publicidad

Ilegal se refugio en Iglesia

Ilegal se refugio en Iglesia

Flor Crisóstomo, de 28 años, resistió una orden de deportación y se refugió en la misma iglesia de Chicago que albergó a Elvira Arellano.

El mismo templo de Elvira Arellano

CHICAGO, Illinois - Una indocumentada de origen mexicano el lunes decidió desafiar una orden de deportación y buscó refugio en la Iglesia Metodista Unida Adalberto, el mismo templo del noroeste de Chicago que albergó durante un año a la mexicana Elvira Arellano.

Flor Crisóstomo, de 28 años y madre soltera de tres hijos que permanecen en México, tenía instrucciones para presentarse el lunes con una maleta liviana ante las autoridades de inmigración en Chicago para ser repatriada a su país natal.

"No me voy. He pedido santuario a mi pastor y a mi iglesia y me lo han concedido", dijo Crisóstomo, al dirigirse a los medios de prensa.

En vez de acudir al lugar acordado para su deportación, la mujer decidió desafiar a las autoridades, y en su lugar envió a su abogado con una carta en la que explicaba su decisión de permanecer de forma ilegal en el territorio estadounidense, en un acto calificado de "desobediencia civil".

"No lo hago para desafiar ninguna ley, sino para continuar con la lucha", expresó Crisóstomo, quien sumida en llanto, explicó que busca poner en relieve lo que considera injusticias en las leyes de inmigración de Estados Unidos.

"Sé que no tengo nada que ganar, no tengo hijos ciudadanos y es seguro que me van a deportar", agregó en conferencia de prensa en el interior de la iglesia el lunes.

publicidad

Con su acción, la ex obrera le sigue los pasos a Elvira Arellano, quien estuvo un año refugiada en la misma iglesia, pero fue detenida y deportada por Inmigración tras viajar a California en agosto pasado.

Este lunes, Crisóstomo recibió el apoyo por vía telefónica de Arellano, quien le habló desde México y le pidió a "no dar un paso atrás".

Gail Montenegro, portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), lamentó a través de un comunicado la decisión de Crisóstomo de querer permanecer en Estados Unidos violando las leyes de inmigración.

La funcionaria enfatizó: "Si hasta [el lunes por la noche] no cumple con la orden del juez de inmigración, [Crisóstomo] se convertirá en fugitiva".

"La señora Crisóstomo será detenida en el momento y lugar apropiados, según la seguridad de todos los involucrados", añadió Montenegro al aclarar además que ICE tiene prioridades en sus acciones.

De obrera a activista comunitaria

Crisóstomo, quien es oriunda de Oaxaca, ingresó a Estados Unidos por la frontera con Arizona en el año 2000 tras dos intentos infructuosos. Vivió brevemente en California y en 2001 llegó a Chicago.

Trabajaba de forma ilegal en la "Ciudad de los Vientos", y todas las semanas enviaba $300 dólares a sus hijos de 9, 11 y 14 años, que viven en la ciudad mexicana de Guerrero con la abuela materna y no ha visto desde hace casi ocho años.

Durante la rueda de prensa del lunes, Crisóstomo insistió que para que a su familia no le falte nada, piensa reunir el dinero que acostumbraba enviar a través de la fabricación de artesanías, que piensa vender desde la misma iglesia.

Al mismo tiempo reconoció que cuenta con el apoyo económico de quienes le dan refugio.

Sus problemas con inmigración empezaron el 19 de abril de 2006 cuando fue detenida en una redada realizada en la fábrica IFCO Systems -donde trabajaba con una identidad falsa- junto a otras 26 personas indocumentadas.

El año pasado, y a pesar de que su caso estaba pendiente, Crisóstomo se unió al activismo de Arellano en contra de la deportación de padres con hijos ciudadanos. Durante esa batalla, ella organizó marchas y realizó ayunos al tiempo que su caso era presentado como un ejemplo de la necesidad de una reforma migratoria integral.

No obstante, tras varias extensiones, un juez de inmigración determinó que debía abandonar el país el 28 de enero de 2008.

Elvira Arellano y su hijo ciudadano Saúl estuvieron refugiados en la Iglesia Adalberto durante un año, hasta el 16 de agosto de 2007, ocupando una habitación en el piso superior que ahora será destinada a Crisóstomo.

Ese día viajó a Los Ángeles (California), donde fue detenida por agentes del ICE y deportada a Tijuana el 20 de agosto.

publicidad

Un medio local de Chicago informó la semana pasada que la decisión de que Crisóstomo se refugie en la iglesia para evitar la deportación habría sido tomada el pasado 17 de enero en una reunión realizada en la Primera Iglesia Bautista de Waukegan.

Lidera a "América abre tus ojos"

Sin embargo, Crisóstomo pidió el lunes a los medios que no comparen su caso con el de Arellano, debido a que ella ha formado su propia historia, y se encuentra sin ningún argumento legal para negarse a la deportación.

Crisóstomo ahora encabeza una campaña denominada "América abre tus ojos", la cual pretende difundir su mensaje contrario al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLC), un acuerdo que según ella es el principal responsable de la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

"No necesito ser académica para saber que es el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica y cómo ha dividido a México y a millones de familias. Yo estoy aquí por eso", aseguró.

"Tenemos que mostrarle al pueblo norteamericano que no somos los inmigrantes los culpables de todos los problemas, y cómo los tratados internacionales están perjudicando a nuestros países de origen", enfatizó Crisóstomo.

Por otro lado, la activista también reprochó el uso negativo del tema de la inmigración que están haciendo los candidatos estadounidenses presidenciales para obtener votos.

publicidad

"Ella [Crisóstomo] tiene un mensaje", afirmó el pastor Walter Coleman de la Iglesia Metodista Unida Adalberto, del barrio Humboldt Park, que concedió "santuario" a Crisóstomo y a otros cinco indocumentados más procedentes de Wisconsin.

Crisóstomo ha sido una cara visible de protestas realizadas contra el TLC y la municipalidad de la vecina ciudad de Waukegan (Illinois) contra la certificación para que funcionarios policiales puedan realizar algunas tareas migratorias.

"Ella quiere que los Estados Unidos vean que lo que hacen no funciona, que 12 millones de personas no se irán porque tienen familias en este país, y que cada vez se esconderán más y más en las sombras", agregó Coleman.

Por su parte, Emma Lozano del Centro Sin Fronteras, explicó que otros inmigrantes indocumentados podrían unirse a Crisóstomo en el santuario en el futuro.

También presente en la conferencia de prensa, el comisionado Roberto Maldonado de la junta que gobierna el Condado de Cook donde se asienta Chicago, llamó a "detener la persecución de los hispanos que hace este gobierno".

Maldonado, que es oriundo de Puerto Rico, calificó de "injusto" al TLC con México, "porque solamente se aplica al comercio y no cumple con el libre tránsito de personas".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad