agencia que dirige está concentrada en la búsqueda, arresto y detención de extranjeros criminales par ser deportados de Estados Unidos.

Moción de voto

El líder del Senado, Harry Reid, colocó el jueves en agenda la votación del Dream Act para este sábado, cuando los 100 legisladores decidan si aprueban o rechazan la versión aprobada la semana pasada por la Cámara de Representantes.

Mientras llega el momento del voto, miles de jóvenes inmigrantes indocumentados, respaldados por decenas de organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, han estado presionando al Congreso para que apruebe el proyecto. La campaña incluye manifestaciones públicas, llamados telefónicos, envío de mensajes de texto y cartas para que los senadores acepten la propuesta y le den a miles de jóvenes menores de 30 años la oportunidad de legalizar sus permanencias en el país.

"Si el Dream Act no es aprobado, manejaríamos la situación como lo hacemos ahora", aseguró Morton en una teleconferencia de prensa organizada por la Casa Blanca en apoyo al proyecto legislativo que fue presentado por primera vez al Congreso en 2001.

Si fuera aprobado, agregó el funcionario, sería "enteramente coherente" con la política migratoria del gobierno de Barack Obama.

Amplio rechazo

Pero los críticos del plan dicen que la ley sería como una "amnistía encubierta" que animaría a más personas a ingresar ilegalmente a Estados Unidos o a quedarse después del vencimiento de sus visas. También se quejan de que premiaría a quienes violaron la ley.

Hasta el viernes por la noche, la directiva demócrata del Senado no había garantizado si contaba con los 60 votos necesarios para aprobar el proyecto.

En el anterior intento de aprobación también impulsado por Reid, el Dream Act fue rechazado por 56 votos a favor y 43 en contra. Los republicanos votaron en grupo y rechazaron la medida.

Récord de redadas

Las preocupaciones por la suerte de miles de estudiantes indocumentados aumentaron a comienzos de octubre cuando el DHS anunció que había logrado un récord de deportaciones durante el año fiscal 2010, cuando el DHS expulsó a unos 392,000 inmigrantes indocumentados, 195,000 de ellos con antecedentes penales.

El récord, alcanzado durante el año fiscal 2010 (1 de octubre de 2009 al 30 de septiembre de 2010) suplantó al anterior logrado el año precedente, de 389,000 deportados.

La cantidad de personas con cargos penales expulsadas aumentó en 81,000 en el año fiscal 2010, según las cifras de la agencia de inmigración y aduanas (ICE).

"Este gobierno se ha centrado en velar por el cumplimiento de nuestras leyes de inmigración de una manera sensata y eficaz, que le da prioridad a la seguridad pública y nacional", dijo Napolitano en rueda de prensa cuando entregó el informe, la primera semana de octubre.

publicidad

"Esta estrategia ha producido resultados históricos, y se ha deportado a más delincuentes extranjeros condenados que nunca antes y se han emitido más sanciones pecuniarias que durante todo el gobierno anterior contra empleadores que infringen las leyes de inmigración", afirmó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad