publicidad
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

Congresista demócrata visita a mexicana indocumentada en santuario en Arizona

Congresista demócrata visita a mexicana indocumentada en santuario en Arizona

La mexicana Rosa Robles lleva tres meses refugiada en una iglesia para evitar que la deporten de EEUU.

La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

Por María León

El congresista demócrata por Arizona, Raúl Grijalva, visitó el martes a Rosa Imelda Robles, una mujer indocumentada de origen mexicano quien desde hace más de tres meses está refugiada en una iglesia en el sur de Tucson como último recurso para evitar su deportación.

"El caso de Rosa es un ejemplo de qué tan disfuncional es nuestro sistema de inmigración. Mientras que las familias están separadas y el nivel de deportaciones continúan aumentando, tenemos casos como el de esta familia que ve en el santuario quizás un último recurso para detener su deportación", dijo hoy a Efe Grijalva durante su visita a Robles en la Iglesia Presbiteriana del Sur en Tucson.

Leer: La mexicana Rosa Robles espera en una iglesia el milagro de Obama

publicidad

La inmigrante mexicana, originaria del estado de Sonora, se encuentra en santuario desde el pasado 7 de agosto tratando de evitar que se cumpla una orden de deportación en su contra.

Como muchos otros inmigrantes indocumentados en Arizona, Robles fue detenida por oficiales del alguacil del condado Pima por una simple infracción de tráfico en el 2010.

Leer: ICE no cierra la deportación de la mexicana Rosa Robles.

Luego de ser cuestionada sobre su estatus migratorio, los agentes la pusieran en manos de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), iniciándose así un proceso de deportación en su contra.

Grijalva, quien recibió una copia de la carta que la mexicana envió al presidente Obama, espera que los hijos de Robles, Gerardo y José Emiliano de 11 y 8 años respectivamente, puedan asistir a la reunión que se celebrará próximamente en Washington D.C.

Los dos menores son ciudadanos mexicanos pero que se encuentran tramitando sus permisos bajo la Acción Diferida o DACA, para los dreamers.

El congresista demócrata reconoció que existe un gran descontento entre los miembros de la comunidad latina en Estados Unidos debido a que el presidente Obama decidió posponer una Acción Ejecutiva que otorgue un alivio migratorio a familias indocumentadas hasta después de las elecciones de noviembre.

"A este punto no tenemos detalles sobre lo que esta orden puede incluir pero esperamos que sea amplia, y que incluya muchas familias como la de Robles", dijo Grijalva.

Aunque todavía no hay una fecha exacta, algunos hablan de que el presidente podría anunciar sobre el tema migratorio el próximo 11 de diciembre.

"Cada día que pasa sin un alivio migratorio, casos como el de Rosa se multiplican en el país", aseguró el político.

La falta de una acción por parte de ambos partidos para aprobar una reforma migratoria ha provocado un gran descontento entre los votantes latinos.

"Hay gente que está pensando no votar como una forma de protesta, pero considero que ésta no es la mejor estrategia, ya que debemos demostrar nuestro nivel de poder político. Para mí el voto sigue siendo algo sagrado y debemos de hacerlo sentir en las urnas", manifestó Grijalva, quien buscara la reelección el próximo mes de noviembre.

Arizona se ha convertido en el epicentro del resurgimiento del movimiento santuario en Estados Unidos, por medio del cual inmigrantes indocumentados solicitan refugio en iglesias como último recurso para evitar la deportación.

Actualmente, además de Robles, otros dos inmigrantes indocumentados se encuentran en santuario en Arizona. El mexicano originario de Hermosillo, Sonora, Francisco Pérez Córdova, se encuentra en la Iglesia Metodista Unida de San Francis en los Foothills en Tucson y el guatemalteco Luis López Acabal, se encuentra en una iglesia en Tempe.

"Lo más difícil es vivir separada de tu familia, de tus hijos, saber que les haces falta", manifestó a Efe Robles.

publicidad

La inmigrante mexicana, quien vive en Estados Unidos desde 1999, aseguró vivir en un constante miedo de ser arrestada por inmigración, algo que inclusive le impide salir de la iglesia de donde se encuentra.

Como muchos otros, sus esperanzas están puestas en una posible orden ejecutiva del presidente Obama que les otorgue un camino para "salir de las sombras".

"Sé que hay mucha gente que nos critica por estar refugiados en una iglesia, pero no entienden el dolor y el sufrimiento que viven nuestras familias inmigrantes", dijo.

Indicó que algo positivo de su experiencia ha sido el recibir el apoyo de la comunidad y darse cuenta que hay muchas personas como ella que están pasando por la misma situación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad