publicidad

En uso, el oso ruso

En uso, el oso ruso

El actual bostezo y desperezarse del Oso Ruso (que nunca ha invernado de verdad), es una señal, esta vez negativa de lo que nos espera.

Bajo estas circunstancias, las perspectivas del mundo como lo hemos conocido hasta ahora van a cambiar, con un nuevo dibujo que ya se está perfilando en el horizonte. Al igual que el derribo de la muralla de Berlín cambió el panorama mundial, el actual bostezo y desperezarse del Oso Ruso (que nunca ha invernado de verdad), es una señal, esta vez negativa de lo que nos espera.AlaskaPrimero fueron las provocaciones con vuelos de bombarderos rusos en territorios que que ha perdido y que quiere volver a poseer.La fuerza aérea estadounidense se mantiene en alerta permanente, con destacamentos siempre listos en la frontera de Alaska ante una posible invasión de Rusia, que nunca se ha consolado de haber perdido esa vasta parte de territorio en una venta hecha por el Imperio Ruso el 30 de marzo de 1867 por 7.2 millones de dólares.Continuaron con otras alianzas y rugidos hacia Europa. A los países que conforman la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTÁN, el Oso le está lanzado rugidos amenazadores.El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, ha anunciado que a partir de 2011 comenzará el rearme a gran escala de las Fuerzas Armadas del país, decisión que ha argumentado, entre otras causas, por el acercamiento de las infraestructuras militares de la OTAN a las fronteras rusas. En realidad ya lo ha comenzado y de paso ha enviado armas a naciones aliadas como Venezuela.

publicidad

Entre otros territorios, Moscú quiere desde hace bastante tiempo

apoderarse del Ártico y ha enviado expediciones que han plantado la

bandera rusa en plataformas marítimas aduciendo que tiene el derecho a

poseer y explotar esos apartado lugares. Con los cambios climáticos y

el recalentamiento global del planeta no es descabellado pensar que en

el futuro gran parte del continente helado podrá ser aprovechado y

habitable. Rusia, que desea expandir de nuevo su imperio, mira hoy con

propósitos bien concretos hacia ese porvenir.

John Thompson, presidente del Instituto Mackenzie de Canadá señala que

cualquier aumento de los vuelos rusos sobre el Ártico puede socavar los

reclamos de Estados Unidos y Canadá en gran parte de ese territorio.

"Canadá -advierte-no puede encogerse de hombros ante el aumento de la

actividad de los vuelos rusos. Si no se va y se escolta a esos aviones

fuera de nuestro espacio aéreo, entonces ellos comenzarán a actuar como

propietarios del lugar". Los expertos en materias internacionales están

de acuerdo en que los aliados tienen que demostrar más poder y fuerza

ahora, en la lucha por la custodia de la soberanía del Ártico o más

adelante será demasiado tarde.

Los Polos han sido siempre considerados territorio internacional, junto

con cientos de kilómetros en todas direcciones desde el punto central,

especialmente la plataforma marítima. Sin embargo, para hacer valedera

su reclamación, los rusos insisten que un lugar bajo las aguas conocido

como arrecife Lomonosov en el Polo Norte es una extensión de su propio

continente.

Vladimir Putin dio recibimiento de héroes el año pasado, a exploradores

rusos que dijeron haber colocado una bandera del país en el Polo Norte.

Putin recibió al jefe de la expedición Artur Chilingarov, asegurándole:

"el Ártico ha sido siempre ruso y seguirá siéndolo". El mandatario

indicó que el exitoso descenso de un mini submarino a la plataforma

marítima del Polo podrá ser de nuevo empleado en un futuro cercano para

publicidad

afianzar los reclamos de Moscú en la región ártica rica en petróleo y

gas natural. "Ha sido un trabajo muy interesante, responsable e

importante para nuestra nación y no está desprovisto de peligro dijo

Putin a la agencia de Noticias RIA Novosti, luego de dar la bienvenida

a los científicos rusos. "Los resultados de la expedición podrían

también robustecer la posición rusa en la solución de problemas de

reclamos del lecho marítimo." In el 2001, Moscú introdujo un reclamo

formal ante Naciones Unidas sobre subsuelos en el Ártico. El asunto aún

no ha tenido respuesta.

Pero, si no hay fallo favorable a los reclamos rusos el Kremlin está

dispuesto a seguir esperando. Aguardando, pero sin detener las

expediciones. Como su apodo de Oso lo demuestra, Rusia siempre está

adentrándose en nuevos territorios...y siempre mostrando los dientes.

En otro plano de expansión, Rusia ha propiciado acercamientos y

alianzas con naciones calificadas como "rebeldes" por Estados Unidos.

publicidad

Principalmente con Cuba y Venezuela, estratégicamenente colocadas

frente al poderoso enemigo. Hoy Moscú, ya seguro que todo está listo

para su avance, muestra las garras haciendo públicas las ofertas de

territorio de Venezuela, Cuba y otras naciones izquierdistas que puede

usar a su antojo.

En Venezuela puede usar la privilegiada base "Antonio Díaz" en La

Orchila y otras islas puestas a su disposición, asi como todo el

territorio venezolano, por el mandatario Hugo Chávez

Y en Cuba Rusia reactivó el espionaje electrónico hacia Estados Unidos

a través de la base Lourdes. Los objetivos se extienden desde la

escucha de conversaciones telefónicas regulares hasta incluir las

comunicaciones militares, la decodificación de cifrados y la capacidad

de interferencia e irrupción de los sistemas de comunicaciones en caso

de guerra, incluidas la neutralización de acceso a redes de ordenadores

y satelitales Las nuevas operaciones podrían incluir secciones

publicidad

militares que se dedicarían al "hackeo" o espionaje de sistemas

computadorizados y la capacidad de "neutralización" de las redes

internéticas militares estadounidenses en caso de situaciones sensibles

y de emergencia de estallar un conflicto militar o de la necesidad

política de presionar a un Estados Unidos debilitado y proclive a la

presión política.

En la naturaleza es fascinante ver como los osos se ubican en los

torrentosos ríos de Alaska a la espera de los salmones que saltan de

las aguas y caen prácticamente en sus garras. En la política

internacional es también un espectáculo aterrador observar como Estados

Unidos minimiza la posibilidad de que Rusia use bases en Cuba y

Venezuela.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad