publicidad
Fort Hood conmemoró un año de la masacre ocurrida el pasado 5 de noviembre del 2009.

Fort Hood respira dolor a un año de la matanza

Fort Hood respira dolor a un año de la matanza

La Base Militar de Fort Hood, en Texas, conmemora el primer aniversario de la matanza que el 5 de noviembre de 2009, cegó la vida de 12 militares y un civil en manos de un oficial y que ahora es juzgado por su delito.

Fort Hood conmemoró un año de la masacre ocurrida el pasado 5 de noviemb...
Fort Hood conmemoró un año de la masacre ocurrida el pasado 5 de noviembre del 2009.

Tributo recordó a los caídos

DALLAS, Texas - Nadie jamás imaginó que el orden y la disciplina que predominaban en Fort Hood, la base militar más poblada del país, en solo minutos serían reemplazados por miedo y dolor, al convertirse en víctima del peor ataque terrorista ocurrido en una instalación militar en territorio estadounidense. Tampoco se pensó que el responsable de la matanza que cegó la vida de 13 personas sería uno de los suyos.

Militares y civiles rindieron tributo a los caídos y heridos en la masacre de Fort Hood, este viernes 5 de noviembre. La ceremonia tuvo lugar a la 1 de la tarde en el "Campus Cameron".

El General en Jefe del Ejército, George Casey fue uno de los portavoces del mensaje que se dio a conocer durante el evento. Fue seguido por un momento de silencio y una ceremonia de retirada después de que todas las tropas salieron de la base, pasadas las 2 de la tarde.

publicidad

El Comandante de la base militar en Fort Hood, William Grimsley dijo que el tiroteo ocurrido "es una marca importante en la historia de Fort Hood y de Texas. Nosotros debemos hacer una pausa y reflexionar", puntualizó a un periódico local, San Antonio Express News.

La vida cambió en Fort Hood, la tarde del fatídico jueves, 5 de noviembre de 2009, cuando un oficial médico de alto rango (que trabajaba curando las heridas psicológicas de los veteranos que regresaban del frente de batalla en Irak y Afganistán) decidió iniciar un tiroteo en el que murieron 12 militares y un civil, y unas 32 personas resultaron lesionadas de bala.

Al conmemorarse este viernes el primer aniversario de esa tragedia, ese día de luto será recordado por los sobrevivientes, los familiares de las víctimas caídas, por muchos que aún siguen teniendo preguntas sin resolver.

El médico de desendencia jordana Nidal Malik Hasan, era un coronel del Ejército de Estados Unidos que trabajaba como psicólogo en Fort Hood. Ese día, sin embargo, abrió fuego sin saberse aún los verdaderos motivos. Lo que sí está claro es que la tragedia pudo haber sido mayor, ya que después de haber disparado 150 tiros, el acusado aún tenía 200 balas cuando cayó abatido por policías.

Desde entonces, en Fort Hood, ya nada es igual.

Se especuló que se trató de un acto terrorista, o que la matanza fue el resultado de un posible ataque de estrés originado porque Nidal Malik Hasan había sido designado para irse al frente de batalla.

Pero esos argumentos y teorías aún están en los tribunales militares, ya que las audiencias continúan y los testigos siguen ofreciendo los terribles momentos que presenciaron, como la grabación de una aterradora llamada al 911 pidiendo ayuda.

Lo caídos, los rostros de la matanza, fueron honrados días después cuando el presidente Barack Obama visitó Fort Hood para encabezar los honores militares. Pero en esos momentos, nada consolaba al personal militar, a los familiares, a los que viven en la ciudad texana de Killeen, donde se ubica la base militar. Ya nada es igual en Fort Hood.

Hasan está acusado de 13 cargos por homicidio premeditado y 32 cargos de intento de homicidio premeditado. Asistió a la audiencia en una silla de ruedas, pues está paralizado del pecho hacia abajo por los disparos que le dio la policía.

Hasan continúa en prisión. En el sistema de justicia marcial no existe el derecho a libertad bajo fianza.

¿Cuidarse de ellos mismos?

El  reporte final del Departamento de Defensa sobre los tiroteos de noviembre pasado en esa base militar, recomienda también ampliar las capacidades de respuesta de emergencia en las instalaciones castrenses y cerciorarse de que los supervisores tengan acceso a los expedientes de los soldados.

Es decir, ahora los soldados deben cuidarse de ellos mismos.

Lo cierto, es que algo está pasando entre los soldados norteamericanos. El pasado 10 de octubre, se dieron a conocer que en un fin de semana, aparentemente se suicidaron cuatro soldados, precisamente en Fort Hood.

publicidad

Hace más de un año, Noticias 23 Dallas investigó los suicidos de militares, las posibles causas y motivos. Si desea ver este reportaje, siga esta liga. La Otra Batalla Parte 1. La Otra Batalla Parte 2.

Del mismo modo, otro reporte oficial sobre suicidios obtenido por Noticias 23 Dallas indica un aumento de 37 por cientos en cifras de suicidios durante los últimos cuatro años entre soldados. En el 2008, fueron 143 suicidios. Tres muertes más, que los que murieron de esta forma durante la guerra de Vietnam.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad