null: nullpx
Logo image

El DHS compra datos de teléfonos celulares para rastrear a inmigrantes que cruzan la frontera, según reporte

El DHS utiliza datos de teléfonos celulares conseguidos sin una orden de un juez para seguir y detener a inmigrantes que cruzan sin autorización la frontera. Organizaciones de derechos civiles temen que esa tecnología sea utilizada para seguir también a ciudadanos estadounidenses.
31 Oct 2020 – 02:51 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El gobierno federal está comprando datos de teléfonos celulares de usuarios que luego utiliza para rastrear a inmigrantes que intentar cruzar la frontera, reportó BuzzFeed News el viernes.

Un memorando interno obtenido por el sitio de noticias señala que Chad Mizelle, abogado principal del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), describe cómo agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) pueden determinar localizaciones y rastrear actividades de datos de teléfonos celulares para tomar decisiones.

La compra de este tipo de información alarma a defensores de los derechos civiles y de la privacidad, quienes temen que esta estrategia pueda conducir a una vasta “asociación de vigilancia” entre el gobierno y las corporaciones privadas, agrega el reportaje.

La interpretación de Mizelle

Mizelle, según el memorando, piensa que ICE puede usar los datos sin obtener una orden judicial o sin violar la 4ta Enmienda de la Constitución, que protege al público contra registros e incautaciones irrazonables.

La interpretación de Mizelle amenaza con sentar las bases para que el gobierno federal utilice los mismos datos para rastrear incluso a los ciudadanos estadounidenses, una preocupación latente desde hace varios años y que ha sido advertida po la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

"Esto genera preocupaciones sobre la recopilación de datos de ubicación altamente privada de los estadounidenses que revelan dónde dormimos por la noche, dónde vamos al médico, con quién pasamos el tiempo y todos los demás aspectos de nuestras vidas", dijo Nathan Freed Wessler, un abogado de la ACLU citado por BuzzFeed.

"La policía debería acudir a los jueces para obtener información sobre la ubicación de estas entidades comerciales", agregó.

La primera alerta

A finales de enero Univision reveló que agentes de ICE han utilizado un poderoso dispositivo de vigilancia llamado Stingray, que espía los teléfonos celulares un total de 551 veces en varios puntos del país durante un período reciente de tres años, según un documento del gobierno.

El reporte añade que hasta ese momento se conocía muy poco sobre la frecuencia con la que ICE había usado estos aparatos.

"En total, ICE ha desplegado la tecnología del Simulador de Sitio Celular 551 veces desde el 1 de octubre de 2015 hasta el 30 de septiembre de 2018 en investigaciones criminales", reveló la agencia en respuesta a una solicitud formal de los registros del gobierno requerida por Univision.

Tres meses antes, la estación local había revelado cómo un juez permitió que ICE usara este sistema para rastrear a un hombre mexicano que había vuelto a entrar sin autorización a Estados Unidos. Los agentes de ICE lo arrestaron luego en el apartamento de su novia en Brooklyn.

Segunda voz de alarma

A principios de febrero el diario The Wall Street Journal reportó que las agencias federales estaban utilizando datos de ubicación de teléfonos celulares para aplicar la ley de inmigración. El periódico dijo que la herramienta fue conseguida tras la compra del acceso a una base de datos comercial que rastrea y mapea los movimientos de millones de teléfonos celulares.

La información “la están utilizando para la implementación de la ley de inmigración y la seguridad fronteriza”, dijo el periódico atribuyendo el hecho a personas familiarizadas con el tema. Y agregó que también tuvo acceso a documentos que explican el alcance de la herramienta.

“Los datos de ubicación se obtienen de aplicaciones de teléfonos celulares comunes, incluidas las de juegos, clima y comercio electrónico para las cuales el usuario ha otorgado permiso para registrar la ubicación del teléfono”, detalló.

Qué dice ACLU

El grupo de derechos civiles dice que la policía (federal y estatal) se está aprovechando de las leyes de privacidad obsoletas para rastrear a los estadounidenses como nunca antes.

“Las nuevas tecnologías pueden registrar todos sus movimientos, revelando información detallada sobre cómo elige vivir su vida. Sin las protecciones adecuadas, el gobierno puede acceder a esta información, y a su vida privada, con inquietante facilidad”, indica.

La Unión añade que “siempre que esté encendido, su teléfono móvil registra su posición con las torres de telefonía móvil con una frecuencia de escasos minutos, esté o no en uso el teléfono. Dado que los operadores de telefonía móvil retienen los datos de ubicación de sus clientes, los funcionarios del gobierno, a menudo sin una orden judicial de un juez, pueden obtener información personal detallada sobre usted accediendo a su historial de ubicaciones desde su compañía de telefonía celular”.

ACLU teme además que “junto con la información de otras tecnologías de rastreo de ubicación (como lectores automáticos de matrículas), esta información puede decirle al gobierno mucho sobre usted, desde qué amigos está viendo hasta dónde va al médico y con qué frecuencia va, por ejemplo, a la Iglesia”.

“Hemos litigado en tribunales de todo el país para abogar por un requisito de orden judicial para la información de ubicación histórica y en tiempo real y presionamos en el Congreso para la aprobación de la Ley de privacidad y vigilancia de geolocalización (GPS)”, agrega.

Un portavoz de la Oficina de Inmigración y Control Fronterizo (CBP), agencia que también opera bajo el mando del DHS, dijo en un comunicado que la agencia "ha adquirido acceso limitado a datos comerciales de telemetría a través de la adquisición de un número limitado de licencias para una interfaz proporcionada por un proveedor".


Comparte

Más contenido de tu interés