publicidad
Los espacios de trabajo reducidos implican que muchas veces tendremos que escuchar cosas que no queremos, como la música, las conversaciones u otros ruidos de nuestros compañeros.

¿Gritones en la oficina? Aquí te decimos qué hacer al respecto

¿Gritones en la oficina? Aquí te decimos qué hacer al respecto

Los espacios de trabajo son cada vez más reducidos, por lo que la privacidad parece ser cosa del pasado.

Los espacios de trabajo reducidos implican que muchas veces tendremos qu...
Los espacios de trabajo reducidos implican que muchas veces tendremos que escuchar cosas que no queremos, como la música, las conversaciones u otros ruidos de nuestros compañeros.

Cómo manejar la situación

Los espacios de trabajo se han vuelto cada vez más reducidos. Hoy en día, las personas trabajamos en cubículos, o con separaciones muy pequeñas entre una y otra estación de trabajo, por lo que la privacidad parece ser cosa del pasado.

Esta forma de trabajar implica que muchas veces tendremos que escuchar cosas que no queremos, como la música, las conversaciones u otros ruidos de nuestros compañeros de la oficina, razón por la que el uso de audífonos se torna más frecuente.

Aunado a esto, subraya la versión digital del periódico mexicano Excélsior, cada oficina llega a tener al compañero que acostumbra elevar su tono de voz de tal forma que ni siquiera los audífonos nos ayudan a escapar de su conversación.

publicidad

Para evitar estas incómodas situaciones, la web emite una serie de recomendaciones, con base en el portal de empleo Trabajando.com, que señala que en la oficina, como en cualquier sitio, debe haber reglas apegadas al respeto y la tolerancia, necesarias para la convivencia.

“El interrumpir el trabajo del otro, más que por falta de modales, es porque a veces somos tan autorreferentes que no vemos al otro y, por ende, no podemos ver sus necesidades”, cita el medio a Gema Cabrera, especialista en comportamiento humano.

Entonces, ¿qué hacer?

1. Lo primero es tener una conversación con la persona que habla con voz alta, con respeto, claridad y haciéndole ver cómo afecta a los demás.

2. El equipo debería diseñar un plan para que las llamadas telefónicas prolongadas o personales se realicen en un lugar más aislado.

3. Tratar de tomar el asunto con un poco de humor "sin rebasar la línea del respeto"ayuda a distender el ambiente.

Finalmente, Trabajando.com añade que “las llamadas telefónicas también generan conflictos en las reuniones de trabajo, y es que hay personas que se alejan del resto del grupo para atender una llamada, pero aunque traten de ser respetuosos, en ocasiones, esto de igual manera es una falta de respeto, ya que la persona que está exponiendo ha dispuesto un tiempo determinado para revisar asuntos en conjunto y, por lo tanto, merece toda su atención”.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad