publicidad

Buscan a los padres de Adriana, una niña indocumentada de 4 años hospitalizada en Houston

Buscan a los padres de Adriana, una niña indocumentada de 4 años hospitalizada en Houston

Una menor indocumentada de 4 años, de quien solo se conoce que se llama Adriana, se encuentra hospitalizada en Houston luego de que el vehículo en que viajaba de San Antonio a Houston sufriera un accidente de tránsito

La mañana del sábado 30 de abril marcó para siempre la vida de Fernanda de Lara, una joven mexicana de 25 años residente de Austin, Texas.

Sin planearlo se convirtió en el ángel guardián de una niña mexicana de 4 años, quien resultó seriamente lesionada, luego de un accidente de tránsito. Los hechos ocurrieron en la autopista interestatal I-10, que comunica a San Antonio con Houston, en lo que aparenta ser un caso de tráfico de humanos.

La niña era traída a Houston desde San Antonio por un sujeto que debía entregarla en un supermercado hispano de la franquicia Fiesta.

En una entrevista telefónica, De Lara relató que venía con un grupo de amigas conduciendo desde Austin hacia Katy, una ciudad al suroeste de Houston, cuando se percató de un accidente que acabada de ocurrir.

Adriana se recupera en el hospital, pero ya quiere ver a su mamá Univision

Dos vehículos habían chocado y de uno de ellos un hombre joven se bajó cargando una pequeña en brazos.

Ver a la niña y ver la cara de preocupación del señor que la cargaba la hizo detenerse para auxiliarlos, dijo De Lara.

Cuando llegó cerca de ellos, el hombre le entregó a la menor y le dijo que por favor la llevara a un hospital. También le dijo que la niña se llamaba Stephanie y que tenía 4 años. Luego el sujeto se marchó caminando.

“La niña estaba temblando, histérica… gritaba y lloraba, como en pánico”, recuerda De Lara.

La blusa de De Lara terminó empapada de sangre porque la pequeña sangraba. Tenía un brazo fracturado, una contusión en su cabeza y varios raspones en su cuerpo.

publicidad

Poco después oficiales del Departamento de Policía de Sealy, un poblado localizado 50 millas al suroeste de Houston, llegaron a la escena del accidente, donde lograron poner bajo custodia al hombre que transportaba a la menor. El sujeto fue identificado como Tidurcio Rivera, de 30 años, y enfrenta cargos de tráfico de personas, según el reporte policial .

Al momento de la detención, De Lara corrió hasta donde estaba el sujeto para tratar de obtener más información de él. Lo único que le dijo fue que la niña era mexicana, que la había recogido en un hotel en San Antonio y que debía entregarla en un supermercado Fiesta en Houston.

De Lara también le pregunto acerca de su procedencia, porque notó que su acento no era mexicano. El sujeto le respondió que era originario de El Salvador.

Según autoridades de Sealy, Texas, Rivera habría recibido $200 por transportar a la menor de San Antonio a Houston.

De Lara permaneció con la menor por alrededor de una hora, hasta que llegó el helicóptero que la transportó al hospital Memorial Hermann en el centro médico en Houston. No le permitieron acompañarla, porque no era familiar de la niña.

Durante el tiempo que De Lara permaneció con la niña logró ganarse su confianza. La niña le contó que su nombre era Adriana, que era de México y que venía a Estados Unidos a encontrarse con su papá. También relató que su mamá no había podido venir con ella porque no tenían dinero, pero que vendría después.

Cuando De Lara le preguntó por el nombre de sus padres, la niña le respondió que no podía decir nada. Más adelante, a medida que De Lara entabló una amistad momentánea con la pequeña, ésta terminaría contándole que su mamá se llamaba Marlene y su papá Pedro.

Según De Lara, la niña podría tener 5 años, porque ella le relató que justo había acabado de tener la fiesta de cumpleaños en su escuelita, en México.

“Si pudiera me la traería conmigo”, dijo De Lara quien se encariñó con la pequeña. También lamentó que las familias tengan que tomar este tipo de decisiones tan duras, por la realidad que se vive en los países de Latinoamérica.

“La situación esta muy fea en nuestros países, no tenemos el tipo de ayuda que tenemos aquí… pero mandar a estos niños es duro, porque no se sabe en que manos pueden caer, especialmente niños solos”, dijo De Lara.

Ahora los investigadores a cargo del caso tratan de dar con el paradero de los padres de la menor, pero han informado que poco se sabe de la familia de Adriana porque la niña es muy pequeña para suministrar este tipo de información.

Así mismo se conoció que el Departamento de Protección al Menor (CPS) está tratando de obtener la custodia de la niña y de no logran ubicar a sus padres, tendrá que ser entregada a un hogar temporal.

publicidad

Historias relacionadas:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad