publicidad
La nueva cárcel de ICE tendría capacidad para 1,800 camas. En la actualidad la agencia federal cuenta con unos 350 centros en todo el país.

Crece oposición ante eventual construcción de cárcel migratoria en Florida

Crece oposición ante eventual construcción de cárcel migratoria en Florida

Activistas defensores de los inmigrantes y pobladores de una zona del sur de Florida rechazan la eventual construcción de uno de los centros de detención de inmigrantes más grandes en Estados Unidos.

La nueva cárcel de ICE tendría capacidad para 1,800 camas. En la actuali...
La nueva cárcel de ICE tendría capacidad para 1,800 camas. En la actualidad la agencia federal cuenta con unos 350 centros en todo el país.

El nuevo centro penitenciario del ICE tendría unas 1,800 camas

MIAMI - Activistas defensores de los inmigrantes y pobladores de una zona del sur de Florida llevan a cabo una campaña contra la eventual construcción de uno de los centros de detención de inmigrantes más grandes en Estados Unidos.

En junio pasado se anunció que el grupo privado Corrections Corporation of America (CCA), contratista habitual de la Agencia de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), planeaba construir y administrar un centro de detención de inmigrantes con 1,800 camas en un suburbio ubicado unos 51 km al noroeste del centro de Miami.

"Una inmensa mayoría de los residentes están frustrados porque no obtienen ninguna respuesta del alcalde, sienten que no hay transparencia", dijo a la Agencia Francesa de Noticias (AFP) Kathy Bird, coordinadora de la campaña comunitaria por parte de la Coalición Florida Immigrant.

publicidad

"Esta es una forma costosa e ineficiente de lidiar con la situación de la inmigración", agregó la activista.

Contrato firmado en 2005

La comunidad obtendrá un porcentaje del dinero que reciba la CCA por parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, ministerio bajo cuyo mando se encuentra ICE) por cada cama ocupada en la instalación.

Durante una reunión celebrada el jueves en la Comunidad de Sawgrass, residentes del área donde se construirá el presidio expresaron su oposición al proyecto y demandaron a las autoridades cancelar los planes.

"Muchos de los residentes se han acercado a sus funcionarios públicos pidiendo explicaciones sin ningún resultado. Los miembros del Consejo respondieron que están bajo una cláusula de silencio y sugirieron a los residentes llamar directamente a Inmigración y Aduanas (ICE) para obtener información", dijo Bird.

Dinero fresco

La Coalición Florida Immigrant explicó que de acuerdo con el contrato firmado entre Southwest Ranches y el gobierno -a través de ICE- la CCA pagará unos $150 mil al año a cambio de un porcentaje por cada inmigrante detenido.

"Si la ciudad ya ha firmado, debe ser capaz de responder las preguntas de los residentes de la zona", puntualizó Bird.

Una encuesta telefónica previa al encuentro reveló que el 89% de los habitantes de Southwest Ranches no está de acuerdo con tener un centro de detención en su comunidad. El mismo rechazo existe en la vecina comunidad de Pembroke.

La Coalición Florida Immigrant dijo además que el centro de detención no sólo será visible desde los hogares de los residentes de la zona, sino que las autoridades de ICE también utilizarán sus calles, departamento de bomberos, agua y el sistema de alcantarillado.

Funcionarios de Pembroke Pines y Southwest Ranches ya han firmado acuerdos a principios de este año para que Pembroke Pines proveea estos servicios al centro de detención, dijo la Coalición.

No revelan detalles

Un portavoz del ICE para Florida contactado por la AFP no quiso proporcionar las fechas que maneja la agencia federal para la supuesta construcción de esta prisión migratoria.

Sin embargo, se limitó a proporcionar un comunicado de la agencia en el cual se asegura que "el ICE seleccionó tentativamente Southwest Ranches" para erigir un centro de detención migratorio y "por ahora, el ICE y Southwest Ranches continúan trabajando los detalles de esta selección tentativa".

Distintas coaliciones defensoras de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos insisten en la necesidad de aprobar una reforma migratoria que ponga fin a la fuerte campaña de detenciones y deportaciones, que durante el gobierno del presidente Barack Obama ha llegado a cifras récord.

Solamente el año pasado se deportó a 392 mil inmigrantes indocumentados -cifra inédita hasta entonces- y coaliciones como la de Florida y CHIRLA, en California, aseguran que en 2011 el número será mayor.

publicidad

Opiniones contrarias

El gobierno federal asegura que la mayoría de los deportados tenía antecedentes criminales graves, pero organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes dicen lo contrario.

La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) reiteró que de los casi 1 millón de inmigrantes deportados por el gobierno del Presidente Barack Obama durante 2009 y 2010, entre seis y siete por cada 10 no tenía antecedentes criminales que representaran una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

La Casa Blanca ha dicho que el gobierno mantendrá su actual política migratoria durante el curso de 2011, pero insiste en la necesidad de que el Congreso apruebe una reforma migratoria comprensiva que incluya una vía de legalización para indocumentados que carecen de antecedentes criminales, hablan inglés, llevan tiempo en el país y paguen una multa.

Según datos del DHS y del Pew Hispanic Center, en Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados y la mayoría es originaria de América Latina, principalmente México.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad