null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Países centroamericanos vigilan que los deportados reciban trato "digno y humano"

Gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala expresaron su preocupación por las redadas y expulsiones de ciudadanos centroamericanos
8 Ene 2016 – 12:57 AM EST
Comparte
Grupo de deportados llegando a Guatemala, a principios de este año Crédito: ORLANDO ESTRADA/AFP/Getty Images

Honduras, Guatemala y El Salvador, integrantes del Triángulo Norte de Centroamérica, en un comunicado conjunto difundido por Tegucigalpa, destacaron que serán vigilantes de que los inmigrantes indocumentos que están siendo deportados de Estados Unidos reciban un "trato digno y humano".

Los gobiernos de estos países han instruido a sus respectivos consulados en Estados Unidos a "brindar orientación oportuna sobre asistencia legal a las personas que lo soliciten y que puedan verse afectados por las medidas migratorias".

En casos de detenciones, dice el comunicado, el personal consular "tiene la misión de velar por que los connacionales sean respetados en todo momento, garantizando el debido proceso, así como un trato digno y humano"

También destacan que debe prelar el "interés superior" de los niños que son objeto de estas medidas.

Contrario a los adultos que son deportados de inmediato, los menores tienen que seguir todo un proceso legal, caso por caso, antes de ser devueltos a sus países.

Los países firmantes del admiten que las autoridades estadounidenses están deportando "de manera particular para las unidades familiares, niños y adolescentes que hayan ingresado irregularmente a territorio estadounidense desde el año 2014 y que cuenten con una orden final de deportación, emitida por un juez".

Estimaron que una reforma migratoria "contribuiría a la solución estructural de esta problemática", al destacar que "la migración debe ser abordada de manera integral, corresponsable y humana".

El 2015 cerró con 19,336 personas retornadas por vía aérea desde Estados Unidos y en los primeros días de enero de 2016 se registran, en un primer vuelo, 115 personas deportadas a Honduras.

A principios de esta semana, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, solicitó al Gobierno de Estados Unidos, respeto y consideración hacia los migrantes hondureños que
radican en ese país, donde están amenazados de ser objeto de redadas y deportación.

“Es triste la situación que está pasando nuestra gente allá (en EEUU), y nuestro llamado es al Gobierno estadunidense, es para decirles que nuestros compatriotas también son seres humanos y tienen derecho a migrar”, señaló el mandatario centroamericano.

Hernández matizó su apreciación al señalar que las expulsiones proceden “siempre y cuando (los inmigrantes) no hayan cometido algo ilegal".

Comparte

Más contenido de tu interés