null: nullpx
Asilo Político

Arrecia la crisis migratoria en Tapachula: México ofrece visas humanitarias pero su capacidad de respuesta está desbordada

Autoridades migratorias de México convocaron esta semana a cientos de inmigrantes a la explanada del Estadio Olímpico de Tapachula para comenzar trámites de entrega de visas humanitarias. Pero al lugar llegaron miles de personas y el proceso fue suspendido hasta nuevo aviso.
Publicado 24 Nov 2021 – 10:46 AM EST | Actualizado 24 Nov 2021 – 08:54 PM EST
Comparte
Cargando Video...

La lentitud para procesar solicitudes de asilo y el hacinamiento de miles de inmigrantes, la mayoría haitianos y centroamericanos, están convirtiendo a Tapachula —fronterizo con Guatemala— en una olla de presión social que amenaza con estallar.

La crisis allí arreció este lunes cuando el Instituto Nacional de Migración (INM) convocó a cientos de inmigrantes a la explanada del Estadio Olímpico de Tapachula para comenzar trámites de entrega de visas humanitarias, pero al lugar llegaron miles de personas y el proceso fue suspendido hasta nuevo aviso.

Esa cancelación del proceso para entregar esos visados, que en algunos casos demora más de un año, desató airadas protestas por parte de inmigrantes que aguardan una oportunidad de asilo y permisos de trabajo. Alegan que llevan demasiado tiempo viviendo incluso en la indigencia.

Medios locales reportaron que el gran número de personas que acudieron a la explanada con la esperanza de obtener una visa causó que el proceso se saliera de control y se suspendieran las actividades. Ello "provocó el descontento” de los más de 7,000 extranjeros que se encontraban en la explanada que exigían que se les atendiera, reportó el sitio Noticiasenlamira.com

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes estiman que en Tapachula hay unos 120,000 inmigrantes en busca de asilo. De ellos, cerca de 40,000 son originarios de Haití y el resto son de Centroamérica, de otros países de la región y sudamericanos.

Disuelven segunda caravana con la promesa de visas

Este martes, funcionarios del INM alcanzaron un acuerdo con una caravana —la segunda, que salió el jueves de la semana pasada de Tapachula rumbo a la Ciudad de México (DF) para presionar al gobierno y que les otorgue una residencia legal permanente.

“La caravana aceptó la oferta del gobierno de visas humanitarias”, dijo a Univision Noticias Luis García Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana A.C., organización que convocó y encabezada la marcha. “La caravana se disolvió y los inmigrantes recibirán visas humanitarias, serán trasladados a 10 estados y además les entregarán un permiso de trabajo”.

Según García, los beneficiarios del acuerdo con el INM son “3,852 compañeros que serán repartidos en los 10 estados".

"Las visas humanitarias las recibirán aquellos que no tenían iniciado ningún tipo de trámite. Pero aquellos que tenían avanzadas sus solicitudes de asilo ante la Comisión de refugiados (COMAR), les prometieron la residencia prmanente”, dijo.


Los 10 estados seleccionados por el gobierno mexicano son: Puebla, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Guerrero, Colima, Jalisco y Guanajuato, en la sede de León y de San Miguel de Allende.

García dijo, además, que la oferta del INM pudo haber llegado hace al menos dos años “cuando le comenzamos a exigir al gobierno que cumpliera con la ley en el trato a los inmigrantes. Debería ahora destinar más recursos y atender la crisis humanitaria en Tapachula donde aguardan más de 120,000. Si no lo hace, mañana mismo comenzarán a salir nuevas caravanas porque la gente se dio cuenta que esta es la manera de que los escuchen y les respondan”.

El acuerdo del gobierno mexicano

El acuerdo alcanzado entre el INM y la segunda caravana en la localidad de Mapastepec, Chiapas, implica el traslado de la totalidad de los inmigrantes que la integraron a los estados seleccionados y el inicio del proceso de visas humanitarias.

El INM dijo que, como garantes del compromiso, figuran la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), quienes supervisarán los traslados y la entrega de tarjetas que permitirán “regularizar” la estancia de los extranjeros en el país. La mayoría de ellos huyó de sus naciones a causa de la violencia y la pobreza en busca de un mejor futuro para sus familias, un fenómeno que se viene dando desde el 2013.

El acuerdo señala, además, que en cada uno de los 10 estados receptores seleccionados por el gobierno habrá representantes del INM que “expedirán una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias”.


En otra promesa del gobierno, se dispuso proporcionar alojamiento en albergues del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) o de la sociedad civil, en tanto permanezcan en el estado asignado.

Las inscripciones para recibir las visas se harán en el domo del campo de fútbol en el barrio Santa Cruz del municipio de Mapastepec. Durante el proceso se dará prioridad a mujeres embarazadas y su núcleo familiar, a quienes tienen un trámite resuelto por la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y su núcleo familiar y a personas extranjeras en situación de vulnerabilidad y su núcleo familiar.

Qué ha pasado con la primera caravana de migrantes

Por otro lado, la primera caravana que salió de Tapachula el pasado 23 de octubre y que integraban unos 2,500 inmigrantes avanzaba este miércoles por el estado de Veracruz rumbo a la Ciudad de México.

A pesar de que la mayoría de los migrantes ha aceptado visas humanitarias y se ha retirado de la caravana en diversas partes del recorrido, “todavía quedan unos 800 que no abandonan la caminata y siguen viaje para exigir lo que les prometieron: residencia y no visas humanitarias”, dijo García.

“Ellos siguen caminando adelante en la carretera federal, en Veracruz. Durante todo el tiempo que han caminado han tenido el mismo ofrecimiento que nos hicieron a nosotros, pero han dicho que quieren llegar al Distrito Federal. Siguen insistiendo”, agregó el activista.


“Tanto ellos como nosotros esperamos que se cumpla la ley. No solo con quienes aceptaron el acuerdo con el INM, sino con los que están en Tapachula”, señaló. “Ayer salió una tercera caravana desde Tapachula con cientos de inmigrantes desesperados, pero fueron detenidos. Nos hablaron por teléfono desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, diciéndonos que la Guardia Nacional y agentes del INM les pararon el paso y los regresaron”.

“Pero le digo que esto no se va a detener. Habrá muchas otras caravanas porque la gente ya sabe que presionando las escuchan. Y nosotros estaremos atentos a que se cumpla el compromiso alcanzado ayer. Si no lo cumplen, pues volveremos a salir en caravana rumbo a la capital mexicana”, advirtió.

¿Rumbo a Estados Unidos?

Si bien la primera caravana sostiene desde un comienzo que el destino final es el DF, la mayoría de los inmigrantes que la integran sostienen que el objetivo final es la frontera sur de Estados Unidos para pedir asilo y reunificarse con familiares que viven desde hace tiempo en el país del norte.

“También los integrantes de la segunda caravana”, dice García Villagrán. “Llegaron a Tapachula con intención se seguir viaje al norte porque los encarcelaron en la frontera. Las visas humanitarias ayudarán a sostenerse y recobrar fuerzas, pero muchos tienen la intención se avanzar al norte para llegar hasta la frontera”, señaló.

Mientras la primera caravana sigue caminando por México, en Texas, el gobernador Greg Abbott (republicano) se prepara para el escenario de tener que actuar y detener la llegada de los indocumentados.

Abbott es un férreo opositor a la política migratoria de Joe Biden y ha declarado abiertamente su respaldo a la política migratoria de 'tolerancia cero' del expresidente Donald Trump, quien entre 2017 y enero de 2021 limitó la política de asilo y cerró fronteras sin el voto de respaldo del Congreso.

Al igual que el exmandatario, Abbott tilda a los inmigrantes de violadores, asesinos y traficantes de drogas, y aseguró que su estado está preparado con miles de agentes y soldados de la Guardia Nacional para resguardar la frontera e impedir la entrada de extranjeros ilegales.

Según él, la situación actual es “insostenible para las empresas estadounidenses que buscan continuar sus operaciones comerciales, y se está convirtiendo rápidamente en una barrera absoluta para el libre comercio, las transacciones de energía y la inversión privada de Estados Unidos en la región”.

También acusa al gobierno mexicano de estar “utilizando fuerzas policiales militarizadas para prevenir la operación de empresas estadounidenses, socavando la credibilidad de Estados Unidos como socio comercial mientras la crisis fronteriza continúa devastando Texas”.

El martes la organización de derechos humanos Human Rights Watch tildó la política migratoria de Abbott de "abusiva y discriminatoria".

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés