publicidad
Si sabes el proceder de los estafadores, seguro no caerás en sus enredos.

Cinco estafas en las que no puedes caer

Cinco estafas en las que no puedes caer

Muchas estafas --que resultan negocios millonarios-- generalmente ocurren durante la temporada de impuestos.

Si sabes el proceder de los estafadores, seguro no caerás en sus enredos.
Si sabes el proceder de los estafadores, seguro no caerás en sus enredos.

Ten cuidado en esta temporada de impuestos

¿Qué es más aterrador que recibir una carta de reclamación del IRS?

¿Y qué tal una llamada telefónica de alguien que te dice que el IRS va a venir a arrestarte? “Me dijeron que dos agentes vendrían a mi casa en 35 minutos para arrestarme sin derecho a pagar una fianza”, comenta Allen Abrams, un ejecutivo que vive en Encino, California.

Abrams fue víctima de un terrible fraude tributario, una de muchas estafas que generalmente ocurren durante la temporada de impuestos, cuando los estafadores se aprovechan de la confusión y ansiedad por los impuestos. Las estafas son un negocio millonario.

El Inspector General del Departamento del Tesoro para la Administración Tributaria (Tax Administration) recientemente hizo un cálculo sobre las devoluciones de impuestos con reclamaciones hechas por ladrones de identidad, los cuales pudieron costarles a los contribuyentes alrededor de 21,000 millones de dólares para los años fiscales entre 2010 y 2014.

publicidad

Las estafas tributarias evolucionan cada año. A continuación presentamos cinco de las más comunes en esta temporada, además de cómo protegerse de las mismas.

Susto por teléfono

La sofisticada estafa que sufrió Abrams cobró víctimas en casi todo EEUU durante el año 2013. Su experiencia comenzó con una persona que decía ser un agente del IRS y confirmó su nombre, dirección y número telefónico.

“La persona que llamó preguntó si había alguien cerca que pudiera acompañarme a la estación de policía”, señala Abrams. “Cuando me notó tan escéptico, me ofreció un número telefónico de California para que llamara y verificara que esta persona llamaba de parte del IRS. Llamé y la persona que respondió lo confirmó todo”.

Eventualmente, la persona que llamaba le dijo a Abrams que él podía librarse de la situación si mandaba un cheque al portador por $5,000. “Incluso mencionó a Walgreens como el lugar donde obtener uno”, señala Abrams. Esto le pareció raro, así que llamó a su contador Michael M. Eisenberg, asesor financiero certificado (CPA, por sus siglas en inglés), que cuenta con una empresa de consultoría financiera en Los Angeles. Eisenberg le aseguró a Abrams que la llamada era una estafa.

Abrams indicó que un seguimiento del FBI reveló que el “número telefónico de California” era de un contacto en la India, que rápidamente lo desconectó.

A otras víctimas se les dijo que debían dinero al IRS y tenían que pagar mediante una tarjeta de débito precargada o una transferencia bancaria. Si se rehusaban, les decían que podrían ser amenazados con arresto, deportación o suspensión de una licencia de conducir o de un negocio.

Los estafadores pueden tener incluso un cómplice que pretende llamar de parte de la policía local o del Departamento de Vehículos Motorizados (Department of Motor Vehicles) y con una identidad de llamada falsa. Usan nombres y números de identificación del IRS falsos, e incluso pueden tener los últimos cuatro dígitos del número del Seguro Social de una víctima.

De hecho, el primer contacto del IRS con los contribuyentes relacionado con un asunto tributario probablemente no ocurra por medio del teléfono, sino por correo ordinario, enfatiza el comisionado de la agencia en funciones, Danny Werfel.

“Nosotros no solicitamos ni solicitaremos números de tarjeta de crédito por teléfono, ni pedimos una tarjeta de débito prepagada ni transferencia bancaria”, indicó. “Si alguien llama repentinamente declarando ser del IRS y te amenaza con arresto, deportación o revocación de licencia si no pagas inmediatamente, es una señal de que realmente no es del IRS”.

Algo sospechoso

El phishing, que es cuando los estafadores envían correos electrónicos fraudulentos o configuran sitios web falsos para engañar a las personas, es otro famoso fraude. Durante la temporada de impuestos, un mensaje de texto o correo electrónico de phishing pueden ofrecer un mayor reembolso por una respuesta rápida, asegurar que a tu declaración de impuestos le falta información importante como la declaración de salarios e impuestos del formulario W-2, o amenazarte con una auditoria.

publicidad

La meta es persuadirte para que reveles información personal, que se utilizará luego para robarte la identidad. Luego los que realizan el phishing pueden reclamar devoluciones de impuestos con declaraciones de impuestos fraudulentas.

Otra estafa por phishing ataca a los contribuyentes que pueden deber al IRS impuestos atrasados. Los estafadores envían un correo electrónico y prometen eximirlo de las obligaciones del IRS, comenta Joseph Montanaro, un asesor financiero certificado de USAA Enterprise Affairs en San Antonio.

“Esos correos electrónicos pueden prometer ‘eliminar las sanciones tributarias del IRS’ o decirte que puedes ‘pagar solo el uno por ciento de su factura de impuestos’, entre otros”, comunicó. Cuando un contribuyente cae, el estafador solicita datos personales que pueden utilizarse para un fraude.

Marty Abo, director de una empresa de consultoría y CPA en Mount Laurel N.J., señala que varios clientes suyos han recibido correos electrónicos que pretenden provenir del IRS u otra autoridad tributaria. Pero el IRS no solicita esa información por correo electrónico.

Desembolsos insatisfactorios

Cuidado con los preparadores de impuestos fraudulentos. Algunos se quedan con una parte del reembolso de un cliente o le cobran honorarios inflados. Otros intentan atraer clientes con la promesa de reembolsos que son demasiado buenos para ser reales. Otros, incluso aprovechan la información de un cliente para robarle su dinero.

publicidad

Pregunta sobre todos los honorarios por adelantado y por escrito. Evita a los preparadores que basan sus honorarios en un porcentaje del reembolso que te corresponde, o aquellos que afirman que pueden obtener mayores devoluciones que otros preparadores.

No permitas que un preparador deposite el reembolso de impuestos en su cuenta; haz que te envíen todas las devoluciones a tu nombre. Asegúrate de que comprendes todos los formularios de tu preparador de impuestos y nunca firmes una declaración de impuestos en blanco.

Tú eres legalmente responsable del contenido de tu declaración de impuestos, incluso si un profesional la prepara. Si acabas envuelto en un fraude, puedes terminar por pagar una multa del IRS, además de lo que le hayas pagado al preparador. Lee nuestros consejos para encontrar un buen preparador de impuestos.

Filantropía fraudulenta

Los estafadores usarán cada desastre natural y tragedia nacional para sacar ventaja. Pueden comunicarse con las víctimas de desastres y afirmar que trabajan a nombre del IRS para agilizar las reclamaciones en casos de pérdida por siniestro y obtener devoluciones de impuestos. En realidad, buscan robar los números de cuentas bancarias y del Seguro Social.

Durante la temporada de impuestos, algunos estafadores afirman falsamente que una donación que hagas ahora te brindará una devolución de impuestos por el año anterior. “Si alguien te promete una deducción para la declaración de impuestos del año anterior”, dice Montanaro, “entonces sabes que tienes un problema”.

publicidad

El miedo a los espías

Algunos estafadores utilizan los alegatos sobre intervención telefónica y recopilación de datos por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (National Security Agency) para tratar de persuadir a las personas a que transfieran dinero a cuentas en el extranjero y que se eviten así el “espionaje” del gobierno.

Dicen que las cuentas son refugios seguros para los impuestos, con privacidad garantizada. De hecho, la única garantía es que el dinero que envíes desaparecerá.

No confíes, verifica

¿Cómo puedes evitar las estafas tributarias? Ten presente los siguientes consejos.

No respondas a correos electrónicos ni a llamadas telefónicas sospechosas. El primer contacto del IRS por algún asunto tributario probablemente ocurra por correo postal. Si recibes un correo electrónico no deseado que parece ser del IRS o de una organización relacionada, como el Sistema Electrónico de Pagos del Impuesto Federal, repórtalo al IRS al correo phishing@irs.gov. Si sospechas que una llamada telefónica es una estafa, informa el incidente al Inspector General del Departamento del Tesoro para la Administración Tributaria al (800) 366-4484.

Está bien preparado. Evita a los preparadores de impuestos sospechosos cuyas fechorías podrían costarte dinero. Pídele al posible preparador su número de identificación fiscal de preparador (PTIN, por sus siglas en inglés). El IRS aconseja utilizar únicamente profesionales que firmen las declaraciones que preparan e incluyen su PTIN. Lee nuestros consejos sobre cómo conseguir el mejor preparador de impuestos.

publicidad

Verifica si las organizaciones benéficas son legítimas. La herramienta del IRS Exempt Organizations Select Check permite a los contribuyentes encontrar organizaciones de caridad calificadas y legítimas para las cuales las donaciones podrían estar sujetas a deducción de impuestos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad