null: nullpx
Inmigración Infantil

Unos 50 millones de niños migrantes están expuestos a sufrir las peores formas de abusos

La ONU urge soluciones inmediatas para ir en ayuda de una gigantesca ola de niños migrantes que están huyendo de sus países a causa de guerras, persecuciones, pobreza, violencia, tráfico y abandono.
7 Sep 2016 – 7:30 AM EDT

Los niños migrantes y desplazados que huyen de sus países en busca de asilo o refugio “están más expuestos a sufrir algunas de las peores formas de abusos y otros daños”, advirtió el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en un informe publicado este miércoles.

El estudio, titulado ‘Desarraigados, una crisis creciente para los niños refugiados y migrantes’, dice que los menores migrantes“ a menudo están a expensas del contrabando humano y suelen caer en las redes de los tratantes y otros criminales”, y añade que a muchos menores que huyen de sus países “se les somete a formas extremas de abusos y privación durante sus viajes” hacia el asilo.

Especial interactivo: Buscando rerfugio para mis hijos

Las preocupaciones, sin embargo, no solo se centran en la huida y el viaje que llevan a cabo unos 50 millones de niños en todo el mundo, según cálculos prudentes hechos por Unicef. “Cuando llegan a sus países de destino (si lo logran), las amenazas que confrontan no desaparecen”, puntualiza.

Si bien el estudio reconoce las ayudas que reciben los niños migrantes en numerosos lugares y por parte de muchas personas y organizaciones, el informe señala que “a los niños y sus familias suele costarles trabajo encontrar un lugar seguro”, quedando expuestos a nuevos peligros.

“Los niños refugiados y migrantes hacen frente de forma desproporcionada a la pobreza y la exclusión en un momento en que necesitan urgentemente servicios y protección esenciales”, apunta. Y urge a los gobiernos a incluir las voces de los niños, su situación y las dificultades a las que se enfrentan como “un elemento esencial de los debates internacionales sobre la migración y el desplazamiento”.

El informe de Unicef fue publicado poco antes que Nueva York cobije dos grandes cumbres sobre la crisis de los refugiados, una organizada el 19 de septiembre por la ONU y otra que tendrá lugar el día 20 por iniciativa de Estados Unidos.

Problema mundial

Unicef subraya que la historia de los niños refugiados y migrantes “es una historia mundial” que no se limita a una sola región. Añade que “31 millones de niños viven fuera de sus países de nacimiento, entre ellos 11 millones de niños refugiados y solicitantes de asilo”, y que casi 1 de cada 3 niños que viven fuera de sus países de nacimiento “es un refugiado”.

En los adultos la proporción es inferior a 1 de cada 20.

En 2015, revela el informe, casi el 50% de todos los niños refugiados bajo el mandato del ACNUR procedían solamente de dos países, Siria y Afganistán, y alrededor del 75% de todos los niños refugiados bajo el mandato del ACNUR procedían de apenas 10 países.

También señala que entre 2005 y 2015 el número de niños refugiados bajo el mandato del ACNUR aumentó más del doble, y que durante el mismo período el número total de niños migrantes aumentó un 21%.

Las cifras revelan que en todo el mundo viven aproximadamente 10 millones de niños refugiados, y que a pesar de que las niñas y los niños están representados por igual, ellas están más expuestas a ser víctimas de violencia sexual.

Unicef dijo que si bien la mayoría de los migrantes de todo el mundo son adultos, “los niños representan hoy en día la mitad de todos los refugiados”, y que a fines de 2015 había más o menos 41 millones de personas desplazadas por la violencia y los conflictos en sus propios países. Los cálculos revelan que 17 millones eran niños.


La frontera EEUU-México

El informe también cita la ola migratoria que desde 2014 se registra en la frontera entre Estados Unidos y México, que registra más de 156,000 detenciones de menores no acompañados y más de 167,000 de unidades familiares (menores acompañados por un adulto).

“El impresionante aumento en el número de niños detenidos por las autoridades de inmigración en la frontera sur de Estados Unidos refleja los problemas que aquejan a los niños en sus países de origen, y pone de relieve la importancia que tienen para los infantes de toda la región las decisiones de Estados Unidos sobre legislación, políticas y aplicación de la ley en materia migratoria”, indica el informe.

La totalidad de los niños migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza han sido puestos en proceso de deportación para que un juez decida sus futuros en el país, en cumplimiento a una ley aprobada por el Congreso en 2008.

Más del 95% de los menores y adultos arrestados han sido puestos en libertad con una orden de presentarse ante autoridades federales o a las cortes de inmigración. El resto permanece en centros de cuidado del Departamento de Salud y Recursos Humanos o en centros de detención familiar bajo el mando de Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

En ambos casos las liberaciones dependen de los dictámenes de las cortes durante el debido proceso. Pero no en todos los casos las peticiones de asilo de menores migrantes reciben un fallo favorable.


Problema en aumento

El arresto de familias inmigrantes en la frontera EEUU-México aumentó en julio al igual que el número de menores no acompañados, de acuerdo al último reporte de la Patrulla Fronteriza. Durante ese mes fueron detenidas 7,574 unidades familiares (menores acompañados por un adulto), un 14% más que los 6,627 detenidos en junio. Mientras, el número de menores no acompañados arrestados durante el mismo período fue de 5,068, un 6% más que los registrados en junio cuando fueron detenidos 4,771.

La Patrulla Fronteriza dice que en los 10 primeros meses del año fiscal 2016 detuvo 58,720 unidades familiares frente a las 29,406 del año pasado en el mismo período, lo que equivale a un 99% de aumento.

En cuanto al total de niños no acompañados detenidos en los 10 primeros meses del año fiscal 2016, el reporte señala que la cifra alcanzó los 48,311, frente a los 30,847 del año fiscal 2015, un incremento del 56%.

Las detenciones han ido en aumento pese a las campañas activadas por el gobierno dentro y fuera del país para detener la oleada, que hizo crisis en junio de 2014.

En mayo Univision Noticias reportó que las cortes de inmigración habían emitido casi 32,000 órdenes de deportación entre julio de 2014 y abril de 2016 en casos de menores centroamericanos que buscaban asilo. De los 51,723 casos de asilo presentados y vistos por las cortes de inmigración en ese período de tiempo, solo 22,548 tuvieron representación legal (43.5%).

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), ha dicho que en más del 93% de los casos sin representación legal terminan siendo deportados.

En julio el Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de la Universidad Siracusa de Nueva York pubicó un informe donde revela que casi 500,000 casos pendientes ahogan las cortes de inmigración.


Soluciones inmediatas

ACNUR da una serie de soluciones inmediatas para ayudar a los 50 millones de niños migrantes en el mundo que buscan refugio. Entre ellas recomienda proteger a los niños refugiados y migrantes, especialmente a los no acompañados, de la explotación y la violencia. También pide introducir medidas para fortalecer los sistemas de protección infantil, tales como la formación de trabajadores sociales e infantiles y la colaboración con las organizaciones no gubernamentales (ONGs) y otros grupos profesionales.

La lista agrega frenar la trata de personas, no solo mejorando la aplicación de las leyes sino también incrementando las ayudas para los niños migrantes con medidas tales como:

  • Designación sistemática de tutores cualificados.
  • Mejora del acceso a la información sobre su situación y el tratamiento de sus casos, así como el acceso a asistencia jurídica.

En otras recomendaciones ACNUR sugiere que los gobiernos establezcan directrices más claras para los funcionarios a la hora de elaborar el estatuto de migración de los niños. Esto, apunta, con el fin de prevenir que ellos y sus familias vuelvan a ser perseguidas o sufran otras circunstancias que puedan poner en peligro sus vidas.
También demanda poner fin a la detención de niños migrantes o que esperan obtener la condición de refugiados, como ocurre actualmente en Estados Unidos con centros de detención familiar bajo el mando de ICE.

Medidas alternativas

Simultáneo a la implementación soluciones inmediatas, ACNUR pidió a los gobiernos “introducir alternativas prácticas a la detención siempre que los implicados sean niños (o sus familias), dado el impacto negativo de las detenciones sobre el desarrollo y su particular vulnerabilidad a la violencia física y psicológica”.

Entre las alternativas, sugiere:

  • Entregarles pasaportes a los niños migrantes junto con la obligación de realizar informes asiduos; el nombramiento de garantes o consignatarios que podrían ser familiares o colaboradores de su comunidad; la provisión de atención de guarda y alojamiento independiente tutelado a los niños separados y no acompañados; y el registro obligatorio con las autoridades.
  • Mantener unidas a las familias como la forma más adecuada para proteger a los niños y concederles un estatus legal.
  • Elaborar un protocolo o guía claro para evitar la separación de los niños y sus padres durante los controles fronterizos y cualquier otro tipo de trámite legal con los migrantes.
  • Los estados deberían acelerar los trámites y facilitar la reunificación de los niños con sus familias, incluidos los familiares que los esperan en los países de destino.
  • Los estados deberían llevar a cabo todas las medidas prácticas necesarias para reunir a los niños con sus familias.
  • Los niños nacidos de padres migrantes necesitan una identificación legal para su bienestar futuro.
  • Los gobiernos deberían proporcionar un registro de nacimientos y/u otros documentos de identificación que les permitan acceder a los servicios y no ser apátridas.
  • Proporcionar estudio a todos los niños refugiados y migrantes y darles acceso a la salud y a otros servicios de calidad.

En la búsqueda de soluciones e implementación de medidas para atender las necesidades de los millones de niños refugiados en el mundo, ACNUR pidió un mayor esfuerzo colectivo por parte de los gobiernos, las comunidades y el sector privado para proporcionar a estos niños educación, salud, refugio, nutrición, agua y saneamiento y acceso a ayuda jurídica y psicológica.
Indicó además que entre las soluciones al problema se deben abordar las principales causas de los conflictos, la violencia y la pobreza extrema de los países de origen de los niños migrantes.

Lea también:

RELACIONADOS:Inmigración Infantil

Más contenido de tu interés