publicidad

Amenazados por MS-13 ganarían asilo

Amenazados por MS-13 ganarían asilo

Tres hermanos que fueron amenazados por una peligrosa pandilla en El Salvador y huyeron a EU en busca de asilo...

Pablo, René y Silvia Mira contaron que a causa de amenazas proferidas por la Mara Salvatrucha (MS-13) en 2004 se vieron obligados a escapar de su país llegaron a Estados Unidos, donde pidieron asilo.Estados Unidos otorga asilo a personas que no pueden o no quieren regresar a su país de origen debido a persecución o a un temor bien fundado de persecuciones que pongan en peligro sus vidas, explica la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS).Las personas que normalmente solicitan asilo en Estados Unidos provienen de regimenes políticos opresivos o han sido miembros de minorías religiosas o étnicas perseguidas, apuntó el periódico. Hasta ahora, el gobierno federal de Washington se ha negado a considerar a las personas que huyen de la violencia pandillera como candidatos para obtener asilo.Qué dice la leyLa USCIS resalta que los temores y los miedos tienen que ser argumentados con sólidas pruebas, porque en caso contrario el solicitante puede ser removido o deportado.En el caso de los Mira, el panorama se complicó cuando el gobierno estadounidense no aceptó la petición de asilo, lo que obligó a sus abogados a apelar el caso para detener su deportación.A partir de las reformas a la Ley de Inmigración Ilegal y de Responsabilidad del Inmigrante, aprobadas por el Congreso en 1996, se registraron cambios importantes en el proceso que deben llevar a cabo aquellas personas que solicitan asilo en Estados Unidos.Plazo de un añoDe acuerdo con la USCIS, el extranjero a su llegada al país puede presentar la solicitud o dentro de los 12 meses siguientes a su ingreso y será un Oficial (o empleado de la oficina) de Asilo quien determinará si la persona tiene un temor creíble de persecución.Las normas agregan que el funcionario de asilo resuelve que el solicitante aporta pruebas contundentes y sus temores son ciertos, el extranjero recibirá una Notificación de Comparecencia o, en caso contrario, puede ser detenido para llevar a cabo los procedimientos de remoción o deportación.Los extranjeros con temor creíble, agrega la agencia también reúnen los requisitos para que sean considerados como receptores de una residencia bajo palabra, condición o estatus temporal que permite la permanencia en el país sin que ello signifique una admisión definitiva.El término "admisión creíble de persecución", explica, significa que hay una posibilidad significativa de que un extranjero pueda establecer su derecho de obtener asilo, teniendo en cuenta la credibilidad de las declaraciones que aporte en apoyo de su solicitud de asilo y otros documentos o informes entregados al Oficial de Asilo.¿Debería Estados Unidos asilar a personas amenazadas de muerte por pandillas? Comente aquí.

publicidad

Tras

la apelación interpuesta por los abogados de los Mira, el Departamento

de Seguridad Nacional (DHS) decidió reconsiderar el caso y el fallo

negativo a la petición de asilo.Un portavoz del DHS dijo que el

gobierno está en proceso de "desarrollar regulaciones para definir

mejor los requisitos del asilo". Los nuevos parámetros podrían acabar

cambiando la manera en que se deciden estos casos, indicó el WSJ.Los

abogados de los hermanos Mira argumentan que los jóvenes que se

resisten a formar parte de las maras o pandillas, sea por principios

personales, morales o religiosos, constituyen un "grupo social

determinado" que encara represalias.Nadie sabe el númeroThe Wall Street Journal

dijo que no existen cifras oficiales sobre el número de casos

judiciales que involucran solicitudes de asilo por parte de personas

que aseguran haber entrado a Estados Unidos para escapar del

reclutamiento de las pandillas.Expertos en asilo estiman que en

los últimos 10 años miles de jóvenes centroamericanos huyeron de la

violencia pandillera y aseguran que regresar a sus países pone en

peligro sus vidas."Este caso podría ser el primer indicio de un

potencial quiebre en el blindaje contra el otorgamiento del asilo a los

que resisten a unirse a una pandilla", dijo Steve Yale-Loehr, profesor

de leyes de inmigración y asilo de la Universidad Cornell.Amenaza de muertePablo

y René Mira, mellizos, tenían 14 años cuando agentes de la Border

Patrol (Patrulla Fronteriza) los detuvieron junto con su hermana,

Silvia, entonces de 17 años, en agosto de 2004.Ellos aseguraron

que la Mara Salvatrucha o MS-13 dominaba su pueblo en El Salvador.

Documentos presentados a la Corte de Inmigración alegan que miembros de

la pandilla golpearon y amenazaron a los mellizos para obligarlos a

unírseles.Pandilleros también habrían acosado a su hermana,

Silvia, diciéndole que "encontraría los cuerpos [de sus hermanos] en un

vertedero" y que sería violada o asesinada si los mellizos no se unían

publicidad

al grupo.

Algunas

versiones dan cuenta que la Mara Salvatrucha (MS-13) fue fundada en Los

Ángeles, California, en los años 80 por salvadoreños que escapaban a

Estados Unidos huyendo de la guerra civil, reportó el WSJ.La MS-13, que incluía a ex guerrilleros y soldados, adquirió notoriedad por su brutalidad, entre ellos ataques con machetes.En

la década de los 90 la pandilla llegó a El Salvador después de la

deportación sistemática de Estados Unidos de sus miembros, capturados

por la Patrulla Fronteriza por diversos delitos y faltas, entre ellas

no tener papeles de estadía legal en el país.Desde entonces, la

mara ha proliferado en El Salvador y en los países vecinos (Honduras y

Guatemala), donde las autoridades luchan por detener su crecimiento.La MS-13 también se ha extendido a enclaves de inmigrantes en hasta 42 estados de Estados Unidos, aseguró el diario.Trámite legal complejoLas primeras peticiones de asilo de los hermanos Mira fueron denegadas por el servicio de inmigración estadounidense.La

Junta de Apelaciones de Inmigración consideró que los jóvenes que se

niegan a unirse a una pandilla no constituyen un grupo social lo

suficientemente "visible".La junta no disputó que los Mira estarían en peligro en caso de volver a El Salvador.El

abogado de los Mira, Ben Casper, llevó el caso a la corte de

publicidad

apelaciones federal. Mientras, los Mira estudiaban en St. Paul,

Minnesota, donde vivían con su madre, quien emigró en 1993 huyendo de

la guerra civil en El Salvador. Ella tiene residencia legal temporal.Presos dos semanasEl

6 de julio del año en curso, mientras esperaban la decisión de la Corte

Federal de Apelaciones, agentes de la Oficina de Aduanas y Control

Fronterizo (ICE, una de las 23 agencias que integran el DHS) llegaron a

la casa de los Mira y se llevaron a los hermanos a la cárcel con la

intención de deportarlos."Estuvieron presos como delincuentes

durante dos semanas", dijo Casper. Uno de los hermanos se preparaba

para ingresar a una universidad cuando fue arrestado.Silvia tuvo un colapso nervioso.Los abogados trataron de detener la orden de deportación, pero tanto la USCIS como la Corte de Apelaciones denegaron el pedido."No nos quedaba otra opción que acudir a la Corte Suprema (de Justicia)", explicó Lori Alvino McGill, otra abogada de los Mira.Pedido de emergenciaA

mediados de julio, los abogados presentaron una solicitud de emergencia

para detener la deportación, pero el juez de la Corte Suprema designado

denegó la solicitud.Los abogados entonces renovaron la

solicitud y la dirigieron al juez John Paul Stevens, que solicitó que

el caso fuera considerado por el pleno de la Corte Suprema.The

publicidad

Wall Street Journal dijo el 22 de julio que la corte pidió al gobierno

que explicara por qué rehusó considerar posponer la deportación de los

Mira.El mismo día, la ICE liberó a los jóvenes sin explicación.Entretanto,

abogados del DHS y del departamento de Justicia le dijeron a Alvino

McGill que estaban dispuestos a reabrir el caso, reportó el diario. En

caso que la Corte falle a favor de los Mira, los hermanos podrán

residir legalmente en Estados Unidos. Al año y un día como asilados,

tendrán derecho a gestionar la green card o tarjeta verde y cinco años

más tarde la ciudadanía.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad