publicidad
Indocumentado detenido.

Ex sheriff de Carolina del Sur se declara culpable de ocultar a indocumentados

Ex sheriff de Carolina del Sur se declara culpable de ocultar a indocumentados

Fue acusado en junio de aceptar sobornos para interferir en el procesamiento de ciertos indocumentados.

Indocumentado detenido.
Indocumentado detenido.

El ex alguacil de Carolina del Sur, James Metts, se declaró hoy en un juzgado federal de este estado culpable del cargo de conspirar para ocultar a indocumentados, un delito que acarrea años de cárcel.

En la corte federal en Columbia, capital del estado sureño, Metts, de 67 años, aceptó su culpabilidad y evitó así que se celebre un juicio por este cargo el próximo 12 de enero, cuando prometió que "comprobaría su inocencia".

Hace dos semanas, el juez federal Terry L. Wooten rechazó el acuerdo presentado por el Gobierno federal que ofrecía a Metts tres años de libertad condicional y el pago de multas, lo que magistrado consideró "muy débil" para los graves cargos que enfrentaba el acusado.

publicidad

Ante la decisión del ex alguacil, Wooten afirmó que procederá a revisar los documentos del acuerdo y el reporte de la Oficina de Libertad Condicional para emitir su sentencia, que en este caso, en el que se han ocultado inmigrantes "sin papeles", implica una pena de hasta 10 años y una multa de $250,000 dólares.

Metts, ex alguacil de Carolina del Sur con 42 años de carrera, y uno de los más respetados agentes de este estado, fue acusado el pasado mes de junio por el Departamento de Justicia federal de aceptar sobornos para interferir en el procesamiento de ciertos indocumentados.

En noviembre de 2011, Metts aceptó un sobre con efectivo del dueño de varios restaurantes mexicanos para dejar en libertad a uno de sus empleados, que era un indocumentado, tras ser arrestado por conducir imprudentemente y sometido luego al programa 287g, que identifica a los indocumentados en la cárcel de Lexington, al norte del estado.

El fiscal Bill Nettles resaltó hoy que el resultado del caso se debe en parte a la cooperación de varias agencias del deber de Carolina del Sur y del Gobierno federal para combatir la corrupción entre los servidores públicos.

Las organizaciones hispanas en Carolina del Sur han repudiado las acciones de Metts por considerar que se aprovechó de la situación de los indocumentados para obtener beneficios económicos.

"Esperamos que se le aplique la ley como a cualquier otra persona", declaró a Efe Gregory Torrales, presidente del Concilio Hispano de Carolina del Sur.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad