publicidad

Elogios y criticas por la demanda del gobierno de EU a la ley de Arizona

Elogios y criticas por la demanda del gobierno de EU a la ley de Arizona

La demanda del gobierno federal contra la ley de Arizona o SB 1070 desató aplausos y elogios, pero también rechazos.

Elogios y criticas por la demanda del gobierno de EU a la ley de Arizona...

Razones oficiales

La demanda contra la ley SB 1070 que presentó el martes el gobierno federal de Washington y que convirtió en delito la estadía sin papeles en ese estado fronterizo con México, además de otra serie de medidas para poner fin a la inmigración indocumentada, fue elogiada por activistas, pero fuertemente rechazada por los republicanos quienes volvieron a acusar al presidente Barack Obama de no hacer lo suficiente para reparar un sistema que se encuentra "roto".

En un comunicado, el Departamento de Justicia dijo el martes que interpuso un recurso en un tribunal federal contra la ley de inmigración recientemente aprobada por el estado de Arizona, la SB 1070, porque "interfiere de manera inconstitucional con la autoridad del gobierno federal de velar por el cumplimiento de la política de inmigración".

publicidad

El ministerio agregó que "la Constitución y la ley federal no permiten la formulación de una variedad incongruente de medidas de política inmigratoria a nivel estatal y local en todo el país" y que "una variedad incongruente de medidas estatales y locales afectaría seriamente los esfuerzos del gobierno federal por controlar la inmigración".

Arizona, al poner en práctica su propia política de inmigración, en conflicto con la ley federal de inmigración, "cruzó un lindero constitucional", añade la justificación.

Paso "esencial"

Tras el anuncio, organizaciones nacionales defensoras de los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos celebraron la decisión del gobierno para frenar, dijeron, una ley que tildan de "vergonzosa".

Para Janet Murgia, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la ley de Arizona (SB 1070) vergonzosamente se alimentó de la frustración legítima con el sistema "roto" de inmigración y advirtió que su entrada en vigor "dejó la muerta abierta a la discriminación por perfil racial".

"Como nación no podemos permitir que cada estado decida la forma de aplicar las leyes de inmigración. El Departamento de Justicia está dando un paso esencial para mantener la autoridad federal sobre los controles y la ejecución de la ley de inmigración y esperamos que los tribunales la decisión correcta", puntualizó.

¿Qué opina de la demanda que interpuso el gobierno del presidente Barack Obama contra la ley de Arizona? Comente aquí.

La forma correcta

America's Voice opinó de similar forma que La Raza. Precisó que el Departamento de Justicia "está tomando las acciones debidas para reasumir el control de la política migratoria a nivel nacional, que es donde debe radicar", y subrayó que "no debe permitirse el intento radical de Arizona de usurpar la ley federal".

"La gente de Arizona está comprensiblemente frustrada con la inmigración indocumentada, pero hay una forma correcta y una forma incorrecta de solucionar el problema", dijo Frank Sharry, director ejecutivo de Americas's Voice. "La forma correcta de hacerlo es que los funcionarios electos en Washington D.C., de ambos partidos, avancen una reforma migratoria integral, una solución que la mayoría de los estadounidenses apoya".

El dirigente agregó que "la forma incorrecta de hacerlo es que, de manera individual, estados como Arizona tomen la ley en sus propias manos en una forma que viola la Constitución y convierte a ciudadanos estadounidenses en blanco sólo por el color de su piel o su acento".

Añadió que "la mayor parte de los latinos de Arizona están aquí legalmente, pero bajo la ley de Arizona estos ciudadanos o residentes legales serán tratados como culpables hasta que prueben que son inocentes. Este caso podría ser fundamental en la historia de los derechos civiles de Estados Unidos. Si tiene éxito, la demanda protegería los derechos de cada ciudadano estadounidense".

publicidad

"Imponer su control"

Para Angela M. Kelley, vicepresidenta de Política de Inmigración y Abogacía del Center for American Progress, en Washington DC, con la demanda interpuesta el martes "el Departamento de Justicia adoptó una fuerte postura en contra de la ley de inmigración de Arizona" y con ello "vuelve a imponer su control sobre la política inmigratoria a nivel nacional".

"Los estados no pueden crear sus propias leyes inmigratorias, por las mismas razones que no pueden imprimir su propia moneda o firmar tratados con otros países", añadió.

Kelly también dijo que "aun así, el enojo de los habitantes de Arizona por el sistema inmigratorio es entendible", y señaló que "por mucho tiempo, los legisladores han hablado mucho pero han hecho poco en remediar tal asunto. Por ejemplo, el Senado falló en aprobar una medida migratoria hace tres años que podía haber hecho mucho para resolver problemas fundamentales con programas y políticas existentes. Las dificultades con nuestro sistema disfuncional han empeorado a través del tiempo, y las comunidades locales deben llevar a cuestas la falta de acción de los legisladores".

"Los legisladores deberían aprobar políticas buenas por medio de reformas inmigratorias integrales que sean buenas para Arizona y para todo el país, y deben dejar de jugar con políticas malas", concluyó.

publicidad

Buenos augurios

Rosa María Soto, del grupo "Fe, Esperanza y Voto", quien participa desde hace 75 días en una vigilia contra la ley SB 1070, manifestó alegría y agradecimiento por la acción del Gobierno, pero alertó de que las leyes que han sucedido en otros estados a la SB 1070 son "más crueles".

"Espero que éste sea el primer paso para una reforma justa y comprensiva de inmigración, que es lo que realmente necesitamos en Arizona para que la comunidad se sienta más segura, más protegida", dijo la activista a un corresponsal de la Agencia Española de Noticias ( Efe).

Ali Noorani, presidente del Foro Nacional de Inmigración, dijo que la acción legal es un "claro mensaje" al resto de leyes locales y estatales que intentan imitar a Arizona.

El profesor de derecho de la Universidad de Arizona, Gabriel "Jack" Chin, dijo vía teléfono a Efe que la demanda tiene muchas posibilidades de tener éxito. El estado "no tiene independencia" para asumir competencias migratorias según una cláusula constitucional y de acuerdo con sentencias del Tribunal Supremo que se remontan a 1870 en un caso que implicaba al Gobierno del estado de Nueva York, explicó.

Republicanos critican

Pero no todos aplaudieron. Legisladores republicanos criticaron al gobierno federal por presentar una demanda contra una ley de inmigración de Arizona, en un intento de crear una imagen de debilidad de los demócratas en el tema migratorio ante los comicios de noviembre.

publicidad

En contraste con los demócratas, que se habían mantenido relativamente al margen del tema, un gran número de republicanos afirmaron el martes que el gobierno federal no debía entrometerse ni intentar impugnar la estricta ley migratoria del estado fronterizo.

"Si el presidente desea un progreso real en este tema, podría hacerlo renunciando a la idea de la amnistía (a los indocumentados) y centrando sus acciones en la seguridad fronteriza e interior", dijo el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

El líder republicano en la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo que el gobierno federal en lugar de demandar a Arizona debía ayudar a ese estado y otros a "que frenen el crimen y la ilegalidad a lo largo de la frontera".

Demócratas no hablan

Los funcionarios electos demócratas de alto rango se mantuvieron en silencio y dejaron la defensa de la acción del presidente Barack Obama a aliados progresistas como la Unión Americana de Libertades Civiles.

Una excepción fue el senador demócrata cubanoamericano, Bob Menéndez, quien encabeza la comisión de campaña del partido para el Senado.

Menéndez dijo que la ley "sienta un peligroso precedente que pone incluso a los ciudadanos y residentes legales en peligro de persecución sólo por su apariencia racial".

Brewer indignada

En Phoenix, capital de Arizona, la gobernadora Jan Brewer consideró que su estado se encuentra "bajo el ataque" de los narcotraficantes, traficantes humanos y el Gobierno federal por interponer una demanda por la ley SB 1070.

publicidad

"El estado de Arizona está bajo el ataque de violentos cárteles mexicanos y de traficantes de humanos, y ahora Arizona se encuentra bajo el ataque en la Corte Federal del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y su Departamento de Justicia", aseguró Brewer en un comunicado de prensa.

La mandataria republicana calificó de "equivocación" que el Gobierno Federal demande a la gente de Arizona por querer "ayudar" a reforzar las leyes federales de inmigración y aseguró que la aprobación de la ley SB 1070 es resultado del fracaso del Gobierno federal por proteger la frontera.

"La demanda presentada el día de hoy es una pérdida de recursos. Esos fondos deberían ser utilizados en contra de los violentos cárteles mexicanos y no en contra de la gente de Arizona", enfatizó Brewer en su comunicado.

Más condenas

Las reacciones de otros políticos estatales no se hicieron esperar el martes.

En un comunicado conjunto, los senadores de Arizona, John McCain y Jon Kyl, criticaron al Gobierno federal por no hacer todo lo posible para proteger a la gente de Arizona de la violencia y el crimen que la inmigración indocumentada trae a este estado.

"Mientras el Gobierno federal no haga su trabajo no debería demandar a Arizona bajo los términos de que la aplicación de las leyes de inmigración son de responsabilidad única del Gobierno federal", argumentaron los legisladores.

publicidad

McCain enfrentó a Obama en los comicios presidenciales de 2008, donde perdió por un amplio margen de votos.

México satisfecho

Al otro lado de la frontera, el Gobierno mexicano expresó el martes su beneplácito por la decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de buscar impedir la entrada en vigor la Ley SB 1070, conocida como Ley Arizona, que convirtió en delito la presencia indocumentada en ese estado.

La cancillería mexicana manifestó en un comunicado de prensa su aprobación por la decisión del Gobierno estadounidense de interponer acciones legales para declarar la inconstitucionalidad de la Ley SB 1070 e impedir su entrada en vigor.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México indicó que esta decisión del Ejecutivo estadounidense "se suma a las acciones ya presentadas en contra de la Ley SB 1070".

El 22 de junio pasado México se adhirió, bajo la figura de "Amigo de la Corte" o "Amicus Curiae", a la demanda de diversos organismos civiles en Estados Unidos para que se declare inconstitucional y se evite la aplicación de la Ley Arizona.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad