publicidad
La más reciente foto de Fidel Castro junto al líder chino.

Fidel, ¿aún manda en Cuba? Así lo afirman varios cubanos en la Isla

Fidel, ¿aún manda en Cuba? Así lo afirman varios cubanos en la Isla

A pesar de que Raúl estuvo de visita en Venezuela el pasado sábado para iniciar una gira internacional, el sentimiento en Cuba pareciera ser otro.

La más reciente foto de Fidel Castro junto al líder chino.
La más reciente foto de Fidel Castro junto al líder chino.

Esperando los cambios de Raúl

MIAMI, Florida.- A pesar de que Raúl Castro estuvo de visita en Venezuela el pasado sábado para iniciar una gira internacional para suscribir acuerdos, el sentimiento en Cuba pareciera ser otro y es que es Fidel, su hermano, quien sigue al mando.

La renuncia de Castro y la asunción de su hermano Raúl a la presidencia marcaron en 2008 una nueva etapa en Cuba, que no significó cambios políticos ni ha traído hasta ahora las mejoras económicas esperadas por la población.

Tras casi medio siglo al mando de Cuba, Castro, de 82 años, alejado del poder desde julio de 2006 por una grave crisis de salud, descartó una nueva reelección en una nota publicada el 19 de febrero, poniendo así fin a una era bajo la cual nació el 70 por ciento de los once millones de cubanos.

publicidad

Su hermano, cinco años menor y quien hasta ese entonces lo sustituía de forma temporal, asumió la presidencia el 24 de febrero, apoyándose en los dirigentes históricos y en los militares, y moderando las expectativas que había creado cuando en 2007 anunció "cambios estructurales".

"Existen cuestiones cuyo estudio requiere tiempo" y "la determinación de esas prioridades y el ritmo de su solución partirá invariablemente de los recursos disponibles", dijo al tomar posesión.

Esas esperanzas nacieron también de los debates populares, a fines de 2007, que permitieron una catarsis generalizada y al gobierno identificar los problemas fundamentales.

A fines de marzo el nuevo gobierno suprimió algunas "prohibiciones excesivas" que pesaban sobre la población y permitió el acceso de los cubanos a hoteles, alquiler de autos y teléfonos celulares, así como a la compra de computadoras y microondas, todo con divisas.

Sin embargo, no se anunciaron las esperadas reformas migratorias, que se esperaba suprimieran el permiso que regula la salida y la entrada de los cubanos a su país y otras restricciones.

En materia económica el gobierno comenzó la distribución de tierras ociosas y aprobó otras medidas encaminadas a estimular la producción de alimentos, y pospuso para enero la entrada en vigor de un nuevo sistema salarial, de pago por resultado, que debía empezar a aplicarse en agosto último.

Tras el crecimiento de 6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer semestre de este año, la economía sufrió el golpe de tres huracanes en setiembre y octubre, que dejaron pérdidas por 10 mil millones de dólares y agudizaron la grave crisis de vivienda en la isla.

La población enfrentó una mayor escasez de productos agrícolas, mientras el gobierno realizó este año compras contingentes de alimentos por un valor récord de 2.500 millones de dólares.

Los huracanes desaceleraron el crecimiento del PIB, que según cálculos oficiales será de 4 por ciento, la mitad del 8 por ciento proyectado. Raúl Castro pidió "paciencia" para resolver los problemas, "rigor" y "racionalidad", y su gobierno anunció un reajuste de los planes económicos.

A lo largo del año Fidel dio señales de que la enfermedad que padece se había estabilizado, ya que recibió a varios gobernantes extranjeros y siguió publicando regularmente artículos en la prensa, lo que hace pensar que aún no dejará del todo la escena.

En un artículo publicado por el diario El Nuevo Herald, fuentes oficiales en la Isla que no fueron reveladas por el rotativo asegugaron que el hombre está al mando "de nuevo, como en los mejores tiempos''.

La primera confirmación pública, cita el diario, de su retorno a la toma de decisiones fundamentales ocurrió a fines de abril, en una de sus reflexiones, a raíz de la destitución del ministro de Educación, Luis Ignacio Gómez.

publicidad

En ese artículo, Castro aprovechó para dejar claro que también había participado en los nombramientos al Consejo de Estado de los generales Leopoldo Cintra Frías, jefe del Ejército Occidental, y Alvaro López Miera, jefe del Estado Mayor General y viceministro de las FAR.

Tres días después, en una artículo dedicado a la reunión del G-20 en Washington, Castro emitió la primera opinión sobre la elección presidencial estadounidense en términos menos entusiastas: ''Sería sumamente ingenuo creer que las buenas intenciones de una persona inteligente podrían cambiar lo que siglos de intereses y egoísmo han creado''.

"Digan lo que digan, es Raúl Castro quien está al mando", señaló sin titubear Jaime Suchlicki, director del Centro de Estudios Cubanoamericanos de la Universidad de Miami.

¿Quién está mandando en Cuba, Raúl o Fidel?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad