publicidad
La ola antiinmigrante sigue extendiéndose por Estados Unidos. Tres estados aprobaron nuevas medidas para compatir la inmigración indocumentada y culpan al Congreso federal de "inacción" en el tema.

Georgia, Nuevo México y Utah aprueban leyes antiinmigrantes

Georgia, Nuevo México y Utah aprueban leyes antiinmigrantes

Pese a la reiteración que hizo el jueves el Presidente Barack Obama, de empujar en el Congreso la reforma migratoria comprensiva, tres estados aprobaron leyes para castigar la inmigración indocumentada.

La ola antiinmigrante sigue extendiéndose por Estados Unidos. Tres estad...
La ola antiinmigrante sigue extendiéndose por Estados Unidos. Tres estados aprobaron nuevas medidas para compatir la inmigración indocumentada y culpan al Congreso federal de "inacción" en el tema.

Inacción del Congreso federal motiva leyes migratorias estatales

ATLANTA " Pese a la reiteración que hizo el jueves el Presidente Barack Obama, de empujar en el Congreso la reforma migratoria comprensiva, tres estados aprobaron leyes para castigar la inmigración indocumentada.

Una de las propuestas pide c ambiar la Enmienda 14 de la Constitución para negarle la ciudadanía a los hijos de inmigrantes indocumentados que hacen en Estados Unidos.

La Cámara de Representantes del estado de Georgia aprobó un proyecto de ley para combatir la llegada de indocumentados que contiene puntos similares a la dura y polémica Ley SB1070 de Arizona, promulgada el 23 de abril del año pasado.

La iniciativa, que impulsó el representante republicano Matt Ramsey, tuvo 113 votos a favor y 56 en contra, en un resultado que marca una clara línea partidista y agrava el clima contrario a la inmigración que se vive en el país.

publicidad

Argumento que pesa

Corresponde al gobierno federal garantizar las fronteras de Estados Unidos y deportar a los indocumentados, aunque Georgia puede suprimir los incentivos que los atraen al estado, expresó Ramsey.

"No hay la menor duda, nuestro gobierno federal nos ha fallado y nuestros ciudadanos en Georgia están sufriendo las consecuencias", dijo Ramsey en su presentación del proyecto de ley en la cámara de representantes local.

La iniciativa permite a la policía verificar la condición migratoria de sospechosos de algún delito y sanciona a las personas que transporten o alojen a indocumentados, al igual que la ley de Arizona, pese a que ésta se encuentra siendo revisada por un juez federal y varios artículos se encuentran suspendidos temporalmente.

Hasta 15 años de cárcel

Conforme a la iniciativa de Georgia, los empleadores estarán obligados a verificar la condición migratoria de las personas que contraten, en tanto que aquéllas que "de manera deliberada y fraudulenta" presenten documentación falsa en solicitudes de trabajo incurrirán en delito grave.

Este delito grave conllevará una pena máxima de 15 años de prisión y una multa de $250 mil.

Los detractores de la iniciativa de ley subrayaron que no apoyan la llegada de indocumentados, pero insistieron en que se trata de un problema federal. Los detractores aseguran que existe el riesgo de que la medida propicie categorización racial y dañe la economía y reputación del estado.

Ramsey afirmó que la parte más importante de esta iniciativa es la que obliga a todos los empleadores con más de cuatro empleados a verificar en la base de datos E-Verify la condición migratoria de las personas nuevas que contraten.

Sin licencias en Nuevo México

Al ceder a la presión política de la gobernadora, la republicana Susana Martínez, la Cámara de Representantes de Nuevo México aprobó una propuesta para el estado suspenda la entrega de licencias de conducir a los indocumentados.

La votación de 42-28 representó un triunfo para Martínez y para una coalición con mayoría republicana que lograron revivir el proyecto legislativo que había sido suprimido por la cámara baja, controlada por los demócratas.

La iniciativa, avalada el viernes, será examinada ahora por el Senado, donde enfrentará una situación complicada. Los senadores rechazaron el mes pasado varias propuestas que planteaban eliminar la medida de entregar licencias a indocumentados que fue aplicada cuando el demócrata Bill Richardson gobernó el estado, fronterizo con México.

Guerra sin cuartel

El nuevo proyecto, del representante independiente Andy Núñez, prevé revocar una ley del 2003 que permitió la entrega de más de 80.000 licencias de conducir a extranjeros, incluyendo a quienes estaban ilegalmente en Estados Unidos.

publicidad

Las autoridades estatales afirman que desconocen el número de esos documentos concedidos a indocumentados porque la condición migratoria no forma parte de los requisitos para obtener la licencia.

Ocho demócratas avalaron el proyecto de Núñez, al igual que 33 republicanos.

"Hoy fue escuchada la voluntad del pueblo en la Cámara de Representantes", dijo en un comunicado Martínez, considerada la primera gobernadora hispana en el país. "Espero que el Senado también escuche al pueblo de Nuevo México y le dé a esta iniciativa una votación directa".

Utah como Arizona

La legislatura del estado de Utah aprobó una reforma en la inmigración que comprende una ley al duro estilo de Arizona y un prometedor programa de trabajadores huéspedes para indocumentados.

Los simpatizantes dijeron que el paquete legal de la reforma, aprobado la noche del viernes, presenta un equilibrio entre el imperio de la ley, las necesidades económicas y un sentido de piedad.

Los detractores, incluidos muchos republicanos conservadores, afirmaron que la reforma es una especie de recompensa indebida para los indocumentados, que además posiblemente alentará una mayor ingreso de inmigrantes sin papeles.

De qué se trata

El paquete de la reforma, que incluye una medida para contratar temporalmente a trabajadores mexicanos, será remitido la próxima semana al gobernador Gary Herbert (republicano).

publicidad

Cuando falta una semana para el fin de la sesión legislativa, el acuerdo entre los legisladores para aprobar la reforma estuvo a punto de fracasar antes de la votación debido a una revuelta de republicanos conservadores en la cámara baja contra el programa de trabajadores huéspedes, llamado el Proyecto 116.

La cámara baja finalmente aprobó la iniciativa en una votación de 41-32, pero luego de dos horas de discursos de los críticos.

Trabajadores huéspedes

El representante republicano Chris Herrod, que encabezó la protesta, dijo que ese programa de trabajadores huéspedes era "simple y llanamente" una amnistía para los indocumentados.

El programa, que para regir necesita una dispensa federal, permitiría a los indocumentados permanecer en el estado como trabajadores huéspedes con sus familias.

"La gente cree que seremos vistos como compasivos", advirtió Herrod. "La gente nos verá en realidad como débiles. (La gente) verá que no atendemos el imperio de la ley".

El también representante republicano Bill Wright, que auspició el Proyecto 116, afirmó que el programa debía ser aprobado si es que los legisladores querían que hubiera este año una reforma en la inmigración.

Wright señaló que el programa era un riesgo, pero también expuso que podría convertirse en un programa modelo.

publicidad

Camino despejado

Poco antes, los otros proyectos incluidos en el acuerdo fueron aprobados sin complicaciones en la cámara baja y el Senado.

La iniciativa sobre la aplicación de ley de inmigración, el Proyecto 497, sigue el ejemplo de la ley de Arizona que criminaliza a los indocumentados, pero contiene diferencias que permitieron tranquilizar a los legisladores preocupados por el estigma negativo que carga la legislación de ese estado vecino.

De ser promulgada por el gobernador Herbert, la ley le exigirá a la policía que verifique la calidad migratoria de quien sea detenido por un delito relativamente menor o uno grave. La medida sería opcional para las personas detenidas por una falta o infracción menor.

El Proyecto 466 crea un programa para que las empresas en Utah puedan contratar a trabajadores del estado fronterizo mexicano de Nuevo León.

El representante republicano Stephen Sandstrom, promotor del Proyecto 466, dijo que el programa de inmigrantes con papeles permitirá mitigar la inquietud en el estado sobre la inmigración indocumentada al autorizar el ingreso de inmigrantes con un contrato laboral de dos años.

Arizona suspendió propuestas

El presidente del senado de Arizona, Russell Pearce, dejó en suspenso una nueva legislación migratoria, a la espera de que haya un pronunciamiento sobre el presupuesto estatal, dijo el viernes un vocero.

La pausa en las iniciativas por parte de Pearce, autor de la polémica Ley SB1070, refleja la prioridad declarada por los republicanos, de enfrentar la falta de presupuesto del estado, dijo a The Associated Press el vocero Mike Philipsen.

publicidad

Como presidente del Senado, Pearce tiene control sobre el cronograma para analizar la legislación.

El republicano ha defendido desde hace tiempo la aprobación de medidas para combatir la inmigración ilegal.

La Enmienda 14

Las nuevas medidas de inmigración incluyen una iniciativa amplia de Pearce, sobre los servicios de educación pública y otros temas, desde el reglamento de tránsito hasta las contrataciones. Otros senadores republicanos auspiciaron dos medidas sobre ciudadanía y una propuesta sobre quién puede ser internado en los hospitales.

No se ha fijado una fecha para que el proyecto legislativo sea analizado a mayor detalle en el Senado, desde que se aprobó en una comisión dominada por duros oponentes a la inmigración ilegal, en una sesión maratónica entre el 22 y el 23 de febrero.

Philipsen dijo que no estaba seguro de si otras iniciativas de inmigración podrían avanzar antes de que un presupuesto reciba la aprobación formal. Desconocía también si la suspensión podría concluir antes, una vez que haya un acuerdo entre la gobernadora republicana Jan Brewer y los legisladores de ese mismo partido, sobre propuestas presupuestarias específicas.

Pero está claro que las iniciativas migratorias están suspendidas mientras los republicanos siguen negociando el presupuesto, señaló.

Protesta estudiantil

Un grupo de 200 estudiantes de secundaria efectuó el viernes una protesta afuera del capitolio local en Phoenix contra una nueva iniciativa sobre inmigración que afecta a los indocumentados en Arizona.

publicidad

Los estudiantes gritaron lemas frente al Senado local al tiempo que portaban letreros que decían "tenemos derechos" y "educación, no deportación".

La movilización tuvo lugar en un día en que se encontraba en receso el congreso local y casi una semana después de que una comisión del senado aprobó por estrecho margen un nuevo proyecto de ley que impulsó el mismo senador que promovió la polémica ley sobre inmigración del 2010 en el estado.

El senador demócrata Steve Gallardo pronunció algunas palabras ante el grupo de manifestantes reunidos frente al Senado local.

Después, los inconformes comenzaron en marchar en círculo en una plaza entre los edificios de la Cámara de Representantes y el Senado en el capitolio de Arizona.

Un helicóptero de la policía sobrevoló la zona en tanto que ocho agentes del Departamento de Seguridad Pública reforzaron la vigilancia en los alrededores.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad